Inicio Bitácora del Peregrino Un recorrido por la ciudad de Santa Fe, en Argentina

Un recorrido por la ciudad de Santa Fe, en Argentina

por Miguel Cabrera
Iglesia Peregrina 09182020

Santa Fe en casi 450 años de vida tiene una gran tradición religiosa. Recorremos sus calles para que agendes su visita en tu próximo viaje.

A Santa Fe, en la República Argentina, la funda Juan de Garay, siete años antes que, a Buenos Aires, un 15 de noviembre de 1573. El acta indica que estaba en una zona a orillas del Río Quiloazas (hoy San Javier). Casi 100 años más tarde la ciudad es traslada a su emplazamiento actual. De acuerdo con algunos historiadores, Garay llamó a su ciudad Santa Fe en recuerdo, tal vez, en los Reyes Católicos. Ellos, en la época del asedio musulmán, quisieron exaltar su «Santa Fe Católica», frente a los adoradores de la Medialuna llamando así un campamento cerca de Granada.

Estos casi 450 años de vida hace que la ciudad de Santa Fe cuente con una gran tradición religiosa. Aquí se encuentran algunos de los templos más antiguos del país y, muchos de ellos, han sido escenario de importantes hechos históricos de ese país. Además, en ellos se acumula un riquísimo patrimonio artístico que muestra la historia de la gente que constituyó la ciudad nativos, africanos y europeos.

El paso del Papa Francisco por la ciudad de Santa Fe.

La secretaría de turismo de la ciudad de Santa Fe realizó un circuito que denominó “El paso del Papa Francisco en la ciudad de Santa Fe”. En él se recorre y recupera la historia de uno de los establecimientos más antiguos de la ciudad: el colegio Inmaculada Concepción. Esta institución hospedó de 1964 a 1965 Su Santidad durante su formación como párroco y Maestrillo.

El recorrido visita los patios internos del Colegio y la zona de Clausura, la Capilla Doméstica, y el antiguo comedor entre otros sitios de interés. Uno de los puntos apreciables lo compone la habitación ambientada donde Bergoglio dormía y pasaba su tiempo. Asimismo, hay una galería de fotografías de toda su infancia y un audiovisual con testimonios de exalumnos que concluye con su proclamación como Papa Francisco.

Este circuito posee visitas regulares durante los fines de semana, se puede realizar con guías locales o audioguías (idioma inglés y español).

Convento, museo e Iglesia de San Francisco de Santa Fe

La edificación data del año 1680, y constituye uno de mejores ejemplos de arquitectura neocolonial y de tradición litoral en la Argentina. La Orden Franciscana, junto con los nativos, levantaron el templo y el Convento. Este, con largos corredores envueltos por columnas de gruesa madera, es centinela de valiosas reliquias de carácter artístico e histórico.

Dentro de la iglesia el artesonado del techo, de inspiración mudéjar, tallado y encastrado a mano con maderas provenientes del Paraguay, es algo digno de conocer.  En el templo se encuentran las imágenes de un Cristo barroco de Alonso Cano ejecutada en una sola talla de madera policromada, y regalada en 1653 por la reina Mariana de Austria, y del santo africano San Benito de Palermo, perteneciente a los descendientes de Juan de Garay. Otra imagen, la de la Inmaculada Concepción, fue ofrendada en 1642 por la hija del fundador.

Dentro del acervo del museo se destaca la Sala de los Constituyentes, donde se encuentran representados en muñecos de cera, de tamaño real, los congresales constituyentes de 1853, que se alojaron en la ciudad para dar firma a la Constitución de Argentina. Allí también esta el Cristo ante quien se juró la Carta Magna.

Iglesia Jesuítica Nuestra Señora de los Milagros

La Iglesia de Nuestra Señora de los Milagros se ubica en la Manzana Jesuítica. Se erigió en 1660 por lo que se constituye en la más antigua de pie en la provincia.

Entre sus reliquias se acentúa el cuadro milagroso de la Virgen de la Pura, Limpia e Inmaculada Concepción de María, que la pinta, en Santa Fe, el Jesuita Luis Berger en 1634. La historia del “milagro del cuadro” constituye hoy un relato apasionante para los visitantes que llegan hasta allí. Hechos que están registrados en las actas notariales que se guardan en el colegio y en el Vaticano. Otros elementos dignos de conocer son los confesionarios y el púlpito tallados a mano por los nativos de las reducciones jesuíticas de Misiones.

La Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe es el templo más bello de la arquidiócesis de Santa Fe de la Vera Cruz. El inicio de la edificación se registra en 1905 y en su interior se conserva la imagen de la Virgen de Guadalupe patrona de la provincia.

En 1928 se consiguió la coronación de la imagen de manos del Papa Pio XI. Hasta nuestros días es el lugar de mayor devoción de la provincia de Santa Fe, lo cual se ve plasmado en las peregrinaciones que se realizan anualmente.

Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe

Desde finales del siglo XIX, la fiesta de Guadalupe se ha consolidado como la más grande de la fe católica santafecina.

Desde hace más de 100 años, el segundo domingo después de Pascua, la ciudad recibe a peregrinos que llegan a venerar a la Virgen de Guadalupe, patrona de Santa Fe. Se destaca dentro de las celebraciones, las peregrinaciones de niños por la costanera y la misa central del domingo por la tarde con procesión encabezada por la imagen de la Virgen.

Convento de Santo Domingo e iglesia Nuestra Señora del Rosario en Santa Fe

Este conjunto arquitectónico comenzó a construirse en 1670, forma, junto a la Basílica, uno de los santuarios más tradicionales de la ciudad de Santa Fe. En 1895 se realizó una remodelación y se le puse de nombre El Vaticano de Santa Fe por los pintores involucrados en su decoración.

Su interior atesora imágenes, vitrales y medallones pintados por Juan Cingolani, restaurador de la Capilla Sixtina.

En sus claustros funcionaron las primeras escuelas de la ciudad a cargo de la Orden Dominica. También sirvió de hospedaje, en 1810, al prócer argentino Manuel Belgrano en su marcha al Paraguay.

Iglesia Catedral en Santa Fe

La Iglesia Catedral fue el primer templo que tuvo la Ciudad de Santa Fe. Se ubica en el centro del casco histórico, aún conserva características de su estructura colonial como las paredes de adobe prensado de un metro y medio de espesor. El templo original comenzó a construirse en 1661 luego del traslado de la ciudad al nuevo emplazamiento.

Allí esta “La Vera Cruz” una madera labrada, que fue encontrada por los conquistadores. Está enmarcada en un fondo de terciopelo rojo y es custodiada celosamente en el arzobispado santafesino. Algunos autores aseguran que ese hecho determinó el nombre de Santa Fe de la Vera Cruz.

Turismo religioso
Turismo – viajes

Visita: baiglesias.com / turismoreligioso.travel

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: