Inicio Los Salmos Te Alabamos Señor. Hoy: Salmo 12

Te Alabamos Señor. Hoy: Salmo 12

por Editor mdc
Salmo 12

Alabar a Dios, orar, conversar con el Padre, siempre recordando nuestra condición de hijos amados por Él. Estos son algunos de los objetivos de este proyecto de Misioneros Digitales Católicos , que culminará cuando publiquemos el Salmo 150.

Hoy compartimos con ustedes el Salmo 12

Clic para descargar el audio

SALMO 12 (versículos 1-9)

1 Del maestro de coro. En octava. Salmo de David.

2 ¡Sálvanos, Señor, porque ya no hay gente buena,

ha desaparecido la lealtad entre los hombres!

3 No hacen más que mentirse unos a otros,

hablan con labios engañosos y doblez de corazón.

4 Que el Señor elimine los labios engañosos

y las lenguas jactanciosas de los que dicen:

5 «En la lengua está nuestra fuerza;

nuestros labios no defienden, ¿quién nos dominará?».

6 «Por los sollozos del humilde y los gemidos del pobre,

ahora me levantaré –dice el Señor–

y daré mi ayuda al que suspira por ella».

7 Las promesas del Señor son sinceras

como plata purificada en el crisol,

depurada siete veces.

8 Tú nos protegerás, Señor,

nos preservarás para siempre de esa gente;

9 por todas partes merodean los malvados

y se encumbran los hombres más indignos.

Fuente: El Libro del Pueblo de Dios. 

Voz: Ma Teresa Vargas /Música: Juanjo Cabrera (Spotify)/ Juanjo Cabrera (canal de Youtube)

Comentario del Salmo 12

Salmo de súplica comunitaria, estructurado en cuatro partes: aflicciones (2-3), súplica (4-5), oráculo divino (6) y expresión de confianza (7-9). El salmo se abre con un diagnóstico  pesimista de la humanidad, que sirve para introducir  la situación de pecado, tipificada en el mal uso de la palabra: mentira, hipocresía, arrogancia  y que provoca la correspondiente súplica. Responde un oráculo en nombre de Dios, que escucha el grito de los humildes y los pobres, y promete su salvación. En contraste con las malas palabras de los enemigos, las palabras sinceras de Dios infunden confianza y garantizan su intervención.

Fuente: La Biblia, La Casa de La Biblia, edición aprobada por la Conferencia Episcopal Española.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: