Inicio La Voz del Pastor “Este es el tiempo de Adviento. El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres”

“Este es el tiempo de Adviento. El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres”

por Mons. Luis José Rueda Aparicio
Adviento_2domingo

«Quitemos el orgullo y la vanidad de nuestras vidas para preparar el camino hacia el Señor»

Evangelio según san Lucas 3, 1-6

En el año decimoquinto del imperio del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Filipo y Herodes tetrarca de Iturea y Traconítide, y Lisanio tetrarca de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:

“Voz del que grita en el desierto:

Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos; los valles serán rellenados, los montes y colinas serán rebajados;

lo torcido será enderezado, lo escabroso será camino llano.

Y toda carne verá la salvación de Dios”.

Palabra del Señor

Transcripción de La Voz del Pastor del 5 de diciembre de 2021

Estamos en el segundo domingo de Adviento. El tiempo de Adviento, es un tiempo para preparar los caminos del Señor, y hay dos figuras hermosísimas; en la primera lectura y luego en el Evangelio de san Lucas.  En la primera lectura, el profeta Baruc, nos está diciendo que preparemos nuestro atuendo, nuestro vestido, nuestra forma de presentarnos, y no está hablando solamente de un vestido externo, sino del vestido del alma, el vestido del espíritu, el vestido del corazón, de hombres y mujeres que debemos prepararnos porque llega el esposo, llega el amado, llega el Dios con nosotros, el que viene a salvarnos.

Y luego en el Evangelio de san Lucas capítulo 3, nos encontramos con el gran profeta que une el antiguo y el nuevo testamento, san Juan el Bautista, que está usando la figura geográfica, que está diciendo: “Que los montes se abajen y que los valles se suban y se allanen”.

Pero además está diciendo: que haya un camino recto que prepare la senda del Señor, ¿Qué significa eso de que los valles suban? significa que no haya depresiones en nosotros, ni en la sociedad, que seamos capaces de tomar la altura para caminar con el Señor, y ¿Qué es lo que significa cuando está diciendo: Que los montes se abajen? Está diciendo que quitemos todo el orgullo, que quitemos toda la vanidad, toda la prepotencia en nuestra vida para que haya un camino recto, un camino en el corazón suyo, un camino en el corazón de todos los de su familia, un camino de Dios, con nosotros en la sociedad y en la humanidad.

Por eso, que nosotros podamos prepararnos conscientemente y preparar los caminos del Señor, pero quiero decirle algo, no lo hagas solamente usted allá como una situación íntima de su vida, sino, hágalo socialmente, permita que en la sociedad, haya caminos para Dios; permita que nuestra cultura, sea una cultura que acoge al Dios con nosotros.

“Este es el tiempo de Adviento. El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres”.

Que el Señor lo bendiga a usted y a su familia.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.  Amén

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: