Inicio Celebraciones Sábado Santo día de oración, silencio y reflexión

Sábado Santo día de oración, silencio y reflexión

por Editor mdc
Sabado Santo

El sábado santo es un día de oración, es un día de oración, silencio y reflexión. Es la preparación para la celebración de la Vigilia Pascual.

Por la noche se lleva a cabo la celebración de la Vigilia Pascual. Dicha celebración tiene tres partes importantes que terminan con la Liturgia Eucarística:

1. Celebración del fuego nuevo.
2. Liturgia de la Palabra.
3. Liturgia Bautismal.

Era costumbre, durante los primeros siglos de la Iglesia, bautizar por la noche del Sábado Santo, a los que querían ser cristianos. Ellos se preparaban durante los cuarenta días de Cuaresma y acompañados por sus padrinos, ese día se presentaban para recibir el Bautismo.

También, ese día los que hacían penitencia pública por sus faltas y pecados eran admitidos como miembros de la asamblea.
Actualmente, la Vigilia Pascual conserva ese sentido y nos permite renovar nuestras promesas bautismales y acercarnos a la Iglesia con un espíritu renovado.

Por P. Henry Vargas Holguín:

El Sábado Santo es un día que tiene unas características peculiares: Hoy la Iglesia se abstiene de celebrar la Eucaristía, y la sagrada comunión sólo se da como viático; no se concede administrar ningún sacramento, a excepción de la unción de los enfermos y del sacramento de la confesión; callan las campanas y los instrumentos musicales; la cruz sin el Cristo sigue entronizada desde el día anterior (ojalá iluminada y adornada con un paño morado); el altar estará despojado; el sagrario quedará abierto y vacío; y las luces de la iglesia apagadas. Junto a la cruz, en un lugar apropiado dentro del mismo presbiterio, se puede exponer a la veneración de los fieles una imagen del Señor en un sepulcro, así como también la imagen de laDolorosa.

Conviene no desfigurar el Sábado Santo con celebraciones inapropiadas (por ejemplo, horas santas). Todo lo que se haga en este día tiene que ser sobrio.

En este día no hay propiamente un culto litúrgico oficial, es un día de meditación y de silencio, se reza en silencio para profundizar y contemplar.

Este es el único día del año en que la Iglesia hace silencio y en silencio espera celebrar, de una manera más consciente, la resurrección del Señor; espera que se manifiesta en un recogimiento interior profundo. Al menos la mañana del sábado se tendría que mantener un ambiente donde haya ausencia de ruido y de dispersión.

Pero que sea el Sábado Santo un día de silencio y vacío, litúrgicamente hablando, no quiere decir que sea un día sin sentido o nulo. En consecuencia no es un día en el que alguien pueda “hoy no hay nada qué hacer” o “aquí no pasa nada”.

El Sábado Santo, como se ha dicho antes, es un día alitúrgico y oficialmente lo único que hace la Iglesia se centra en la Liturgia de las Horas. En este día es recomendable que los párrocos, allá donde sea posible, recen en la mañana con la comunidad las laudes incluyendo el Oficio de lectura. Cuando esto no se puede hacer, podría hacerse alguna celebración de la Palabra o un ejercicio de piedad que ‘ilumine’este día.

Compartimos con ustedes este excelente video en donde el Fr. Nelson Medina, 

 

Fuente: Aleteia.org / Catholic.net / Fr. Nelson Medina / Foto: Cathopic.com
 
 Misioneros Digitales Donaciones

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: