Inicio Personajes Mary Higgins Clark, «Reina del suspense», católica de vida y obra

Mary Higgins Clark, «Reina del suspense», católica de vida y obra

por Editor mdc

Mary Higgins Clark, la escritora estadounidense considerada como la “Reina del Suspense” falleció este viernes a los 92 años tras una carrera prolífica con más de 50 novelas y 25 de ellas adaptadas al cine.

En su carrera, en la que fue publicando un libro por año, llegó a vender más de 100 millones de ejemplares y de su novela más conocida ¿Dónde están los niños? acumula más de 75 impresiones.

La editorial que publicaba sus novelas de misterio, Simon and Schuster, emitió un comunicado en el que anunciaba la muerte de esta escritora abiertamente católica y cuya fe trascendía a su vida privada y llegaba a obras leídas por millones de personas. “Con profunda tristeza decimos adiós a la ‘reina del suspense’ Mary Higgins Clark. Falleció en paz anoche, el 31 de enero, a la edad de 92 años, rodeada de familiares y amigos”.

Con ocasión de su cumpleaños, el pasado 24 de diciembre, Religión en Libertad se hacía eco de la fe y obra de una de las grandes escritoras de las últimas décadas. Su primera novela se publicó en una fecha muy llamativa, 1968, cuando tenía 40 años. Desde aquel momento ya no dejó de escribir.

Católica, de vida y obra

Mientras el mundo se volcaba en 1968 en la revolución sexual, ella presumía de haber vendido sus cien millones de ejemplares sin usar escenas de sexo. Una reseña de su obra en un periódico norteamericano empezaba hace pocos años con esta frase: «Estas son algunas cosas que nunca encontrará en una novela de Mary Higgins Clark, una pareja que convive sin estar casada, una palabra grosera o un cuerpo despedazado». Aunque sus novelas están orientadas a adultos, en realidad pueden leerlas perfectamente adolescentes. Ágiles, directas, con intriga.

Descendiente de inmigrantes irlandeses en Nueva York, Mary Higgins Clark era católica y ha ostentado algunos títulos de órdenes de caballería vaticanas: es Dama de la Orden de San Gregorio Magno, Dama de la Orden de Malta y Dama del Santo Sepulcro de Jerusalén.​ Los frailes franciscanos le otorgaron un premio Graymoor en 1999.

Pese a que tenía 92 años no descansaba, sino que preparaba un nuevo título en colaboración con Alafair Burke, hija del novelista católico de renombre James Lee Burke. Ya antes han publicado juntas 5 novelas de misterio.

¿Dónde están los niños? acumula más de 75 impresiones.

Protagonistas femeninas jóvenes, fuertes… y católicas

En las novelas de Mary Higgins Clark la protagonista suele ser una joven católica, fuerte y valiente que triunfa sobre la violencia y la intriga para lograr que se haga justicia y el criminal sea castigado. A menudo aparecen sacerdotes, parroquias o escuelas católicas en sus obras.

«Mis novelas casi siempre tienen en su centro a una mujer fuerte católica, su fe la ayudará a perseverar», explicaba a Mike Mastromatteo del Catholic News Service (CNS). «En ‘La sombra de tu sonrisa’ y en ‘Los años perdidos’ el catolicismo es un elemento central en la historia».

Ella se consideraba «una escritora que resulta ser católica», aunque añadía que «no es sorprendente, que la fe católica, que ha sido importante en mi vida, tenga una influencia clave en mis personajes». Las iglesias en sus novelas suelen ser lugares seguros, de consuelo e inspiración. Y, efectivamente, sus personajes nunca dicen palabrotas ni blasfemias.

Hay violencia… pero no se ve

¿Novelas de crímenes sin mostrar violencia? En una entrevista de 2013 ella explicaba: «creo en la forma de contar historias de Alfred Hitchcock; nunca veías violencia, pero esos 14 o 17 segundos de Psicosis en los que ves la mano con el cuchillo y ves caer la cortina de la ducha y la silueta detrás, y la ves a ella intentar esquivar el cuchillo y después la sangre en el suelo… es terrorífico...¡pero nunca ves que el cuchillo la toque!»

«No recuerdo haber creado nunca un personaje católico que fuera villano. Si lo hice, espero haberlo mostrado como un católico alejado de la fe», decía al CNS.

Explicaba que su uso de protagonistas femeninas católicas empezó ya cuando era una aficionada que acudía -perseverante, varias décadas- a un taller de escritura y su profesor les dijo «escribid de lo que conocéis». «Yo había crecido observando ejemplos de mujeres católicas que eran figuras fuertes y perseveraban frente a las dificultades. Es natural que mis personajes siguieran su modelo».

En sus novelas la gente reza y a veces hay milagros. En «La sombra de tu sonrisa», entre la intriga y el robo de manuscritos eclesiales antiguos, se introduce una curación milagrosa. Y hay una doctora que se admira por la fe de la madre de un enfermo de cáncer. Y cuando hay una cura milagrosa, no sabe cómo aceptarlo.

Mary Higgins Clark acudía a misa dominical a la parroquia de San Gabriel Arcángel de Saddle River, New Jersey.

Oración y sanación en la familia

Pero la misma Mary Higgins Clark admitía que ella vivió una experiencia de curación asombrosa en su familia. En 1939, cuando tenía 12 años, un día al volver de misa descubrió que su padre había muerto mientras dormía. Su madre quedaba viuda con 3 hijos y 52 años. Seis meses después, Joseph, el hermano mayor de Mary, se hizo un grave corte en un pie y contrajo osteomielitis. La madre y la hermana rezaron con insistencia, sus vecinos acudieron en grandes cantidades a entregar sangre para hacer transfusiones al chico. Los médicos aseguraron que el chico moriría… pero sobrevivió, y la familia lo atribuyó a la oración y la voluntad de Dios.

Con todo, su hermano moriría poco después en la II Guerra Mundial. Y su primer marido murió dejándola con 5 hijos (de 5, 8, 10, 12 y 13 años, recuerda ella). De hecho, su suegra, de visita en su casa, al ver muerto a su hijo de un ataque al corazón, falleció también ella esa misma noche. Es decir, la autora ha conocido la pérdida y la muerte muchas veces y antes de tiempo.

Con los años, Mary volvió a casarse. Se declaraba bendecida por Dios en sus dos matrimonios reales (pero no en otro, nulo, que vivió entre ellos).

En 2013 explicaba que «he sido muy activa en muchas organizaciones de caridad porque creo firmemente que mucho se espera de quien mucho ha recibido. Se me considera una buena oradora y he realizado muchos discursos. Ahora menos, por mi edad, y no viajo ya tanto. No puedo ayudar a todas las obras de caridad, pero si ni nombre ayuda lo haré».

Mary Higgins Clark acudía a misa dominical a la parroquia de San Gabriel Arcángel de Saddle River, New Jersey. Una vez hizo el simpático gesto de incluir al párroco, Frank del Prete, como un personaje en Tengo mis ojos en ti».

Fuente: Religión en Libertad

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: