Inicio Los Salmos Te Alabamos Señor. Hoy: Salmo 50

Te Alabamos Señor. Hoy: Salmo 50

por Editor mdc
Salmos

Alabar a Dios, orar, conversar con el Padre, siempre recordando nuestra condición de hijos amados por Él. Estos son algunos de los objetivos de este proyecto de Misioneros Digitales Católicos, que culminará cuando publiquemos el 150.

Clic para descargar el audio

SALMO 50 (versículos 1-23)

1 Salmo de Asaf.

El Dios de los dioses, el Señor,

habla para convocar a la tierra

desde la salida del sol hasta el ocaso.

2 Dios resplandece desde Sión,

que es el dechado de toda hermosura:

3 ya viene nuestro Dios, y no callará;

un fuego devorador lo precede,

la tempestad ruge a su alrededor.

4 El llama desde lo alto al cielo y a la tierra,

para entablar un juicio contra su pueblo:

5 «Reúnanme a mis amigos,

a los que sellaron mi alianza con un sacrificio».

6 ¡Que el cielo proclame su justicia,

porque Dios es el único Juez!

7 «Escucha, pueblo mío, yo te hablo;

Israel, voy a alegar contra ti:

yo soy el Señor, tu Dios.

8 No te acuso por tus sacrificios:

¡tus holocaustos están siempre en mi presencia!

9 Pero yo no necesito los novillos de tu casa

ni los cabritos de tus corrales.

10 Porque son mías todas las fieras de la selva,

y también el ganado de las montañas más altas.

11 Yo conozco los pájaros de los montes

y tengo ante mí todos los animales del campo.

12 Si tuviera hambre, no te diría,

porque es mío el mundo y todo lo que hay en él.

13 ¿Acaso voy a comer la carne de los toros

o a beber la sangre de los cabritos?

14 Ofrece al Señor un sacrificio de alabanza

y cumple tus votos al Altísimo;

15 invócame en los momentos de peligro:

yo te libraré, y tú me glorificarás».

16 Dios dice al malvado:

«¿Cómo te atreves a pregonar mis mandamientos

y a mencionar mi alianza con tu boca,

17 tú, que aborreces toda enseñanza

y te despreocupas de mis palabras?

18 Si ves a un ladrón, tratas de emularlo;

haces causa común con los adúlteros;

19 hablas mal sin ningún reparo

y tramas engaños con tu lengua;

20 te sientas a conversar contra tu hermano,

deshonras al hijo de tu propia madre.

21 Haces esto, ¿y yo me voy a callar?

¿Piensas acaso que soy como tú?

Te acusaré y te argüiré cara a cara,

22 Entiendan bien esto, los que olvidan a Dios,

no sea que yo los destruya sin remedio.

23 El que ofrece sacrificios de alabanza

me honra de verdad;

y al que va por el buen camino

le haré gustar la salvación de Dios».

Fuente: El Libro del Pueblo de Dios. 

Voz: Ma Teresa Vargas /Música: Juanjo Cabrera (Spotify) / Juanjo Cabrera (canal de Youtube)

Comentario del Salmo 50

La parte central de este Salmo está constituida por la acusación que Dios dirige a su Pueblo, para reprocharle su infidelidad a la Alianza. El reproche está precedido por la descripción de la teofanía cultual, en la que el Señor se manifiesta como acusador y como Juez (vs. 1-6). El motivo de la acusación es la infidelidad de Israel a las exigencias morales de la Alianza (vs. 16-20), no compensada por la observancia de prácticas cultuales puramente exteriores (vs. 8-15). La advertencia final (vs 21-23) es una amenaza para los que se obstinan en el mal camino, y una promesa de salvación para los fieles.

Fuente: El Libro del Pueblo de Dios /Editorial San Pablo

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: