Inicio Espiritualidad El Ayuno una fuente de prueba

El Ayuno una fuente de prueba

por Pbro. Juan Rodrigo Vélez
cuaresma-ayuno-oracion-limosna

La Cuaresma es un tiempo de oración y ayuno, un tiempo para la conversión del corazón.

Como en todas las cosas, el cristiano mira el ejemplo de Cristo y busca su gracia para poder seguirlo. Mirar a Cristo significa, primero, verlo y escucharlo en el Evangelio. Escucharemos a Jesús que nos pide que tomemos la cruz diariamente y lo sigamos. Y en el Evangelio, Jesús insiste en el aspecto interior: su Padre que te ve en secreto te recompensa. 

El Beato Newman explica cómo imitamos a Cristo al ayunar, [1] pero comienza contando acerca del ayuno de Moisés y Elías que prefiguró la abnegación de Cristo. Newman nos enseña que necesitamos la gracia y el amor de Dios para poder ayunar de una manera fructífera. Sin gracia, fe y amor, nuestro ayuno y penitencia se hacen en vano. 

Volviendo a la línea de los grandes autores cristianos, Newman explica que a través del ayuno, repetimos de una manera mística la vida de Jesús, comenzando con su nacimiento. A través de la fe, estamos invitados a compartir la vida de Cristo, incluidas las tentaciones que ocurrieron después de su período de ayuno. 

En las palabras de Newman, como niños de Cristo, debemos “ser poseídos por su presencia como nuestra vida, nuestra fortaleza, nuestro mérito, nuestra esperanza, nuestra corona; para convertirnos de manera maravillosa en sus miembros, los instrumentos, o forma visible, o signo sacramental, del Único Hijo Invisible de Dios, reiterando místicamente en cada uno de nosotros todos los actos de su vida terrenal, su nacimiento, su consagración, ayuno, tentación, conflictos, victorias, sufrimientos, agonía, pasión, muerte, resurrección y ascensión; siendo El todo en todos, nosotros, con tan poco poder en nosotros mismos, tan poca excelencia o mérito, como el agua en el bautismo, o el pan y el vino en la santa comunión; pero fuertes en el Señor y en el poder de Su poder.” 

Compartir la vida de Cristo significa compartir nuestro ser completo, nuestro cuerpo y nuestro espíritu. Newman explica cómo estos dos se unen en este acto de abnegación. El ayuno, sin embargo, produce debilidad, y la persona pierde algo de dominio de su cuerpo a través de esta debilidad. Por lo tanto, puede volverse más irritable, menos paciente y caritativa. Paradójicamente, se expone y abre la puerta a la tentación. Mientras que el ayuno se convierte en un acercamiento a Dios, al mismo tiempo abre el camino al mundo invisible del mal. Newman comenta que “de alguna manera maravillosa y desconocida nos abren el mundo para bien y para mal, y son una introducción a un conflicto extraordinario con los poderes del mal”. 

Satanás puede incluso sugerir pensamientos a nuestra mente que son terribles y que aborrecemos. Newman señala: “¿Pero acaso no nos ha presidido alguien pero con una prueba más terrible y una victoria más gloriosa? Fue tentado en todos los puntos “como nosotros, pero sin pecado”. Seguramente aquí también, la tentación de Cristo nos habla de consuelo y ánimo.”

En la batalla física y espiritual que a veces se produce durante nuestro ayuno, podemos ser victoriosos con la ayuda de gracia de Dios si actuamos con fe y humildad. Así, en nuestro ayuno, no debemos olvidar el principal objetivo: unirnos con Cristo. Este acto personal y otras formas de abnegación no son fines en sí mismos. Más bien, en y a través de estas prácticas, permitimos que Cristo viva en nosotros. Si lo hacemos, descubriremos que podemos imitar a Cristo, quien dio su vida por nosotros, al darnos el servicio a los demás.

Como hijos de Dios, debemos rogar a nuestro Padre la gracia de vivir bien esta época de penitencia y conversión. Al mismo tiempo, debemos ejercer moderación en los ayunos y otros sacrificios, y buscar consejo en la dirección espiritual con respecto a estas prácticas de Cuaresma.

[1] John Henry Newman, “El ayuno, una fuente de prueba” en sermones parroquiales y sencillos.

Traducción: Marielos González de Paz

FUENTE: www.cardinaljohnhenrynewman.com/fasting-source-trial/

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: