Inicio Meditación Diaria Meditación del día 27 de diciembre

Meditación del día 27 de diciembre

por Pbro. Luis A. Zazano
Juan-202-8-FB.jpg

Evangelio según San Juan 20, 2-8

El primer día de la semana, María Magdalena corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».
Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro.
Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes.
Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró.
Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo,
y también el sudario que había cubierto su cabeza; este no estaba con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte.
Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.

Clic para descargar el audio

Ser testigo del resucitado

1) Salieron: Es la actitud de Juan. Es un apóstol joven y fuerte. Y como todo joven, le mete pasión a lo que hace. Cree en el Maestro y constantemente lo busca. Se bancó el momento de la crucifixión y ahora va a confirmar que su Maestro está vivo. Hoy tenemos que salir. Dejemos de estar dando vueltas en lo mismo y con cara de amargados. Salgamos porque Cristo ha resucitado. Salgamos a buscar a Jesús porque está vivo. Salí, corre, camina, contagia la alegría de los cristianos, mostrate alegre, juvenil. Ponele pasión a lo que haces, allí está tu fuerza.

2) Vio: Hoy volvé a ver a Jesús, trata de encontrarte con Él. Volvé a encender esa llama que te da vida y que en un momento te dio vida. Hoy las vendas están tiradas pero acomodadas. Lo que te ata o lo que te ató Cristo ya lo redimió, con Él y el tiempo todo quedará acomodado. Ve a tu alrededor que hay luz, que caigan ya las vendas de tus ojos, mírate lo que vos sos. Hoy mírate al espejo y fíjate que sos libre, no dejes que nada ni nadie te haga su esclavo.

3) Creer: Me encantó aquella frase del Papa «una fe sin crisis es una crisis de fe». El creer es un proceso y nosotros vamos haciendo un camino. No siempre va a estar a full el wifi de la conexión con Dios en el cielo, habrá momentos que te va a costar la oración y hasta incluso no tendrás ganas de orar. Forma tu fe, lee la vida de los santos, estudia el catecismo, habla con alguien tus dudas. Eso es lo lindo que tenemos en nuestra fe, que se puede profundizar y explicar muchísimo. Es hacer teología. Pero viví, porque tu vida y la mía es creer para celebrar, celebrar para vivir y vivir para orarlo, porque hasta el cielo no paramos.

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: