Inicio Espiritualidad INTERCESIÓN EN CARA AL COVID-19

INTERCESIÓN EN CARA AL COVID-19

por Pbro. Juan Rodrigo Vélez
our-lady-of-good-help

La infección pandémica del Covid-19 ha causado muchas muertes, enfermedades y pérdidas a personas y naciones.

Ante esta tragedia, ¿cuál es la respuesta espiritual de los cristianos? Esta tragedia debería llevarnos a orar más, confiando a otros y a nosotros mismos a Dios.

San John Henry Newman comienza un sermón titulado «Intercesión», con palabras de las Escrituras: «Orando siempre con toda oración y súplica en el Espíritu, y observando con toda perseverancia y súplica a todos los santos». Efesios vi. 18)

Naturalmente, oramos por nosotros mismos … “los apóstoles insisten especialmente en otro tipo de oración; orar por los demás, por nosotros mismos con los demás, por la Iglesia y por el mundo, para que pueda ser traído a la Iglesia «.

San John Henry cita además varias exhortaciones de las Escrituras a la oración. Una de estas … ”Exhorto a que, en primer lugar, se hagan súplicas, oraciones, intercesiones y agradecimientos para todos los hombres; para reyes y todos los que tienen autoridad. Por lo tanto, haré que los hombres recen en todos los lugares.”

Señala que, si bien a primera vista algunas exhortaciones son para rezar por uno mismo, se encuentra «realmente a la vista el bien de la Iglesia».

San Pablo escribe: «Damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, orando siempre por ti «. «Damos gracias a Dios siempre por todos ustedes, haciéndoles mención en nuestras oraciones». [Ef. yo. 16, 17. Phil. yo. 3, 4. Col. i. 3. 1 Tes. yo. 2.]

Gran parte de la oración cristiana es de intercesión para las ordenaciones, curas, misiones, etc. Él agrega:

“Tal es la lección que nos enseñaron las palabras y los hechos de los apóstoles y sus hermanos. Tampoco podría ser de otra manera, si el cristianismo es una religión social, como lo es preeminentemente. Si los cristianos van a vivir juntos, rezarán juntos; y la oración unida es necesariamente de carácter intercesor, ya que se ofrece para unos y para y para todos, para uno mismo como uno del todo «

Entendemos la gravedad de la propagación mundial de este virus mortal y las numerosas muertes que ha causado. Sabemos la necesidad de recurrir a Dios en oración. Pero, ¿lo estamos haciendo? ¿Y por qué estamos orando? Cada uno debe examinarse a sí mismo. Decide rezar a Dios Creador y Padre por misericordia. Decide decir algunas oraciones específicas. Y si ya lo estás haciendo, pregúntate: ¿qué más puedo rezar?

Newman enseña que «la intercesión es el tipo de oración que distingue a un cristiano de los que no son cristianos».

Luego explica que el cristiano está en condiciones de ofrecer tal oración porque está justificado, es decir, en estado de gracia y obediente a Dios. En consecuencia, cita el ejemplo del ciego, que fue curado, y dijo de Cristo: “Sabemos que Dios no escucha a los pecadores; pero, si alguno es un adorador de Dios y hace su voluntad, a él lo oye «. [John ix. 31.]

Y continúa con las palabras de Santiago que dice: «La oración ferviente y efectiva de un hombre justo vale mucho». Y de San Juan, «Todo lo que le pedimos, lo recibimos de Él, porque guardamos Sus mandamientos y hacemos lo que le agrada a Su vista». [Santiago v. 16. 1 Juan iii. 22.]

Además de ayudar a quienes están enfermos y necesitados, y de tomar precauciones para no difundir el Covid-19, debemos recurrir a nuestro Padre Dios con fé e implorar su misericordia, pedirle que sostenga a los profesionales de la salud, sane a los enfermos y brinde consuelo a los tristes. Mientras lo hacemos, recurramos a menudo a la Virgen María, Madre de Cristo y nuestra Madre, pidiéndole que interceda por nosotros.

En muchos lugares, la misa será cancelada. Esto no nos impide seguir la Misa en televisión y hacer una comunión espiritual. Hemos sido bendecidos viviendo en tiempos de buena atención médica y medicamentos efectivos. Muchos de nosotros damos esto por sentado. Nuestras oraciones intercesoras pueden ayudar a unirnos con los muchos santos que nos precedieron, que vivieron en una época sin medicamentos ni atención médica. Estos santos solo tenían a Dios durante una enfermedad, y podemos sacar fuerzas de su testimonio.

Orar a Nuestra Señora del Pronto Socorro ha dado paz a muchos fieles en tiempos de tribulación:

Oración a Nuestra Señora del Pronto Socorro

Oh, María, Madre de Dios, que, en medio de las tribulaciones del mundo, velas por nosotros y por la Iglesia de tu Hijo, sé para nosotros y para la Iglesia verdaderamente Nuestra Señora del Pronto Socorro, date prisa para ayudarnos en todas nuestras necesidades, que en esta vida fugaz puedas ser nuestro socorro, y obtener para nosotros

(Mencione su intención aquí …).

Ayúdanos a ganar la vida eterna a través de los méritos de Jesús, tu Hijo, nuestro Señor y Redentor. Amén.

REZAR:

Padre Nuestro … Dios te salve María …
Nuestra Señora del Pronto Socorro , apresúrate a ayudarnos. Nuestra Señora del Pronto Socorro, apresúrate a ayudarnos. Nuestra Señora del Pronto Socorro, apresúrate a ayudarnos.

Traducción: Marta Simpson

FUENTE: cardinaljohnhenrynewman.com/intercession-in-the-face-of-covid-19/

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: