Inicio Iglesia Pequeños sacrificios en Cuaresma

Pequeños sacrificios en Cuaresma

por Lorena Bais
Cuaresma Pequeños Sacrificios

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.

A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de Dios.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.

En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo.

El pecado nos aleja de Dios, rompe nuestra relación con Él, por eso debemos luchar contra él pecado y ésto sólo se logra a través de la conversión interna de mente y corazón.

Un cambio en nuestra vida. Un cambio en nuestra conducta y comportamiento, buscando el arrepentimiento por nuestras faltas y volviendo a Dios que es la verdadera razón de nuestro existir.

La Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día, durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia, los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos.

Por eso es que aquí le damos algunas sugerencias de pequeños sacrificios para hacer cada día durante la Cuaresma, y así convertir nuestros corazones:

  • Dejar de escuchar la radio mientras maneja, utiliza ese tiempo de silencio para la oración.
  • Leer la Biblia.
  • Regalarle una comida a un necesitado.
  • No beber bebidas alcohólicas.
  • Reducir las tazas de café.
  • Despertarte más temprano a lo habitual.
  • Irte a la cama más temprano a lo usual.
  • Pasar menos tiempo en internet, Facebook, Twitter, etc.
  • Ver menos tiempo televisión.
  • Reducir la veces que revisas tu email.
  • Ayunar los días viernes (si tu salud te lo permite).
  • Leer un libro de un tema religioso por 10 minutos diarios.
  • Contactar a un familiar que tienes tiempo que no hablas, para saber cómo está. O, visita a un efermo.
  • No conducir tu vehículo agresivamente.
  • Deshazte de la ropa que tienes en closet, armario o cajones que no usas y regálala a los necesitados.
  • Pasar 10 minutos en silencio.
  • Reza el Santo Rosario.
  • Haz una Hora Santa por los 40 días de la Cuaresma (es sumamente milagrosa para aquellas necesidades que tengas).
  • Renunciar a los alimentos que más te gustan.
  • Dar limosna al necesitado.
  • Ir a misa todos los día o al menos dos veces por semana además del domingo.
  • Reza el Vía Crucis.
  • Reza la Corona de la Divina Misericordia.

 

Ayudanos a mantener el proyecto de Misioneros Digitales ¡Vivo!
¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: