Inicio Uncategorized Señor enséñame tus caminos, instruye en tus sendas

Señor enséñame tus caminos, instruye en tus sendas

por Editor mdc
apostoles-pescadores-de-hombres

Jesús inicia su predicación, su vida pública, el anuncio del mensaje salvador para la humanidad en este domingo

Evangelio según San Marcos 1,14-20. 

Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo:
«El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia».
Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores.
Jesús les dijo: «Síganme, y yo los haré pescadores de hombres».
Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron.
Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes. En seguida los llamó,
y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron.

Transcripción de La Voz del Pastor del 24 de enero del 2021

El Señor Jesús inicia su predicación su vida pública, el anuncio del mensaje salvador para la humanidad en este domingo en el capítulo 1 de San Marcos y recuerden que este año en el tiempo ordinario vamos a leer el evangelio de Marcos. Yo le propondría a usted y a su familia que tomen este evangelio, es el más corto de los cuatro, y lo vayan leyendo capítulo por capítulo, parte por parte. Si ustedes se encuentran con el Señor Jesús en su palabra, en el evangelio van a encontrar una fuerza Espiritual para su vida, van a encontrar que le muestra los caminos que los invita, que los llama, que los envía el encuentro con Jesús en su palabra llena de fortaleza espiritual nuestra vida, pues hoy, en el capítulo primero nos encontramos con que el Señor Jesús está diciendo: se ha cumplido el tiempo, llegó la plenitud de los tiempos con Jesús nacido de la Virgen María, llega a la plenitud de los tiempos pero además está diciendo: está cerca el reino de los cielos está cerca la presencia de Dios como diciendo, no lo vayan a buscar por otro lado, está tan cerca que está en su vida está en su corazón, está en el ambiente, donde usted se desarrolla y después dice: conviértanse y crean en la buena noticia, crean en el evangelio recuerden que convertirse no es cambiar de religión convertirse,es cambiar de corazón, cambiar de actitud, cambiar su manera de vivir, es la conversión y llama la atención que en la primera lectura también hay un predicador de la conversión que es Jonás, él no quería ir, no quería cumplir ésa misión porque era una misión difícil, era anunciarle a una ciudad grande como Nínive que iba a ser destruida, pero los Ninivitas se convirtieron, renovaron su corazón hicieron ayuno hicieron penitencia y se transformaron y entonces le dio la oportunidad de seguir viviendo, es que la conversión nos lleva a continuar viviendo, no con las categorías antiguas como nosotros estábamos acostumbrados, sino con la novedad del evangelio con la buena noticia del evangelio que es Cristo Jesús, él está predicando la conversión, no por miedo, sino con la alegría del evangelio, él no nos está anunciando que si no nos convertimos vamos a ser destruidos, como anunciaba con as en la ciudad de Nínive, es lo que nos está anunciando es que el reino ya llegó y que es necesario que nosotros nos renovemos, nos transformemos demos un nuevo giro un nuevo rumbo y un nuevo ritmo en nuestra vida para que podamos encontrar la presencia amorosa del salvador.

Éso es lo que hace el Señor Jesús y se lo está diciendo a usted y me lo está diciendo a mí y a la humanidad entera, pero entonces nosotros deberíamos ser misioneros de la conversión y del reino, anunciar la buena noticia con el testimonio de nuestra vida y con nuestra palabra. Mire que el Señor Jesús, después de ese primer anuncio pasa por un lugar pasa por el lago de Galilea y llama a dos hermanos que están allí trabajando a dos trabajadores Dios llama a las personas ocupadas hay alguien que dice: yo no tengo tiempo para responderle al Señor, pero miren ustedes que los Apóstoles no eran personas desocupadas, estaban trabajando y en medio del trabajo el Señor nos llama.

Si tenemos tiempo, el tiempo suyo y el tiempo mío es tiempo para responderle al Señor ellos dejaron la barca, dejaron la red dejaron su ambiente y siguieron al Señor Jesús porque les estaba diciendo: yo los haré pescadores de hombres. Cuando nosotros aceptamos la predicación de la buena noticia cuando le abrimos el corazón al reino de Dios y cuando nos convertimos somos capaces también de dejar los estilos antiguos por el seguimiento, verdadero gozoso y pleno de Cristo Jesús, el Señor, hoy el día para su conversión y esta semana vívala en la novedad gozosa del evangelio, que Jesús predica para su vida y que le dice: yo también lo haré a usted hombre o mujer, pescador de hombres para el reino de Dios y para la Santidad.

Que el Señor bendiga a su familia y su trabajo.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo Amén.

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: