Inicio Iglesia ¿Por qué el sacerdote o diácono besan el altar en la Misa?

¿Por qué el sacerdote o diácono besan el altar en la Misa?

por Lorena Bais
beso altar

Antes de celebrar cada misa, el sacerdote y diácono se acercan al altar y lo besan. Para algunos, esta práctica resulta un tanto extraña, ya que los altares son objetos materiales de piedra o madera y no parecen justificar ninguna reverencia particular.

¿Qué significado hay detrás de esta antigua costumbre?

En la liturgia de la Iglesia está presente el Señor resucitado y nos hace participar de su victoria pascual sobre la muerte. Y la liturgia nos anuncia la Buena Noticia de la salvación, con un lenguaje propio, el lenguaje litúrgico, que es simbólico y está compuesto por palabras, ritos, gestos, vestiduras, cantos, silencios, signos y expresiones. A lo largo de los siglos, la riqueza de la Liturgia es un verdadero tesoro que hemos recibido de nuestros Padres en la fe y que es muy bueno conocerlo y sobe todo vivirlo cada día, especialmente en la Santa Misa.

Besar objetos santos y sagrados ha formado parte de varias religiones del mundo durante miles de años. La práctica viene de las culturas en las que el beso se consideraba un signo de respeto o se usaba para saludar y, naturalmente, se aplicaba a los objetos que representaban lo divino.

El gesto de besar el altar al principio de la Misa es una señal de veneración a Cristo, ya que, el altar representa a Cristo: los Santos Padres no dudaron en afirmar que Cristo fue, al mismo tiempo, la víctima, el sacerdote y el altar de su propio sacrificio al Padre. De ahí que en todas nuestras iglesias “Cristo es altar” en torno al cual se reúne el pueblo cristiano. Nada tiene que ver con el beso de Judas al traicionar a Jesús en el Huerto de los Olivos. Se venera el altar con el beso y con el incienso. El rito de entrada al iniciar la Misa es muy importante. Con él, los fieles tomamos conciencia de la acción que está comenzando, somos introducidos al misterio pascual y somos invitados a reconocernos como asamblea que peregrina hacia Cristo simbolizado por el altar.

Beso al altar

Besar el altar puede considerarse como una honra a la función especial que tiene en la liturgia y a la consagración recibida del obispo.

También, el altar recibe su importancia en conexión con el Santo Sacrificio de la misa que se celebra en él. Ha sido reservado para este propósito y el obispo lo consagra cuando es instalado en una iglesia nueva. Así que, besar el altar puede considerarse como una honra a la función especial que tiene en la liturgia y a la consagración recibida del obispo.

Simbólicamente, a menudo se dice del altar que representa a Jesucristo, la “piedra angular” de la Iglesia (cf. Efesios 2,20). Durante la historia de la liturgia, el sacerdote a veces besa el altar antes de bendecir al pueblo, simbolizando que la bendición viene de Dios, no del sacerdote.

Además, con el paso del tiempo, fueron insertándose reliquias de santos en el altar, de manera que cuando el sacerdote besara el altar, estaría besando también las reliquias.

Por ello, aunque es cierto que los altares son objetos materiales, han sido señalados para un propósito específico y besar el altar reconoce esa función privilegiada y su relación con el sacrificio divino de Jesucristo.

 

Tu Colaboración es importante para ayudarnos a mantener esta página

¡Que Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: