Inicio Reflexiones Dios y hombre; paz y justicia

Dios y hombre; paz y justicia

por Pbro. Juan Rodrigo Vélez
Estar con Dios

Cuando el hombre se aleja de Dios, hay egoísmo, injusticia, crimen y, con ello, dolor, tristeza y alienación.

El brutal asesinato de George Floyd, con la complicidad de otros tres oficiales, es un ejemplo de lo que sucede cuando el hombre olvida a su Creador y no se tiene en cuenta la vida humana.

La pérdida al respeto por la santidad de la vida humana es la degradación extrema del hombre, violencia que comienza con la destrucción de la vida en el útero. Esto sucede cuando los hombres ya no respetan el plan y el amor de Dios. En su mayor parte, los medios de comunicación y los políticos han oscurecido los problemas, haciéndolos políticos e ignorando las causas religiosas y sociales más profundas. Después de este crimen y otros actos violentos similares en varias ciudades de nuestro país, muchas personas han reaccionado comprensiblemente con dolor y enojo, y han expresado sus sentimientos en muchas ciudades de nuestro país. Tienen derecho a la manifestación pacífica de sus sentimientos y derechos.

Cientos de personas, sin embargo, se han unido a estas protestas para promover sus propios objetivos personales o ideológicos y los han convertido en actos de disturbio, violencia y saqueo. Vemos cómo las personas injustas usurpan las causas justas. Una vez más, la pérdida de la santidad de la vida se muestra porque los alborotadores y saqueadores han matado a docenas de personas que simplemente han tratado de proteger su propiedad. El secuestro de protestas pacíficas para hacer violencia con total indiferencia por las víctimas es otro ejemplo de la pérdida de respeto por la humanidad. Las escenas de muchas protestas violentas también nos recuerdan que la violencia no debe enfrentarse con la violencia. Martin Luther King enseñó que uno puede resistir el mal sin recurrir a la violencia, y mostró con su ejemplo que esto es posible.

Principios cristianos

En un sermón sobre la respuesta de los cristianos a la persecución, San Juan Henry Newman escribe: “Ahora, nuestro Señor y Salvador no nos prohibió el ejercicio de ese instinto de defensa personal que nace con nosotros. No nos prohibió defendernos, pero prohibió ciertos modos de defensa. Todos los medios pecaminosos, por supuesto, Él prohibió, porque es claro sin necesidad de mencionar. Pero, además de esto, nos prohibió lo que no es pecaminoso, pero sí permitido por naturaleza, aunque no de la manera tan excelente y perfecta que Él enseñaba: nos prohibió defendernos por la fuerza, devolver golpe por golpe. «

Muchos seres humanos inocentes han sido heridos y algunos asesinados en estos disturbios violentos que cooptaron las protestas pacíficas. Negocios e incluso iglesias han sido destruidos o vandlizados. A la luz de los graves acontecimientos de estos días, el Evangelio tiene importantes lecciones que enseñarnos. -Cada ser humano es creado por Dios a su semejanza y merece respeto sin importar su color, religión, educación u opiniones políticas. -El hombre siembra lo que cosecha, y cada persona será responsable de sus actos. Quienes cometen delitos merecen un castigo justo. -Jesucristo murió en la cruz para obtener perdón por nuestros pecados. Los hombres y las mujeres deben recurrir a Dios, para reconciliarse con Él, y trabajar por la paz y la justicia en sus vecindarios, ciudades y el mundo en general. Cuando los hombres olvidan a Dios, se destruyen a sí mismos.

Problemas de fondo

Además de buscar justicia por la muerte de George Floyd y reformar la cultura y la práctica de los departamentos de policía, existen muchos problemas graves de injusticia social, pobreza, delincuencia y el “welfare state” (mantenimiento por el estado) que nuestra sociedad debe abordar. Esto requerirá un trabajo serio y constructivo llevado a cabo por cristianos dedicados, personas de otras creencias religiosas y otros hombres de buena voluntad. Sin embargo, con demasiada frecuencia, su trabajo se verá eclipsado por otros problemas sociales y se verá perjudicado por una representación glamorosa de la violencia, las drogas y el sexo en algunas músicas, videojuegos y entretenimiento público.

Al mismo tiempo, reconocemos que la mayoría de los agentes de policía protegen nuestras comunidades y merecen nuestro respeto y gratitud. Algunos han sido asesinados durante los disturbios que protegen a nuestras comunidades debido a las malas acciones de unos pocos. No sólo debemos denunciar la violencia a las personas arrestadas o encarceladas, sino también a los hombres y mujeres buenos y fieles que arriesgan sus vidas diariamente al servicio de nuestras comunidades.

Los cristianos en el mundo

En otras circunstancias, San John Henry ofrece a los cristianos perseguidos los siguientes consejos que, sin embargo, aún pueden aplicarse en parte: «Primero: sobriedad, autocontrol, control de la palabra y el sentimiento (…) Además, que esto se considere. El precepto que se nos da es que «no resistamos al mal»; que cedamos a la autoridad mundana y «demos lugar a la ira». Esto lo hicieron los primeros cristianos de una manera especial (…) A esto hay que añadir que la verdad tiene en sí el don de la difusión, sin instrumentos; se abre paso en el mundo, bajo la bendición de Dios, por su propia persuasión y excelencia «.

Al mismo tiempo que buscamos justicia por crímenes y reconciliación en nuestro país, debemos mostrar respeto a cada persona y a sus propiedades. Debemos fomentar gestos de comprensión y respeto en el trabajo y en nuestra vida diaria, promoviendo una cultura digna de los seres humanos y los hijos de Dios. Pero debemos comenzar examinando cómo honramos a Dios, si obedecemos Sus mandamientos y si buscamos tener una relación personal con Aquel que es nuestro Hacedor y Salvador. Como enseña el Vaticano II: «sin el Creador, la criatura desaparecería».

Además de trabajar por la justicia, que es una condición indispensable para la paz, debemos recordar que la paz es ante todo un regalo de Dios, un regalo por el cual debemos rezar. Sin oración y confianza en Dios no podemos lograr la paz. Oremos estos días más fervientemente a Jesús, Príncipe de Paz por la intercesión de la Virgen María, Reina de la Paz, por la paz y la justicia en nuestra nación y en el mundo.

Traducción: Marta Simpson
Fuente: cardinaljohnhenrynewman.com/god-and-man-peace-and-justice

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: