Inicio Reflexiones Respetos humanos: ¿actitud valiente o cobarde?

Respetos humanos: ¿actitud valiente o cobarde?

por Luz Ivonne Ream
respetos humanos

Los respetos humanos es una manera de proceder donde no buscamos ni defender ni seguir la verdad conforme inspira la recta conciencia y, por lo tanto, nos preocupamos más por lo que los otros dirán o cómo reaccionarán si decimos algo de lo que tenemos la certeza es la verdad y es contrario a lo que los demás piensan.

Es una forma de “caridad y compasión” muy mal entendida porque la Verdad lleva al Bien y el callar por respetos humano u omisión conduce al mal y, por lo tanto, no es verdadero amor.

¡Claro! A nadie nos gusta tener problemas y muchas veces hablar de «la Verdad» es lo que más conflictos acarrea, discusiones, que puertas se cierren, etc. Un mundo donde hablar solo lo políticamente correcto y aceptado nos ha convertido en personas tibias, timoratas y cobardes. Por supuesto que antes de actuar por justicia debemos tomar en cuenta la opinión de otros, saber qué y cómo piensan y, sobre todo, entender por qué piensan así. Pero saber todo esto, tener conocimiento es únicamente para ayudarnos a formar un juicio de conciencia en el que sigamos buscando la verdad, la caridad y la justicia.

El amor es valiente

Recordemos que solo el amor es valiente. Solo él es fuente de crecimiento; sólo él es fecundo; sólo él convierte corazones y brinda paz y es quien nos dará la valentía y la fortaleza de hablar cuándo y cómo haya que hacerlo. No se trata de dar consejos ni de decir que así son las cosas y punto, sino de presentar a la Verdad de una forma apetecible, no barnizada ni mucho menos, sino deseable para que esta sea conocida, amada y abrazada en su todo. Pero la Verdad siempre debe de ir de la mano de la paz, de la caridad y también de la prudencia, esa maravillosa virtud incardinada en nuestra alma que es la que nos guiará para saber qué decir, cómo y cuándo hacerlo. Muchísimas veces esa misma maravillosa prudencia también nos indicará cuándo y cómo mantener el silencio, no por miedo ni respetos humanos sino por caridad -misericordia-, siempre teniendo en claro que nuestro fin primordial es llevar almas a Dios, a la plenitud de sus vidas.

Demasiadas divisiones

Es verdad, los creyentes sabemos que nuestra amadísima Iglesia Católica -como tantas otras- ya está por demás dividida, demasiado separada. Son muchas las diferencias en pensamientos, creencias, prácticas e ideologías que nos dividen. Un «ego» absurdo y la falta de tolerancia y caridad nos separan cada vez más y más de nuestra verdadero y único fin al que todos fuimos llamados, la santidad y llegar a Dios por medio de una vida sacramental y de oración, -Cristocéntrica-. En nuestra misma iglesia necesitamos reencontrar cuáles son nuestros puntos de unión y reconciliación y no de discrepancia. Necesitamos andar por el único camino que llega a los corazones, el camino del amor por medio de la paz y de la unión. No le demos gusto al padre de la mentira, de la guerra y de la división y ahoguemos el mal en abundancia de bien como decía San Pablo, siempre recordando que lo que no da paz, no es de Dios.

Así que valientes, es lo que nuestro mundo necesita. Personas de recta conciencia que amen y defiendan la Verdad, pero insisto, con una sonrisa, alegres y desde el amor, la paz y la unidad.

Y tú, ¿cómo andas en eso de los respetos humanos?

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: