Inicio Iglesia ¿Qué tipo música se puede utilizar en las celebraciones litúrgicas?

¿Qué tipo música se puede utilizar en las celebraciones litúrgicas?

por Lorena Bais
tipo de musica misa

Los que están en una celebración litúrgica deben tener una participación plena, consciente y activa en la liturgia: unos participarán tocando instrumentos, otros cantando, otros sirviendo al altar, otros al servicio de la Palabra, otros sirviendo al altar. Si no hay fieles que toquen algunos instrumentos musicales, pues los otros se limitarán sólo a cantar; es decir, si no hay músicos se ha de cantar sin música. 

En muchas parroquias, cómo suele ser común, hacen falta muchos ministerios de música. Y no se si te ha pasado, pero he visto que en muchos lugares, suelen incorporar música de las computadoras a sus celebraciones por ausencia de los mismos, pero… ¿Se puede utilizar música grabada en las celebraciones litúrgicas? ¿Cómo debe ser la música para celebrar plenamente la liturgia?

“Los fieles cumplen su función litúrgica mediante la participación plena, consciente y activa que requiere la naturaleza de la misma liturgia; esta participación es un derecho y una obligación para el pueblo cristiano, en virtud de su bautismo. Esta participación:

a) Debe ser ante todo interior; es decir, que por medio de ella los fieles se unen en espíritu a lo que pronuncian o escuchan, y cooperan a la divina gracia

b) Pero la participación debe ser también exterior; es decir, que la participación interior se exprese por medio de los gestos y las actitudes corporales, por medio de las aclamaciones, las respuestas y el canto. Se debe educar también a los fieles a unirse interiormente a lo que cantan los ministros o el coro, para que eleven su espíritu a Dios al escucharles” (Instrucción sobre la música en la liturgia Musicam Sacram, 15)

Decía el Papa San Pio X: «No cantéis en la Misa, cantad la Misa». El ideal es «cantar la misa», pues canto y música no son elementos externos a la celebración. Un pueblo que canta con alegría (acompañado por instrumentos musicales o a capella), participa activamente del culto litúrgico que le tributamos a Dios.

El canto litúrgico es una dimensión importante de cada experiencia de oración dentro de la asamblea litúrgica. Es muy importante que la gente cante porque la acción de cantar la liturgia forma cristianos. Cuando la comunidad canta, ésta expresa y profundiza su fe. Todos los que participan en la liturgia deben cantar sin importar la voz que se tenga.

Cuando toda la asamblea canta se puede sentir el poder abrasador que tiene la liturgia. Cuando a la música litúrgica no se le da prioridad, la propia liturgia se debilita, porque música y liturgia siempre van unidas.

La Instrucción General del Misal Romano nos recuerda el antiguo adagio: “El que canta ora dos veces”. Esto nos recuerda que la música y nuestro canto no tienen el propósito de ofrecer diversión o de tener un fondo musical en la liturgia. Nuestro canto es también nuestra oración. El canto no solamente nos ayuda a unirnos a la acción litúrgica, sino que le da un sentido y fuerza especial a nuestra oración expresada por medio del canto.

Es tan importante la música en la celebración litúrgica que la Iglesia nos dice que “Téngase, por consiguiente, en gran estima el uso del canto en la celebración de la Misa, atendiendo a la índole de cada pueblo y a las posibilidades de cada asamblea litúrgica” (IGMR,40).

En cuanto a los cantos (con o sin instrumentos musicales) se recomienda:

1.- No añadir más cantos a los que ya las normas litúrgicas han estipulado. La idea de añadir cantos en ciertos momentos (al dar la paz por ejemplo) es ajena a la liturgia: sería como concebir la misa como algo «aburrido» que hay que amenizar. Ya sabemos que la liturgia, como la vida misma, sólo es aburrida cuando se mira desde la barrera, no cuando se vive desde dentro.

2.- Como hemos visto antes, la liturgia pide que haya cantos. Que sean con o sin música esto ya es secundario; aunque lo ideal es que haya música «en vivo y en directo» (si se puede decir así).

En conclusión, la liturgia se embellece con cantos que nos ayuden a rezar. Por ello, si perteneces a un grupo o ministerio de música, acordate que cada canto, música, instrumentos, etc,  ayudan a celebrar ministerialmente la Eucaristía.

 

Ayudanos a mantener el proyecto de Misioneros Digitales ¡Vivo!
¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: