Inicio Meditación Diaria Juan 1,29-34

Juan 1,29-34

por Pbro. Luis A. Zazano
Juan 1,29-34

Evangelio según San Juan 1,29-34.

Al día siguiente, Juan vio acercarse a Jesús y dijo: «Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
A él me refería, cuando dije: Después de mí viene un hombre que me precede, porque existía antes que yo.
Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua para que él fuera manifestado a Israel».
Y Juan dio este testimonio: «He visto al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y permanecer sobre él.
Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre el que veas descender el Espíritu y permanecer sobre él, ese es el que bautiza en el Espíritu Santo’.
Yo lo he visto y doy testimonio de que él es el Hijo de Dios». 

 

 

De Él les hablaba.

1) Este es el cordero: es la indicación que da Juan. Nos lleva al encuentro de Jesús y a reconocerlo a Jesús. Esta es la tarea tuya y Mia, tarea de todo aquel que se encontró alguna vez con Jesús: reconocerlo e indicarlo a los demás. Hoy donde viste la mano de Dios? Mira, todos los días Dios te muestra algo de que esta con vos. Un buen oftalmólogo espiritual es el confesor. Unos lindos lentes son la oración y una buenas gotas lubricantes de ojos son «Eukaritos plus» (misa) y un buen protector es «rosarium plus»(rosario) con eso posta que verás.

2)Yo no lo conocia: es palabras de Juan que alguna vez vos y yo usamos. El conocer a Jesús es una gracia, un regalo. No es un conocimiento al estilo «canilla libre». No! Es un encuentro, que te cambia la vida. Conocer a Jesús no se da en cualquiera. Quien conoce a Jesús tiene un antes y un después. En esto, para conocerlo no tenes que buscarlo en Wikipedia, ni en la enciclopedia de la Universidad. Sino más bien para conocer a Jesús, se necesita meterse en uno.

3) Testimonio: tu testimonio es fruto de ese conocimiento, quien conoce a Jesús no se convierte en erudito ni en Magíster, se convierte en testigo. El título de «testigo de Jesús» no te da ninguna Universidad, sino más bien te lo entrega el mismo fundador «Jesus» y el diploma es la mano de Dios que se marca como un sello de Dios en tu corazón.

Vamos! Jugate y Anímate que Dios te necesita

 

Un pequeño aporte tuyo, puede mantener está página
y el proyecto de Misioneros Digitales ¡Vivo!

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

 

 

Clic para descargar el audio

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: