Inicio La Voz del Pastor La fiesta por excelencia de nuestra fe

La fiesta por excelencia de nuestra fe

por Editor mdc
domingo-de-resurreccion

Felices Pascuas, ese es el saludo que hoy nos damos todos los católicos, bendito sea el Señor que ha vencido a la muerte, escuchemos con mucha atención: 

Del santo Evangelio según SAN MATEO 28, 1 -10

PASADO el sábado, al alborear el primer día de la semana, fueron María la Magdalena y la otra María a 
ver el sepulcro. Y de pronto tembló fuertemente la 

tierra, pues un ángel del Señor, bajando del cielo y acercándose, corrió la piedra y se sentó encima. Su aspecto era 
de relámpago y su vestido blanco como la nieve; los centinelas temblaron de miedo y quedaron como muertos. El 
ángel habló a las mujeres: 

«Ustedes no teman, ya sé que buscan a Jesús el crucificado. No está aquí: ¡ha resucitado!, como había dicho. Vengan a ver el sitio donde yacía y vayan aprisa a decir a sus discípulos: «Ha resucitado de entre los muertos y va por delante de ustedes a Galilea. Allí lo verán». Miren, se 
lo he anunciado». 

Ellas se marcharon a toda prisa del sepulcro; llenas de miedo y de alegría corrieron a anunciarlo a los discípulos.

De pronto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: 
«Alégrense» . 

Ellas se acercaron, le abrazaron los pies y se postraron ante él. 
Jesús les dijo: 

«No teman: vayan a comunicar a mis hermanos que vayan 
a Galilea; allí me verán». 

Palabra del Señor. 

Transcripción de La Voz del Pastor 12 de abril de 2020

Domingo de Pascua de domingo de resurrección, es la fiesta por excelencia de nuestra fe, si somos cristianos, como lo decía San Pablo en sus cartas, es porque creemos en que Jesús ha resucitado de entre los muertos, en que el Señor ha vencido la muerte y nos involucra a nosotros en esa victoria, de tal manera que uniéndonos a él por el bautismo, podemos verdaderamente recibir la vida, que él nos ha alcanzado con su resurrección.

Yo quisiera que hoy nos fijáramos especialmente en algo muy importante, yo les decía cuando hablábamos de la Cuaresma, que uno de los aspectos esenciales que tiene la Cuaresma es prepararse para renovar los compromisos bautismales, el día de Pascua, en la vigilia pascual y durante todas las celebraciones del día pascual, estamos nosotros renovando nuestros compromisos bautismales.

 ¿Qué significa? eso significa que nosotros tomamos conciencia una vez más y con toda claridad de lo que es nuestra identidad más profunda, somos discípulos misioneros del Señor Jesucristo, y como discípulos entonces los reconocemos a él como nuestro maestro, como nuestra salvación, como nuestro guía, como aquel que nos da la vida, como aquel que es el que nos da el pleno sentido de nuestra existencia, de cada uno de nuestros actos, de cada una de nuestras opciones, de cada una de nuestras decisiones y compromisos, es el Señor resucitado el que da plena conformación a mi existencia, y esto por supuesto significa que también yo debo llevar ese mensaje a los demás, porque si el Señor me lleno de luz, de fuerza, de gracia, si el Señor es misericordioso, perdona mis pecados y me transforma interiormente dándome la capacidad de amar a Dios ya los demás, si el Señor me reconcilia con Dios y con los demás, porque me hace hijo de Dios y hermano de los demás, eso es una alegría inmensa que hay que compartirla por eso somos discípulos pero misioneros también es inherente al ser discípulo del ser misionero es decir el dar testimonio de que en Cristo nosotros encontramos la plenitud de la vida, la plenitud del sentido de nuestra existencia.

 Hay algo bien interesante y es que en el texto del evangelio de hoy te lo lleno por tres veces suena el no teman, no teman, una de las características del mundo de hoy es la incertidumbre, la inseguridad, el temor, el miedo,  por eso entonces es importantísimo que nosotros como porque tenemos al Señor en nuestro corazón seamos personas que no tenemos miedo, porque podemos afrontar todas las dificultades todos los problemas, todas las angustias, todos los sinsentidos de la existencia, también los podemos afrontar porque estamos con el Señor caminamos con el Señor, el señor es nuestra luz y nuestra fuerza en la vigilia pascual hemos asistido a ese rito maravilloso de como el sirio pascual que es símbolo de Cristo se enciende, e ilumina las tinieblas de la noche, ese es un signo muy claro de lo que es el Señor en nuestra vida, si el ilumina nuestra existencia entonces no tenemos por qué tener miedo, no habrá nunca una situación tan dura tan difícil, la muerte, ni siquiera la muerte, podrás tener para nosotros algo que nos llene de miedo no lo tenemos que perder para el Señor camina con nosotros estamos llenos de confianza, llenos de alegría, llenos de paz, Felices Pascuas.

La bendición de Dios todopoderoso, Padre e Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes y permanezca para siempre, Amén.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: