Inicio 5 minutos del Espíritu Santo Los Cinco Minutos del Espíritu Santo
29 de abril

Los Cinco Minutos del Espíritu Santo
29 de abril

por Mons. Victor Manuel Fernández
5 min ES 1000x500 29abril2020

Clic para descargar el audio

Hoy contemplamos lo que hizo el Espíritu en la vida de Santa Catalina de Siena. Por una parte, en ella vemos realizada la sabiduría de los sencillos, porque Catalina era una mujer analfabeta, sin formación, que llegó a explicar misterios profundos de la vida espiritual y fue capaz de sacar de sus errores a muchos pretendidos sabios de su época. La acción del Espíritu en quien se deja enseñar por él, produce la más alta sabiduría, e infunde en los aparentemente débiles un arrojo incomprensible. La humilde e inculta Catalina era capaz de dirigirse al Papa dándole consejos y de reprochar de frente las debilidades de los obispos.

Además, el hombre o la mujer donde obra el Espíritu, que se deja llevar en la existencia por el impulso de vida del Espíritu Santo, pierde el temor al desgaste que pueda ocasionarle su misión; ya no le tiene miedo al paso del tiempo, a la pérdida de energías, y cada vez experimenta una seguridad mayor, prueba «gozo y paz en el Espíritu Santo» (Romanos 14,17). Por la firme vitalidad que le ha ido dando el Espíritu con el paso de los años, «en la vejez seguirá dando fruto, y estará frondoso y lleno de vida» (Salmo 92,15).

La vida de Dios en nosotros nos hace experimentar, cuando una parte de nosotros se va desgastando, que hay otro nivel de vida que va creciendo: «Al cansado da vigor, y al que no tiene fuerzas le acrecienta la energía» (lsaías 40,29-31).

Es bueno que hoy pidamos al Espíritu Santo que derrame en nosotros esa sabiduría de los humildes y esa fortaleza de los santos que se dejan conducir por él.

Related Articles

1 comentario

ana alvarellos abril 29, 2020 - 9:45 am

Presumir es más fácil para aquellos que tienen habilidades humanas que para aquellos que no las poseen, para todos aquellos que se atribuyen méritos y hacen planes y proyectos, que para aquellos que viven día a día descubriéndose cada vez más incapaces en todo y dejando todo el mérito al Amor y a la sabiduría que el Espíritu Santo nos ofrece. La pequeñez es un Bien al cual debemos aspirar siempre, ya que es un Don y por lo tanto nunca podremos poseerlo por nosotros mismos. Ven, Espíritu Santo, quema con el fuego de tu Amor mi orgullo, para que pueda haber en mi corazón siempre más lugar para Jesús, mi amoroso Salvador

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: