Inicio Noticias Covid-19, hace un año el Papa confió a Dios la humanidad

Covid-19, hace un año el Papa confió a Dios la humanidad

por Vatican News
03272021

Fue el 27 de marzo de 2020 cuando Francisco rezó en una Plaza de San Pedro desierta. El mundo sabía desde hacía dos semanas que el Covid-19 era una pandemia. Doce meses después, ese extraordinario momento de oración tiene más sentido que nunca

Hay días en la vida de todo el mundo en los que se es consciente de que está asistiendo a la escritura de las páginas de la historia. Fragmentos que permanecerán indelebles para siempre, capaces de despertar emociones días y años después. Ese extraordinario momento de oración en tiempo de pandemia presidido por el Papa Francisco no se olvidará nunca. No lo olvidarán quienes lo vivieron, en directo, viendo las imágenes de una Plaza de San Pedro desierta o escuchando la voz del Santo Padre. También lo conocerán los que aún no habían nacido aquel 27 de marzo, y aquella tarde de hace doce meses ya es conocida por todo el mundo como uno de los acontecimientos centrales de un año, el 2020, que ha marcado la historia de este siglo.

El anuncio del Papa 

El domingo 22 de marzo de 2020 , al final del Ángelus, el Papa Francisco anunció al mundo un momento extraordinario de oración:

«El próximo viernes, 27 de marzo, presidiré un momento de oración en la parvis de la Basílica de San Pedro con la plaza vacía. Escucharemos la Palabra de Dios, elevaremos nuestra súplica, adoraremos el Santísimo Sacramento con el que, al final, impartiré la bendición Urbi et Orbi a la que irá unida la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria. Queremos responder a la pandemia del virus con la universalidad de la oración, la compasión y la ternura. Permanezcamos unidos. Hagamos sentir nuestra cercanía a las personas más solitarias y probadas. Nuestra cercanía a los médicos, al personal sanitario, a las enfermeras, a los voluntarios… Nuestra cercanía a las autoridades que deben tomar medidas duras, pero por nuestro propio bien. Nuestra cercanía a los policías, a los soldados que en la carretera siempre están tratando de mantener el orden, para que se cumplan las cosas que el gobierno pide que se hagan por el bien de todos nosotros. Proximidad a todo».

La Organización Mundial de la Salud había declarado diez días antes, el 11 de marzo, el estado de pandemia del Covid-19. En ese momento había 118.000 casos en 114 países de todo el mundo, más de 4.000 personas habían muerto y otras tantas luchaban por su vida en los hospitales. Un año después, hay al menos 125 millones de casos y el número total de víctimas se acerca a los 3 millones. 

Son las seis de la tarde del viernes 27 de marzo, la plaza de San Pedro está desierta como las plazas y calles de la ciudad de Roma, de los municipios de Italia, de Europa. De la mayor parte del mundo. Llueve a cántaros, sólo la sirena de las ambulancias rompe el silencio ensordecedor de estos momentos. El Papa, solo, sube la larga escalera que lleva al sagrato de la Basílica, parece que esta tarde ha decidido llevar sobre sus hombros el peso de las oraciones y esperanzas de todo el planeta. Tras la lectura del Evangelio de Marcos, el Papa pronunció una larga homilía en la que describió la condición de todos los hombres en ese momento: hombres solos, con miedo, doblegados por el dolor. Al final de la reflexión entró en la Basílica y con el Santísimo Sacramento bendijo la ciudad de la que es obispo, Roma, Italia y el mundo.

Todos estamos en el mismo barco

En el pasaje del Evangelio elegido para ese día, Jesús dice a sus discípulos que se vayan a la otra orilla. Tras una gran tormenta, Cristo es despertado por los discípulos que temen estar perdidos. A pesar de la agitación, Jesús duerme tranquilo, confiando en el Padre. Entonces el viento cesa y las aguas se calman. A continuación, Jesús dirige estas palabras a los discípulos: «¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tienes fe?». También hoy, dice el Papa, vivimos en un tiempo azotado por la tormenta:

«Desde hace semanas parece que ha caído la tarde. La espesa oscuridad se ha espesado sobre nuestras plazas, calles y ciudades; se ha apoderado de nuestras vidas, llenándolo todo de un silencio ensordecedor y de un vacío desolador, que lo paraliza todo a su paso: se siente en el aire, se siente en los gestos, lo dicen los ojos. Nos encontramos asustados y perdidos. Al igual que los discípulos del Evangelio, fuimos sorprendidos por una tormenta inesperada y furiosa. Nos dimos cuenta de que estábamos en el mismo barco, todos frágiles y desorientados, pero al mismo tiempo importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos, todos necesitados de consuelo. Todos estamos en este barco…».

Restablecer la ruta

Son muchas las heridas infligidas por el hombre a la tierra que, ante la indiferencia de muchos, ha mostrado repetidamente su grito de dolor. En este mundo que el Señor ama más que nosotros, dice el Papa, «hemos avanzado a toda velocidad, sintiéndonos fuertes y capaces en todo». Estas son sus palabras:

Codiciosos de ganancias, nos hemos dejado absorber por lo material y trastornar por la prisa. No nos hemos detenido ante tus llamadas, no nos hemos despertado ante guerras e injusticias del mundo, no hemos escuchado el grito de los pobres y de nuestro planeta gravemente enfermo. Hemos continuado imperturbables, pensando en mantenernos siempre sanos en un mundo enfermo. Ahora, mientras estamos en mares agitados, te suplicamos: “Despierta, Señor”. «¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?». Señor, nos diriges una llamada, una llamada a la fe. Que no es tanto creer que Tú existes, sino ir hacia ti y confiar en ti. En esta Cuaresma resuena tu llamada urgente: “Convertíos”, «volved a mí de todo corazón» (Jl 2,12). Nos llamas a tomar este tiempo de prueba como un momento de elección. No es el momento de tu juicio, sino de nuestro juicio: el tiempo para elegir entre lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo que es necesario de lo que no lo es. Es el tiempo de restablecer el rumbo de la vida hacia ti, Señor, y hacia los demás. Y podemos mirar a tantos compañeros de viaje que son ejemplares, pues, ante el miedo, han reaccionado dando la propia vida. Es la fuerza operante del Espíritu derramada y plasmada en valientes y generosas entregas.

La presencia de un Padre 

Cerca en la distancia, capaz de acercarse. Marzo de 2020 es también el mes en el que el Papa Francisco inició lo que se convertiría, con el paso de los días, en una cita diaria de oración y esperanza: las misas en Santa Marta. A partir del 9 de marzo de 2020, la misa de las 7 de la mañana, hasta entonces contada de forma resumida por los medios de comunicación del Vaticano y reservada a pequeños grupos, pasa a estar disponible para todos. El Papa celebra en directo la Eucaristía, mostrando inmediatamente el significado de esa elección:

«En estos días, ofreceré una misa por los enfermos de esta epidemia de coronavirus, por los médicos, las enfermeras, los voluntarios que tanto ayudan, los familiares, por los ancianos que están en casas de reposo, por los presos que están encerrados. Recemos juntos esta semana, esta fuerte oración al Señor: «Sálvame, Señor, y dame misericordia. Mi pie está en el camino correcto. En la asamblea bendeciré al Señor».

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

1 comentario

Avatar
Lupis marzo 27, 2021 - 3:10 pm

Señor te pido sigas iluminando al Papa Francisco, nuestro Pastor y guía y a todos los sacerdotes del mundo.

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: