Inicio La Voz del Pastor «Esa sabiduría del compartir nos haga libres para el seguimiento de Cristo»

«Esa sabiduría del compartir nos haga libres para el seguimiento de Cristo»

por Mons. Luis José Rueda Aparicio
Sigueme-cathopic

“Señor, enséñanos a calcular nuestros años, para que adquiramos un corazón sensato”

Evangelio según san Marcos 10, 17-27

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló ante él y le preguntó: Maestro bueno, ¿Qué haré para heredar la vida eterna?.. Jesús le contestó: ¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre.

Él replicó: Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud, Jesús se quedó mirándolo, lo amó y le dijo:

«Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dáselo a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego ven y sígueme. A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó triste porque era muy rico.

Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Qué difícil les será entrar en el reino de Dios a los que tienen riquezas!».

Los discípulos quedaron sorprendidos de estas palabras. Pero Jesús añadió:

-Hijos, ¡qué difícil es entrar en el reino de Dios! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios».

Ellos se espantaron y comentaban:

-Entonces, ¿quién puede salvarse?».

Jesús se les quedó mirando y les dijo: Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo».

Palabra del Señor

Transcripción de La Voz del Pastor del 10 de octubre de 2021

Sigamos a Jesús de Nazaret, vayamos con Él, presentémosle todas nuestras preguntas, Él nos dará la verdadera, la profunda respuesta; puede ser que cuando nosotros le digamos: “¿Señor que tengo que hacer para ganar la vida eterna?”, Él nos ponga en un camino, en una pedagogía, la sabiduría del compartir, y la sabiduría del compartir es superior a la belleza, es superior a la salud, es superior al oro y a la plata; es el verdadero tesoro, es el tesoro de encontrar a Dios en el camino de nuestra vida; pero, encontrando a Dios, encontramos la alegría del compartir con los demás.

Esta persona que le preguntó y que recibió la respuesta del Señor, frunció el ceño, es decir, no le gustó, perdió la sonrisa, perdió la alegría, le faltaba algo y Jesús se lo dijo: “Una cosa te falta”, una cosa te falta y eso es un eco que hace en nuestro corazón, la palabra del Señor; en usted, en mí, en toda la humanidad; siempre nos faltará algo, la salvación no es algo que ya esté conquistado, mientras tengamos vida, mientras tengamos la posibilidad de vivir y de trabajar, siempre nos faltará algo, siempre tendremos oportunidad de ofrecer algo, de compartir algo; pues esa sabiduría del compartir nos la propone el Señor para entrar en el Reino o mejor dicho, para permitir que Dios reine en nosotros y en cada una de nuestras decisiones.

Pidámosle al Señor, en este domingo que abra nuestro corazón en esta semana y de cada uno de nosotros y de la humanidad entera para que nos descubramos unos a otros como posibles instrumentos del compartir, para que esa sabiduría del compartir nos haga libres para el seguimiento de Cristo y el amor a los hermanos.

Que el Señor nos bendiga; caminemos juntos como nos lo ha propuesto el Papa, caminemos juntos, el camino sinodal es el camino del Reino de Dios para la Iglesia y la humanidad en el siglo XXI.

Que el Señor nos bendiga y acompañe.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: