Inicio Bitácora del Peregrino Nuestra Señora de la Guardia

Nuestra Señora de la Guardia

por Horacio Espinosa
basilica nuestra senora de la guardia

La aparición

Estamos en Génova, habiendo vivido gran parte de mi infancia dentro de una escuela que lleva su nombre no podíamos dejar de visitar el lugar donde Nuestra Madre le pidió a un humilde campesino una capilla en su honor, esto paso un 29 de Agosto de 1490.

Hablamos de el Monte Figogna donde Benedetto Paretto solía llevar a sus ovejas, paso que un día mientras esperaba que le alcancen algo para almorzar vio de improvisto a una majestuosa Señora, que por la belleza de su rostro, la dulzura de sus modos no se manifestaba como un personaje de la tierra, sino como Reina del Cielo.

Tuvo tanto miedo que se quedó sin palabras, y la Señora le dice:

“No temas, Benedetto. Soy María, la Madre de Jesus”. E indicándole con la mano un sitio, le dijo: “Yo quiero que tú me hagas construir una Capilla” . “Señora, -replicó Paretto-, yo estoy listo para hacer todo aquello que me encomendares. Pero soy tan pobre, y construir sobre este monte tan alto, llevará tanto gasto que yo espero poder hacerlo” .
“Benedetto, -respondió María- no temas; con mi ayuda te será fácil cada cosa” .
“Y bien, -concluyó Paretto – en Vos confío, oh, mi Señora, pondré manos a la obra encomendada” .
Y la Virgen, alzándose hacia el cielo, dejó el alma de Benedetto plena.

Solamente deseoso de hacer conocer a todos lo sucedido bajó rápidamente del monte hacia la propia casa, pero su mujer, al oírlo incrédula le dijo que no hable con nadie del tema porque los demás lo tomarían por insano. Y Benedetto, quedó tan humillado, que no hablo más del tema, por algún tiempo. Un dia, en su quehacer diario, Beneddetto subió a la rama de una higuera para desayunar.

La rama se rompió, y él se cayó a tierra, quedando tan mal de esa caída que fue llevado en brazos por sus compañeros de tareas a su casa, los médicos lo dieron por muy grave. El pobre pensaba en prepararse con los actos de religión para su partida y se condolió de no haber obedecido a la Reina del Cielo, tanto que en aquella caída reconoció el castigo por su desobediencia.

Pero la Maria se apareció una segunda vez y dulcemente le reprochó su desobediencia y le recordó su pedido de sobre la capilla, partiendo lo dejó perfectamente sano. Desde entonces comenzó recolectando limosna diciendo querer edificar una Capilla en honor de la Virgen, de la cual decía tenía orden de hacer.

El nombre de la advocación:

El motivo del nombre se presume que viene de tiempo donde los griegos y los romanos dominaban la region y colocaban sobre los montes puestos de guardia, siendo el Monte Figogna uno de estos montes. Pero la Virgen mostró con los hechos ser verdaderamente guardia y protectora del pueblo genovés. Desde el monte Figogna, la devoción se expandió por el mundo siendo de destacar los santuarios del Piamonte, América y África.

La vivencia.

Horacio, El Padre Marco y Andrea

Horacio, El Padre Marco y la esposa de Horacio

Ahora vamos a lo vivido. Llegamos con mi esposa sin tener mucho detalle de que había en el lugar, solo que era el lugar donde Maria había hecho una aparición.

Comenzamos a recorrer el Santuario admirados por su belleza y con profunda emoción dado, bajo esta advocación esta consagrada la parroquia donde oramos con mi esposa mucha veces, hasta cuando el templo está cerrado hemos parado cerca de su imagen a pedir o agradecer algo.

A los pocos minutos nos damos cuenta que estaba comenzando la misa y por supuesto nos quedamos a pesar de no hablar italiano, la misa se comprende de todas formas, ya que la Palabra del Seńor trasciende lenguajes.

El sacerdote dio una homilia simple pero profunda, de esas que te tocan el corazón. Salimos de la misa plenos, fuimos a la capilla de las apariciones (a unos 200 mts de la Basilica) y compramos algunos souvenirs en el negocio.

Tuvimos la gracia de ver al sacerdote de la homilia conversando con una personas, lo esperamos para pedirle la bendición de los regalos recién comprados.

El sacerdote accedió de de inmediato y nos pusimos a conversar, resultó que el había estado en “nuestro” templo en Bernal (donde solemos ir a rezar con mi esposa) y no solo había estado allí, sino que era quien había bendecido la imagen donde nosotros rezamos.

Para finalizar tuvo un gesto de máxima humildad cuando le pedimos una bendición y tomo nuestras manos y beso nuestros anillos de bodas.

Tips del viajero

  • Génova es una ciudad difícil, pero con cuidado se puede hacer todo.
  • Llegar al Monte Figogna es engorroso, y en transporte publico se pierden casi tres horas para unos pocos km, como consejo compartir un taxi.
  • El lugar es especial para todos, pero más aún para los que pasamos por alguna casa con el nombre de Ntra. Sra de la
  • Guardia o bien alguna casa de Don Orione, para quien fue muy importante.
  • Traten de conocer al Padre Marco Granada, un ser muy especial.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: