Inicio Noticias San Pablo VI: Testigo de la llegada del hombre a la luna

San Pablo VI: Testigo de la llegada del hombre a la luna

por Editor mdc
apollo11-crew

13 julio 1969: Pablo VI recordó en el ángelus la llegada del Apollo 11 a la Luna.

Se cumplen 50 aniversario de la llegada del hombre a la luna, este evento tan trascendente para la humanidad fue presenciado por más de 600 millones de personas, entre ellos san Pablo VI

El Osservatore Romano, recuerda esta efemérides, en lo que fue un momento histórico, que marco el mundo. Marcello Filotei recuerda el 20 de julio cuando los astronautas llegaron a la luna

“La ciencia ficción se hizo realidad el 20 de julio de 1969, cuando los astronautas estadounidenses Neil Armstrong y Buzz Aldrin pisaron la luna a la que habían llegado después de cuatro días de viaje a bordo del Apollo 11. El tercer miembro de la misión, Michael Collins tuvo mala suerte, a pesar de que él dijo que no”.

Filotei recuerda que Collins era el único que podía pilotar el módulo de mando, y tenía que permanecer en órbita mientras los otros dos saltaban a la superficie lunar mientras el mundo los miraba en mundovisión.  Era necesario, sin él, la misión no habría tenido éxito, pero no “debería haber sido fácil mantenerse alejado como Moisés para contemplar la «Luna prometida» sin poder alcanzarla. En cada órbita durante 48 minutos permaneció fuera del contacto por radio con la Tierra, las emociones que sintió, según informó, no eran de miedo ni de soledad, sino de «conciencia, anticipación, satisfacción, confianza, casi exaltación». En cualquier caso, continuó: «es desde los tiempos de Adán que nadie ha conocido semejante soledad humana».”

Astronaut Buzz Aldrin on the moon Full description: Astronaut Buzz Aldrin, lunar module pilot, stands on the surface of the moon near the leg of the lunar module, Eagle, during the Apollo 11 moonwalk. Astronaut Neil Armstrong, mission commander, took this photograph with a 70mm lunar surface camera. While Armstrong and Aldrin descended in the lunar module to explore the Sea of Tranquility, astronaut Michael Collins, command module pilot, remained in lunar orbit with the Command and Service Module, Columbia. This is the actual photograph as exposed on the moon by Armstrong. He held the camera slightly rotated so that the camera frame did not include the top of Aldrin's portable life support system ("backpack"). A communications antenna mounted on top of the backpack is also cut off in this picture. When the image was released to the public, it was rotated clockwise to restore the astronaut to vertical for a more harmonious composition, and a black area was added above his head to recreate the missing black lunar "sky". The edited version is the one most commonly reproduced and known to the public, but the original version, above, is the authentic exposure. A full explanation with illustrations can be seen at the Apollo Lunar Surface Journal.

El momento de bajar a la luna

Los otros dos astronautas, tomaron más tiempo del esperado para salir del transbordador, “porque la mochila que llevaban detrás de ellos para asegurar su supervivencia era demasiado grande para pasar fácilmente por la escotilla”, cuenta Filotei, después de haber recolectado más de veinte kilogramos de piedras y haber plantado la bandera, en realidad solo lograron clavarla algunos centímetros porque el suelo era particularmente duro, regresaron a la nave.

Ante las maravillas de Dios ¿qué es el hombre?

Armstrong y Aldrin antes de regresar a la nave, dejaron en la superficie lunar una placa de oro en la que estaba grabado el Salmo 8: «Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites?  Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies”.

san Paulo VI observando la llegada del hombre a la luna
san Paulo VI observando la llegada del hombre a la luna

Papa Pablo VI quiso este mensaje en la luna

El mensaje al cosmos le había sido confiado por Pablo VI, quien ya había dirigido su pensamiento a la misión una semana antes. Fue el 13 de julio cuando el Papa Montini enfatizó que el momento iba «más allá de los elementos descriptivos de este hecho único y maravilloso». Se estaba haciendo historia y lo que más sorprendió al Papa fue «ver que no se trata de sueños». «La ciencia ficción se convierte en realidad», dijo, pero no se detuvo allí, sino que captó un aspecto particular de la misión: «Si consideramos la organización de cerebros, actividades, instrumentos, medios económicos, con todos los estudios, experimentos, Los intentos, la hazaña, la admiración se convierte en reflexión y la reflexión se curva sobre el hombre, el mundo, la civilización, de donde brotan novedades de tal sabiduría y de tal poder «.
Una vez más volvieron a surgir las preguntas habituales: «¿Quién es capaz de hacer tanto? tan pequeño, tan frágil, tan similar al animal, que no cambia y no sobrepasa por sí mismo los límites de sus instintos naturales, y tan superior, tan maestro de las cosas, ¿tan victorioso en el tiempo y el espacio? ¿Quiénes somos? Seiscientos millones de personas vieron la luna en vivo. La intuición de Pablo VI llamó la atención sobre la mano del hombre, colocando «esta criatura de Dios, incluso más que la misteriosa Luna, en el centro de este viaje».

Mensaje del Papa Paulo VI a Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins, astronautas de la misión Apollo 11.

¡Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad!
Nosotros, representantes humildes de aquel Cristo que, viniendo a nosotros desde los profundidades de la divinidad, ha hecho resonar en el firmamento esta voz bienaventurada, de la que hoy hacemos eco, repitiéndola como himno festivo de parte de todo nuestro globo terrestre, desde los confines de la existencia humana, y hasta la amplitud del espacio sin límites y de nuevos destinos. Gloria a Dios.

¡Y honor a ustedes, hombres que hicieron posible la gran empresa espacial! ¡Honor a los hombres responsables, a los estudiosos, a los ideólogos, a los organizadores, a los operadores! Honor a ellos que han hecho posible este vuelo audacísimo. Honor a todos ustedes los que están involucrados. Honor a ustedes los que conducen esos aparatos prodigiosos; a ustedes cuyas obras extienden a los cielos el dominio audaz del hombre. Honor, saludos y bendición.

Aquí, desde su observatorio en Castel Gandolfo, cercano a Roma, el Papa Paulo VI habla a ustedes, astronautas. Honor, saludos y bendiciones a ustedes, conquistadores de la luna, luz pálida de nuestras noches y sueños. Porten con su presencia viva, con la voz del espíritu, un himno a Nuestro Dios, Creador y Padre.

Estamos cercanos a ustedes con nuestros buenos deseos y oraciones, Juntos, con toda la Iglesia Católica, el Papa Paulo VI, los saluda.

Castel Gandolfo, 21 de julio de 1969.

Fuente: Vaticanews.va / Autor: Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: