Inicio Meditación Diaria Lucas 11,1-4.

Lucas 11,1-4.

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas-11,1-4

Evangelio según San Lucas 11,1-4.

Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos».
El les dijo entonces: «Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino;
danos cada día nuestro pan cotidiano;
perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a aquellos que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación».

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

Cuán importante es orar.

1) Enseñanos: Si te pones a ver la vida de Jesús, pasaba muchos momentos en oración. Es como el respirar, todo lo que uno hace lo hace respirando, en este caso Jesús nos enseña a hacer las cosas orando, dos cosas en un mismo instante. Tremendo.

2) Oración activa: Es aquella que se realiza en la cotidianeidad, es hablar con Dios cuando estás estudiando y ofreciéndole tu estudio, es orar con Dios cuando estoy poniendo la olla en el fuego para los fideos. Es desde la acción, llevarlo a la oración. Como san Josemaría, que mientras leía el diario, lo hablaba con Dios y encomendaba las cosas que pasaban. Mientras trabajo, oro.

3) Oración pasiva: Es tomarte ese momento para estar a solas con Dios. Es netamente hablar con él, es apagar el celular y solo mirarlo. La oración pasiva es un ámbito de encuentro y diálogo con Cristo, es buscar ese silencio y encontrarte en ese silencio.
Uno puede decir «me queda más cómodo el primero»; mira se necesita de los dos. Pero la clave es orar, para que tu oración se haga vida y tu vida se haga oración.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: