Inicio Meditación Diaria Lucas 10,25-37

Lucas 10,25-37

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas-10,25-37

Evangelio según San Lucas 10,25-37.

Un doctor de la Ley se levantó y le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la Vida eterna?».
Jesús le preguntó a su vez: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?».
El le respondió: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo».
«Has respondido exactamente, le dijo Jesús; obra así y alcanzarás la vida».
Pero el doctor de la Ley, para justificar su intervención, le hizo esta pregunta: «¿Y quién es mi prójimo?».
Jesús volvió a tomar la palabra y le respondió: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos ladrones, que lo despojaron de todo, lo hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto.
Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo.
También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino.
Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió.
Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo.
Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: ‘Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver’.
¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?».
«El que tuvo compasión de él», le respondió el doctor. Y Jesús le dijo: «Ve, y procede tú de la misma manera».

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

Ser bueno.

1) Qué tengo que hacer: Jesús marca que el cristianismo no es un conjunto de acciones, es un estilo de vida. No es que vos porque hagas tales cosas tenés un premio, sino más bien es cómo vivís la vida y de qué manera llevas tu vida. La vida cristiana no es un trueque en donde hago una cosa y por ello gano esto. Aquí se marca una manera de vivir y la naturalidad de cómo vivir, sos vos el que le pone ese gustito diferente a la vida, pero no es haciendo muchas cosas, sino a las cosas poniéndole un sentido para hacerlas.

2) Los que lo dejaron: Jesús es muy duro, les dice en la cara a los cumplidores, a aquellas personas intachables, pone como personajes a los súper religiosos como indiferentes e inhumanos. ¿No será que nosotros también hemos producido un divorcio entre lo religioso y lo humano? ¿Cumplimos con normas litúrgicas pero no somos humanitarios….? ¿Hasta me pregunto si soy más atento a las canciones que se cantan en misa, que a la situación que vive mi familiar en su enfermedad? Por decirte un ejemplo. Hoy quiero pedirle a Dios el poder ser más humanitario.

3) Samaritano: El samaritano tiene todo un trasfondo, porque samaritano, para un judío, es lo que decir «traidor». Del quien menos se espera puede llegar la ayuda. Pero el punto aquí es que el samaritano no se plantea lo que se plantearon los anteriores, ellos se dijeron «¿qué me pasa a mí si yo lo ayudo?» Y claro, eso lleva a la indiferencia y distancia. El samaritano se pregunta » ¿qué le pasa a él si yo no lo ayudo?». Ahí está la diferencia. Aprender a mirar al otro y la necesidad del otro me permite ser más humano. Pablo VI dirá que la Iglesia es «experta en humanidad», pidamos a Dios ser una Iglesia más humana y más encarnada, que nos permita ver al otro sin ser indiferente al otro.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: