Inicio Meditación Diaria Mateo 15, 29-37

Mateo 15, 29-37

por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Mateo 15,29-37.

 
Jesús llegó a orillas del mar de Galilea y, subiendo a la montaña, se sentó.
Una gran multitud acudió a él, llevando paralíticos, lisiados, ciegos, mudos y muchos otros enfermos. Los pusieron a sus pies y él los curó.
La multitud se admiraba al ver que los mudos hablaban, los inválidos quedaban curados, los paralíticos caminaban y los ciegos recobraban la vista. Y todos glorificaban al Dios de Israel.
Entonces Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Me da pena esta multitud, porque hace tres días que están conmigo y no tienen qué comer. No quiero despedirlos en ayunas, porque podrían desfallecer en el camino».
Los discípulos le dijeron: «¿Y dónde podríamos conseguir en este lugar despoblado bastante cantidad de pan para saciar a tanta gente?».
Jesús les dijo: «¿Cuántos panes tienen?». Ellos respondieron: «Siete y unos pocos pescados».
El ordenó a la multitud que se sentara en el suelo;
después, tomó los panes y los pescados, dio gracias, los partió y los dio a los discípulos. Y ellos los distribuyeron entre la multitud.
Todos comieron hasta saciarse, y con los pedazos que sobraron se llenaron siete canastas.
 

Cada vez que visitas a nuestros anunciantes estás ayudando a Misioneros Digitales

 

Muchos acuden a Jesús para ser sanados, la necesidad esta presente y los tormentos también.  Te invito a que medites:

1)  Presentate a Jesús para ser sanado: déjate consolar por Jesús y mira desde allí tu pecado, tu enfermedad, ponele nombre a esa enfermedad que no te deja ver o caminar o decidirte en la vida. Llegate a Jesús para que Él te cure con el perdón y el consuelo.

2)  Da de comer: una vez que estés con Jesús entregate al hermano, ayuda a los que te rodean porque también ellos tienen necesidad. Súmate a la preocupación de Jesús, a Jesús les preocupa los otros. Se discípulo que sirve y no un funcionario indiferente.

3)  Confíar en la povidencia: es aprender a soltarse que Dios hace maravillas cuando confías en Él. Dios te llena y no te deja con hambre. La Eucaristía es llenarse de  Dios y es celebrar con Dios.

Que en este miércoles puedas recordar que cuando se comulga se comparte y se reparte a Jesús 
Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos!!!.

 

 

Clic para descargar el audio

 
Un año con Jesús
 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: