Inicio 5 minutos del Espíritu Santo Los Cinco Minutos del Espíritu Santo
27 de abril

Los Cinco Minutos del Espíritu Santo
27 de abril

por Mons. Victor Manuel Fernández
5 min ES 1000x500 2704

Clic para descargar el audio

Junto con la Persona del Espíritu Santo, está la esperanza. Porque donde está presente el Espíritu Santo siempre hay un futuro posible, siempre renacen los sueños, siempre se nos abre algún camino. 

El Espíritu es como una fuerza que nos lanza hacia adelante, que no nos deja vivir sólo del pasado ni permite que nos anclemos en lo que ya hemos conseguido. 

Él impulsa, pero hace que nosotros caminemos; no nos arrastra como a muñecos, sino que nos lleva a tomar decisiones, a usar nuestros talentos, a organizamos, a trabajar juntos por un futuro mejor, a buscar la justicia y la solidaridad: 

«El Espíritu construye el reino de Dios en el curso de la historia… animando a los hombres en su corazón y haciendo germinar dentro de la vivencia humana las semillas de la salvación definitiva» (Juan Pablo II, TMA 45). 

Y aunque no podamos lograr ahora todo lo que desearíamos, sabemos que el Señor le prepara a sus amigos una felicidad que no tiene fin, allí donde rebosaremos de gozo en su presencia gloriosa (Apocalipsis 21,1-5). Hacia esa Ciudad celestial, que no podemos ni siquiera imaginar, nos quiere llevar el Espíritu Santo, y él nos hace caminar con seguridad hacia esa feliz plenitud: 

«La esperanza no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado» (Romanos 5,5).

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

3 comentarios

Avatar
Paula abril 27, 2019 - 7:00 am

Ven Espíritu Santo, impulsame a tomar las decisiones correctas según tu voluntad.

Reply
Avatar
mame514792 abril 27, 2019 - 11:42 am

Amén
Muchas gracias, Mons. Victor Manuel Fernández

Reply
Avatar
José abril 29, 2019 - 6:13 am

Necesitamos testigos de esperanza, necesitamos que nuevamente se haga verdad aquello de «nosotros y el Espíritu Santo somos testigos». Testigos al estilo de cada uno, en el lugar donde nos toca estar, con el estilo de vida propio, con los dones particulares, normales y sin imitar santidad ajena porque el Espíritu Santo está y obra en cada uno de modo diferente. Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles, y para eso danos, antes, la fuerza para ser fieles.

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: