Inicio Meditación Diaria Marcos 6,1-6

Marcos 6,1-6

por Pbro. Luis A. Zazano
Marcos 6,1-6

Evangelio según San Marcos 6,1-6.

Jesús salió de allí y se dirigió a su pueblo, seguido de sus discípulos.
Cuando llegó el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga, y la multitud que lo escuchaba estaba asombrada y decía: «¿De dónde saca todo esto? ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada y esos grandes milagros que se realizan por sus manos?
¿No es acaso el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿Y sus hermanas no viven aquí entre nosotros?». Y Jesús era para ellos un motivo de tropiezo.
Por eso les dijo: «Un profeta es despreciado solamente en su pueblo, en su familia y en su casa».
Y no pudo hacer allí ningún milagro, fuera de curar a unos pocos enfermos, imponiéndoles las manos.
Y él se asombraba de su falta de fe. Jesús recorría las poblaciones de los alrededores, enseñando a la gente.


Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

La cotidianidad

1) A su pueblo: El volver al origen sana y anima. Me viene a la memoria la historia de Don Bosco… en donde cuando sufrió una crisis grande tanto en su salud como en su fe, Don Cafasso, quien era su director espiritual, lo mandó a que vaya a su hogar y comparta con mamá Margarita. Eso lo animo y lo rehabilitó, como será que le propone a mamá Margarita ir con él para trabajar con los niños. En fin, a lo que voy es que el volver al origen sana y reanima, fortalece. Hoy te propongo a que vuelvas aunque sea espiritualmente a tu origen, a recordar tu hogar, tu familia, recordar ese olorcito de la salsa de la viejita que te lo hacía con tanto cariño, volvé a lo que te hizo ser lo que sos hoy vos.

2) Admirados: Nunca dejes de laburar y de hacer el bien, claro que siempre hablarán de vos y te harán críticas. Pero volvé a vos y recordá que estás en este mundo con una misión y hay gente que depende de ti y necesita de ti. Vos tenés grandes cosas por dar y por hacer pero no te achiques cuando la gente empiece a tirarte críticas o comentarios. ¡Vamos! Mira la cruz y recordá lo que hizo él.

3) Fe: Hay dos cosas que tienes y debes recordar siempre, porque son dos grandes elementos de tu vida: la fe y la libertad. Estas dos cosas no son negociables. Cuida y alimenta tu fe, abandónate en las manos de Dios, pero también forma tu corazón y tu relación con él. Por otra parte tu libertad, Dios te hizo libre. No dejes que nadie esclavice tu vida con sus ideas.

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: