Inicio Filosofía para Vos “El Asombro y la filosofía Realista”

“El Asombro y la filosofía Realista”

por Matias Gordillo
Filosofia para vos-El Asombro y la filosofia Realista

¿Algo o alguien alguna vez te robó la mirada? Es el ¡ASOMBRO!

Tanto Platón como Aristóteles estaban de acuerdo en una cosa: en que el principio de la filosofía y de cualquier sabiduría humana está en el ASOMBRO, en la ADMIRACIÓN.

Recuerdo que un día estábamos en clases, y les hice una broma a mis alumnos, les dije: chicos en el patio está…y di un nombre de un famoso, salieron todos  atropellándose entre ellos a mirar por la ventana, ¡Eso es la admiración o el asombro!

Tal vez puedes recordar si alguna vez algo o alguien te atrajo la mirada, de esa manera tan fuerte, que te hizo olvidar de tu entorno, para concentrarte en eso tan bello, tan grandioso, tan bueno para vos, que te seduce de tal manera, que te roba toda ¡tú atención! Ese es el asombro que tiene ciertas características.

Contrapartida

 Pero como contrapartida veo que hay chicos que dicen: ¡Papá estoy aburrido! o a veces hay gente adulta que son una máquina de trabajar, ¡una máquina de trabajar! y han perdido el sentido, muchas veces, de la vida, reduciéndolo a lo económico, o a lo utilitarista, han perdido la ilusión.

¿Qué nos ha pasado? filosóficamente podemos encontrar algunas causas:

El escepticismo, que nos dice que es tan difícil alcanzar la verdad, que hay tantas teorías, que entonces el hombre nunca va a estar seguro de nada. En ese contexto, obviamente, que nada me va a llamar la atención, porque es imposible alcanzar la verdad. 

Pero hay otros que se van al otro extremo, son los que tienen respuesta para todo lo que le preguntes, no hay nada que para él este indefinido, es totalmente claro, y muchas veces eso no es ver la realidad, porque la realidad es más compleja, muchas veces esas estructuras son ideologías con las cuales simplifico lo real.

Yo te propongo

Por eso lo que te propongo es, dejarnos asombrar por la realidad, dejar que las cosas nos muestren la grandeza que tienen, y desde allí llega esta actitud muy particular de la filosofía que algunos llaman filosofía del ser, o filosofía realista, que simplemente es la prioridad de la realidad para que se muestre con toda su grandeza y su belleza de tal manera que seduzca la inteligencia, para que la inteligencia pueda alcanzar, encontrar la verdad.

Para el realismo filosófico el hombre tiene confianza en sus capacidades de alcanzar la verdad, obviamente que tenemos limitaciones, pero también una confianza de que podemos llegar a la verdad.

Por otro lado el realismo filosófico plantea que: “nada puede ser y no ser a la vez bajo el mismo aspecto”, por lo tanto es la actitud natural de todo ser humano, que esta impulsado a encontrar y conocer la verdad. 

Este realismo filosófico es el que nos permite la actitud de asombro. Algunos comparan esta actitud de asombro como la mirada de un niño, que por primera vez mira algo, lo reconoce, y se asombra de eso que tal vez para otro no lo es, porque esta acostumbrado a verlo. 

Algo exterior

Entonces lo que  tenemos que tratar de modificar no es algo exterior a nosotros, sino algo interior, es nuestra mirada sobre la realidad, y esa mirada tiene que tratar de ser como la de ese niño, que se asombra inocentemente por algo que ve por vez primera.

Muchas veces nuestra mirada esta como en un sueño, dormida, pero tenemos que tratar de mirar la realidad con los ojos de la primera vez, como que por primera vez me encuentro con este amigo, por primera vez le doy un abrazo a mi hermano, por primera vez puedo contemplar este paisaje en una noche estrellada, por primera vez puedo disfrutar de poder respirar y de poder vivir, por primera vez puedo asombrarme de la mirada de mis hijos, por primera vez puedo contemplar la mirada inocente de una persona, o leal de una persona, ese rostro de bondad, tantas cosas en la cual admirarse de la realidad. 

 Si vamos al campo de la biología, el orden y la grandeza del cuerpo humano, en el mundo animal, la perfección de las abejas y las hormigas, tantas cosas increíbles de la realidad que nos llaman poderosamente ¡la atención y la admiración! 

Por eso algunos dicen que el filósofo también tiene algo de poeta, porque es la realidad que sobreabunda en belleza, que me permite entonces expresarla de otro modo, para el cual a veces las palabras solas no alcanzan, y entonces hay que acudir a alguna analogía.

Cosas

Hay un principio filosófico que dice que: “no hacen falta muchas cosas, sino que tenemos que tratar de ver lo mucho de las cosas”. En este sentido el asombro no lo tenemos que buscar en lo extraordinario, para lo cual cada vez estamos dando como una tolerancia y necesitamos algo más sorprendente aún, estamos buscando tanto lo extraordinario que perdemos de viste lo ordinario. El asombro de lo cotidiano, ése es el asombro que también en la filosofía me puede ir llevando a una actitud contemplativa, para valorar la realidad de las cosas

Por último, hay una frase hermosa que dice Juan Pablo Segundo en un escrito (Fides et ratio), dice que: “el hombre que ha perdido la capacidad de asombro, ha perdido la capacidad de vivir una vida auténticamente humana.”

Te invito a esta filosofía del ser, a esta filosofía realista, que se deja admirar y asombrar por lo cotidiano, por lo mucho de las cosas, y en este sentido te invito a descubrir de nuevo la realidad y a mirarla con ojos de niños

POEMA FINAL

¿Por qué vas derrotado caminado por la vida?,
Tu mirada perdida cual maquina sin reposo,
¿Por qué tu alma aburrida marchita y pierde brillo?
Esclava de la rutina, ni a Dios le dejas un sitio!
Si descubrieras de nuevo la grandeza de las cosas,
El milagro de la vida, una música hermosa,
Si miraras tu familia, o a tu patria y su belleza,
Te conmovería la injusticia, Y te alzarías contra ella
Si te asombraras de estar vivo, del abrazo de un amigo,
Dejarías tu reposo,  recuperarías tu brillo,
Podrías ver tus miserias, las que un día alguien te dijo
Decidido a transformarlas, y a empezar nuevos caminos
Cada día más intenso Cada día más vivo!
Que pasen así los años con el asombro de un niño!
Tu interior como una lámpara da certeza y te admira
Cuando perdí sin darme cuenta, El sentido de mi vida

Puntos resaltantes de este tema

  1. El principio de la sabiduría es el asombro, para conocer la realidad
  2. Hay dos enemigos, el escepticismo y la ideología que no dejan ver la realidad
  3. Debemos recuperar la mirada de un niño, mirar de nuevo como por primera vez
  4. Dar prioridad a la realidad, como actitud propia del realismo filosófico
  5. Poesía inspiradora sobre el asombro

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

1 comentario

Avatar
Delia septiembre 17, 2020 - 5:17 pm

Que hermoso!!! Agradable y dulces palabras. Gracias

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: