Inicio Bitácora del Peregrino Santuario de Nuestra Señora de Czestochowa en Polonia

Santuario de Nuestra Señora de Czestochowa en Polonia

por Horacio Espinosa
Santuario de Nuestra Señora de Czestochowa en Polonia

Santuario de Nuestra Señora de Czestochowa en Polonia

Jasna Góra significa “Claro Monte” y es un santuario ubicado en Czestochowa, al sur de Polonia. Tal lugar es el centro de peregrinación de la tierra del Papa Juan Pablo II porque guarda una pintura icónica de la Virgen María.

Tanto la fecha como las condiciones de la composición de la imagen son inciertas y suscitan acaloradas discusiones entre especialistas. La dificultad de datarla radica en que la versión original fue repintada después de un serio daño hecho por expedicionarios husitas en 1430. Con todo, el nuevo diseño se realizó sobre la madera original, considerada sagrada por haber sido utilizada como mesa de la casa de la Sagrada Familia en Nazareth.



San Lucas o pintores medievales

Según la tradición, cuando después de la crucifixión de Jesús la Virgen María se trasladó a la casa de San Juan llevó consigo una mesa hecha por el Señor en el taller de San José. Se cuenta que cuando mujeres piadosas de Jerusalén le pidieron a San Lucas que hiciese una pintura de la Madre de Dios, fue la parte superior de esa mesa la que el apóstol utilizó como soporte.

Mientras aplicaba los broches y la pintura, San Lucas escuchaba con atención cómo la Madre de Jesús hablaba de la vida del Salvador. Esas historias contadas por la Inmaculada fueron la fuente de su tan descriptivo Evangelio.

Se dice que la imagen permaneció en Jerusalén hasta que fue descubierta por Santa Helena en el siglo IV. Entonces, fue llevada a Constantinopla, en donde permaneció 500 años. El cuadro fue objeto de varias dotes y así llegó a una región rusa que más tarde se convirtió en la actual Polonia.

Sin embargo, hoy los científicos se inclinan a aceptar otras teorías sobre el origen de la imagen. Una señala que fue hecha en Bizancio entre el siglo VI y VII o en Rusia en el siglo IX. Otra, que fue pintada entre el siglo XIII y XIV en Italia.

This image has an empty alt attribute; its file name is polonia-5.jpeg

Más allá de su autor, los milagros atribuidos a la intercesión de Nuestra Señora de Czestochowa son muchos. Por eso, la devoción de los polacos en tiempos de la segunda guerra mundial era tal que, después de tomar Varsovia, Hitler ordenó la cancelación de todas las peregrinaciones a Jasna Gora. El argumento era evidente: las visitas a la Virgen fortalecían al pueblo polaco.

Aún en circunstancias desfavorables, el amor por la Virgen y la confianza en su protección era más fuerte que cualquier miedo. Por ello, medio millón de polacos viajaron secretamente hasta el santuario en contra de lo mandado por el führer. Tras la liberación de la ciudad en 1945, un millón y medio de personas expresaron su gratitud rezando frente a la imagen milagrosa.

El lugar

La imagen está en un predio muy grande que tiene un gran parque, varios templos y algunos museos. El corazón del santuario es una pequeña capilla gótica del siglo XIII, perteneciente a una iglesia barroca de 1695, que a su vez es parte de un monasterio paulino. Allí se encuentra, desde el siglo XIV, la imagen de la Virgen Negra de Czestochowa.

El rasgo más notable de la imagen son dos cicatrices que permanecen en la mejilla de la Virgen María. Lo curioso sobre ello es que no se sabe a ciencia cierta cómo aparecieron y por qué no se han borrado nunca.

Cuando el cuadro fue robado por los husitas, la preciada imagen fue tirada en un carro al salir del monasterio. Al cabo de un tiempo, el carro no se podía mover y los caballos se negaban a seguir adelante. Los hombres tiraron entonces la pintura al suelo y uno de los soldados clavó su espada dos veces en la pintura, causando las dos cicatrices en la mejilla de la Virgen.



Unos saqueadores recuperaron la imagen y la devolvieron a la iglesia del monasterio. Diversos artistas a lo largo de los años han intentado reiteradamente arreglar la figura original pero todos los intentos fracasaron. De forma milagrosa, las cicatrices vuelven siempre a aparecer, por lo que los artistas han desistido reparar la imagen sin tocarlas. Acaso sea un mensaje de la Virgen que habla de que quiere permanecer con ellas.

Algunos creen que María quiere conservar las lesiones para advertir a los que deseen robar la imagen y otros lo entienden como un signo de sus penas terrenales. Al igual que las cicatrices del cuerpo resucitado de Jesús, éstas permanecen como un recordatorio del sufrimiento que hay que sobrellevar antes de alcanzar la recompensa divina.

Algunas curiosidades

La historia de dejar en el santuario regalos de agradecimiento por las gracias obtenidas se remonta al siglo XV. Pueden verse entonces gran cantidad de objetos colocados en los muros de la capilla que alberga a la imagen milagrosa. En ese marco es que la medalla del Premio Nobel de la Paz concedida al expresidente polaco Lech Wałęsa está en el templo.

Además hay ofrendas al altar de inmenso valor simbólico. Por caso, está el cinturón de la sotana del Papa Juan Pablo II manchado por su sangre en el atentado que sufrió en 1981. Tal pontífice además dejó junto a María una Rosa de Oro, un Rosario y un Corazón de oro. No es un dato menor que la primera vez que visitó Jasna Góra como Santo Padre fue en 1979, al año siguiente de haber sido elegido sucesor de San Pedro.

La capilla de Czestochowa también cuenta con un exvoto del Papa Benedicto XVI y una rosa de oro depositada allí por Francisco. Asimismo, emocionan la cantidad de muletas y mensajes colgados en agradecimiento.



Por otra parte, si bien el original siempre estuvo en la capilla, la gracia de la Virgen ha viajado a lo largo y ancho de Polonia. Todo comenzó el 26 de agosto de 1957, momento del conocido como “beso sagrado”, cuando una réplica tocó la imagen milagrosa.

Luego, durante 23 años, la copia visitó todas las parroquias polacas, aunque a algunas de ellas solo llegó el marco del cuadro. Es que, aunque suene absurdo, el 4 de septiembre de 1966 Nuestra Señora fue “arrestada” por el entonces régimen comunista y se prohibió su desplazamiento hasta 1972. Años después, en mayo de 1985, comenzó a viajar nuevamente y hoy continúa peregrinando.

La visita

Czestochowa es una ciudad situada a alrededor de 140 kilómetros de Cracovia, accesible desde la estación Central en Tren ya sea desde Varsovia como desde Cracovia. Nosotros peregrinamos desde Varsovia, luego de un viaje de poco más de 200 kilómetros en tren. Al llegar a la estación de tren, advertimos que nos encontrábamos a unas 20 cuadras del santuario y decidimos caminar.

Llegamos un 24 de Agosto, sin saber que el 26 era el día en el que los devotos celebran especialmente a esta advocación mariana. Ese día se acercan al lugar millones de peregrinos provenientes de toda Polonia e incluso de otros lugares del mundo. Tampoco sabíamos que en los días previos la gente empieza a encaminarse en grandes grupos, por lo que la sorpresa contribuyó a que vivamos una fiesta increíble.

Tomamos la avenida principal de acceso al Monasterio. No habíamos caminado casi nada cuando a lo lejos comenzamos a escuchar música alegre: cantos, guitarras y bombos. Se trataba de jóvenes que iban con fervor hacia la Casa de María.

A ese primer grupo siguieron otros, y así fueron pasando miles de peregrinos a nuestro lado. ¡Qué bendición que nos regaló Dios!

Caminando a la par de los grupos llegamos al Monasterio. En una oficina de informes nos comentaron los horarios de misa y lugares que se aconseja visitar, entre los que por supuesto está la capilla donde está expuesto el ícono de María.

This image has an empty alt attribute; its file name is polonia-11-1024x768.jpeg

Paragraph

El predio es muy grande pero era tal la cantidad de peregrinos que cualquier movimiento era difícil ya que no podíamos interrumpir a los grupos. De todos modos, con paciencia llegamos a la capilla y accedimos al altar donde está la venerada imagen.

Muchos peregrinos tienen la costumbre de rodear el altar de rodillas, en respeto a María y nos pareció un lindo gesto a imitar. Luego de esa experiencia, nos sumamos a las oraciones de varias personas con las que coincidimos por gracia del Señor. Tras ello, disfrutamos de la Santa Misa en un patio acondicionado con un altar, dada la cantidad de gente que había en el lugar.

Como en todo santuario mariano, nos sentimos acogidos como hijos de Nuestra Sagrada Madre. Esta vez, junto con nosotros había una gran comunidad de hermanos que, en paz, en oración y con alegría, visitaban también la Casa de Mamá María.

This image has an empty alt attribute; its file name is polonia-4.jpeg

Tips de Viajero

• Aunque no lo hicimos nosotros, les recomiendo leer un poco sobre la historia y tradición de esta imagen antes de ir. Nosotros lo hicimos después de conocerla.
• Llegar a la ciudad es muy sencillo. Se puede ir en auto desde cualquiera de las dos ciudades principales (Cracovia y Varsovia) o viajar en tren. Para aquellos que no se atrevan a ir por su cuenta, hay excursiones con destino al Monasterio.
• Si viajan en agosto es muy probable que se encuentren con muchísima gente. Si creen que esto les molestará elijan otra fecha. Sin embargo, para nosotros vivirlo así fue una muy linda experiencia de devoción mariana compartida

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Toggle panel: Yoast SEO Premium

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: