Inicio Opinión De lo ridículo a lo sublime en las interpretaciones del Quijote

De lo ridículo a lo sublime en las interpretaciones del Quijote

por Egberto Bermúdez

¿El Quijote un libro de lectura espiritual? ¿Cervantes un apóstol, un escritor capaz de mover a la conversión al catolicismo? Las respuestas a estos interrogantes se encuentran en el artículo que compartimos a continuación; primero de una serie de tres que publicaremos los días lunes.

Aunque la Iglesia Católica desempeña un papel integral en la sociedad de don Quijote y Sancho, la visión del mundo de Cervantes, desde todo punto de vista, no es religiosa. Es decir, el protagonista, el caballero, no busca la salvación a través de la fe doctrinal. En efecto, El Quijote es probablemente la primera obra de ficción en que unos seres vivos se juegan solos su propio destino y combaten sus propios demonios. El profesor de Amherst College, Ilan Stavans, publicó en 2016 una obra sobre El Quijote en muchos aspectos excelente, pues ofrece valiosísima información. Sin embargo, en un aspecto clave, ese de la fe cervantina, el profesor está completamente equivocado.

Opino que aciertan las siguientes interpretaciones

Rubén Darío:

Horas de pesadumbre y de tristeza

Es buen amigo. Endulza mis instantes

Ásperos, y reposa mi cabeza.

[…] Cristiano y amoroso caballero

Parla como un arroyo cristalino.

[…] Así le admiro y quiero.

Una novela sobre la amistad entre Don Quijote y Sancho Panza

El crítico literario Harold Bloom comenta: “Tal vez, la obra maestra de Cervantes es el libro central de la última mitad del medio milenio, ya que todos los grandes novelistas son tan hijos de Cervantes como de Shakespeare. Como lo he expresado en otras ocasiones, Shakespeare de manera pragmática nos enseña a hablar con nosotros mismos, mientras Cervantes nos instruye en cómo hablar con los otros. Hamlet a penas escucha lo que los demás dicen (excepto el fantasma), mientras Falstaff se deleita a sí mismo de manera que el príncipe Hal parece simplemente el mejor de los estudiantes resentidos y un interlocutor a medias. Pero Don Quijote y Sancho Panza cambian y maduran escuchándose el uno al otro, y su amistad es la más persuasiva de toda la literatura […] ¿Adónde podríamos encontrar en Shakespeare dos naturalezas en comunión perfecta?”

Dostoyevski: “En todo el mundo no hay obra de ficción más sublime y fuerte que esa. Representa hasta ahora su suprema y más alta expresión del pensamiento humano, la amarga ironía que pueda formular el hombre, y si se acabase el mundo y alguien le preguntase a los mortales: ‘Vamos a ver: ¿qué habéis sacado en limpio de vuestra vida y qué conclusión definitiva habéis deducido de ella’, podrían los hombres mostrar el Quijote y decir: ‘Esta es mi conclusión respecto a la vida…, y podrías condenarme por ella?’” (Fiodor Dostoyevski: Diario de un escritor, en Obras completas, III, trad. Rafael Casinos Assens (Madrid: Aguilar, 1961), pag. 943.)

Otto Bird: “Recordándome de esos libros que leí hace casi sesenta años, pensando en el efecto que tuvieron en mí en aquella época, creo que no es ninguna exageración afirmar que El Quijote fue el más influyente. De una forma que parecería insólita y oscura, ese libro me persuadió que yo también debería convertirme al catolicismo y por consiguiente, al menos, seguir los pasos de ese gran caballero de la fe. Podría parecer extraño que Don Quijote, a quien muchos lo toman como un personaje cómico y ridículo, fuera capaz de inspirar a alguien a hacerse católico. (p. 18 Seeking a Center: My Life as a Great Bookie. San Francisco: Ignatius Press, 1991. By Otto Bird (1914-2009), founder of the Program of Liberal Studies at the University of Notre Dame.

San Josemaría

San Josemaría- conocedor desde su adolescencia del Quijote-, ya en Roma, le aconseja como libro de lectura espiritual a uno de sus colaboradores, al sacerdote Don Carlos Cardona,  que por su trabajo, tenía que leer libros de teología, filosofía e historia de las ideas,  “Carlitos, ¿qué tal si tienes como libro de lectura El Quijote? Te ayudará a pisar tierra, a quitarle trascendencia a lo que, de suyo, es intrascendente…y, sobre todo, te jaleará el sentido del humor.” ( Pilar Urbano, El hombre de Villa Tevere, cp XI, p. 204. Barcelona: Planeta, 2008).

Salvador Muñoz Iglesias

Por la manera de tratar los temas religiosos y doctrinales en El Quijote y en otras de sus obras, Cervantes demuestra ser un laico con una formación religiosa sólida (más que lo normal) y además, coherente con la vivencia religiosa del propio escritor; por consiguiente, parece muy acertado el juicio de Salvador Muñoz Iglesias: “Pienso que no va descaminado quien piense que Cervantes se considera un laico comprometido, desde su profesión de escritor profano, en el quehacer evangelizador de la Iglesia Católica postridentina” (p.336). En su obra maestra, Cervantes ha logrado “enseñar deleitando” con la mejor y la más extraordinaria de esas obras “de honesto entretenimiento que deleitan con el lenguaje y admiran y suspenden con la invención” con que soñaba su propio personaje, Dn Diego de Miranda. (En Muñoz Iglesias, Salvador. Lo religioso en El Quijote. Toledo: EstudioTeológico de San Ildefonso (Seminario Conciliar), 1989.)

En conclusión

La cita de Dostoyevski es el tributo que el más grande novelista ruso del siglo XIX le hace al más grande novelista de todos los tiempos. Además, el ruso era cristiano y comprendía la fe y la profundidad cervantina y tanto que algunos de sus personajes como el protagonista de El idiota están inspirados en Don Quijote.

El crítico Harold Bloom y Rubén Darío destacan la importancia del tema de la amistad en El Quijote.

Otto Bird me hizo comprender que Cervantes no es sólo un gran escritor sino que también un testigo capaz de motivar a un lector a convertirse al catolicismo.

San Josemaría al recomendar El Quijote como lectura espiritual nos hace comprender que la lectura del libro nos ayuda a crecer en el amor a Dios y al prójimo, a profundizar en nuestra amistad con Jesucristo.

Finalmente, pienso que la cita de Salvador Muñoz Iglesias describe de manera acertada la postura de Cervantes ante el catolicismo y no el profesor Ilan Stavans.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: