Inicio Familia Testimonios de Familias Invencibles – Romy y Emilio (1)

Testimonios de Familias Invencibles – Romy y Emilio (1)

por Elena Fernández Andrés
foto1 familia Pastor Jácobo

Siguiendo nuestro recorrido por el testimonio de familias que participan en los Encuentros de Familias Invencibles en España, hoy contamos con el testimonio de Emilio y Romy. Participan desde el 2007 en estos Encuentros, y supuso un antes y un después en su vida familiar. 

ROMY: somos Emilio Pastor y Romy Jácobo. Somos de Perú, aunque nuestra vida de casados la hemos hecho aquí en España. Concretamente en Valencia. Al Señor le hemos conocido durante nuestra juventud. Sobre todo Emilio tuvo un encuentro especial. A mí en casa desde pequeña me hablaron del Señor y poco a poco fui conociéndolo hasta llegar a la adolescencia, cuando me sentí tocada por el Señor. Cuando fuimos novios teníamos muchos ideales. Hablamos con mucha confianza en cómo podría ser nuestro hogar. Y si el Señor nos había tocado, queríamos que Él estuviera en el centro. Y nos poníamos ideas como orar juntos, que nuestros hijos también oraran, tendríamos un tiempo para tal cosa y para tal otra… 

Emilio llegó primero a España. Volvió a Perú para casarnos y luego vinimos juntos. En la vida ya de casados aquí yo traída muchas ilusiones y fue algo muy especial. Tuvimos pronto a nuestros hijos: Juan Emilio, que ahora tiene 16 años, Cristina con 14 y José Miguel con 13 (que está de externo en el seminario menor). Emilio comenzó a trabajar. Yo no podía hacerlo con los tres niños y pronto nuestra vida se convirtió un poco más en rutina. 

Por el amor de los hijos, nos olvidamos un poco de nosotros: de nuestros tiempos como esposos, de un espacio para Dios… Se llenó todo de preocupación por la salud de los hijos, que estén todos bien, que no les falten las cosas… y llegábamos a la noche muy cansados. Todo ese desvivir poco a poco nos hizo caer en una rutina que nos empezó a generar asperezas en el trato del uno con el otro. Hubo muchas heridas e incluso llegamos a plantearnos la separación. Fue un momento difícil y duro.

En internet Emilio se encontró un día con la página de Familias Invencibles. Al mismo tiempo, en un grupo en que participábamos, también otras personas nos estaban hablando de unos encuentros de familias. No sabíamos que se referían a lo mismo. Al final decidimos ir con nuestros hijos y fue toda una aventura, porque en ese tiempo no teníamos coche. 

foto2 familia Pastor Jácobo

 Los tres eran pequeños: Juan Emilio casi con 4 años, Cristina con 3 y José Miguel de 1 año. Pero con ellos cogimos el autobús hasta Victoria. Fue en el verano del 2007. 

El Encuentro tuvo lugar en Nanclares de la Oca y para nosotros fue un regalo de Dios porque, en primer lugar, el Señor comenzó a sanar nuestras heridas. Es como si nos hubiera acercado, unido y construido nuevamente un lugar como debía ser realmente desde un inicio nuestra familia. Pese a que nuestros hijos eran pequeños, vimos también el cambio que tuvieron. Estaban mucho más abiertos que nosotros. Sí hablábamos con ellos sobre Dios, pero de una manera rápida. 

En el Encuentro, al ver que nos reuníamos muchas familias, que cantábamos juntos, en las Eucaristías los niños estaban también juntos, participaban tanto padres como hijos de su edad… fue un ambiente muy propicio para todos. Vimos que eso fue un sello muy especial para nuestra familia. ¡El Señor nos tocó y ya no podemos despegarnos de Él! Ese ha sido el inicio realmente del rescate de nuestra familia por parte del Señor y poco a poco ha ido haciendo su obra.

Para más artículos como este: poverella.blogspot.com

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: