Inicio Entrevistas El legado de Thiago

El legado de Thiago

por Editor mdc
luis-pedro-recinos

Un Alto en el Camino es: un Podcast de Misioneros Digitales Católicos (MDC), en el cual J.R. Arévalo presenta entrevistas con cristianos que viven su fe y con su servicio transforman vidas y dan testimonio del Evangelio.

“Momento de tomar una pausa para bajar las revoluciones a lo ajetreado que puede estar la vida, para que respiremos y reflexionemos un momento”.

El  legado de Thiago  –  Luis Pedro Recinos

El legado de Thiago
  • Nacido en Guatemala, Ingeniero industrial, imparte clases en una universidad de Guatemala, conferencista y participante como panelista en diferentes países (Guatemala, Colombia, Panamá, Costa Rica, Estados Unidos), en temas de estrategias, transformación organizacional, tecnología y crecimiento personal. Es un promotor de la gratitud como un medio para descubrir la felicidad; autor del libro: “EL LEGADO DE THIAGO una travesía de 365 días de gratuidad”.  Católico, practicante y fiel creyente.
  • ¿En qué consiste la gratuidad como medio para descubrir la felicidad?
  • “Lo primero es entender: ¿qué es la gratitud o la gratuidad?: Es reconocer que se te otorga algo, verlo como un regalo, nada que nadie te debe, sino que te lo están dando y tú lo reconoces, lo sientes y lo agradeces. Me gusta referir a un dicho: La gratitud es la madre de todas las virtudes”. La gratitud es una actitud que permite enfocarnos y  reconocer lo que ya tenemos y no en lo que nos hace falta para vivir una vida llena de abundancia. (…)
  • ¿Cómo  podríamos  comenzar a hacer ese ejercicio de gratuidad en todo caso?
  • “Todos vivimos nuestra propia versión del día a día, eventualmente  se vuelve  una rutina. Si uno no hace ese alto en el camino, para pensar y reflexionar sobre la vida, uno nunca  sale de ese círculo vicioso y uno quiere salir de ese círculo vicioso y entrar a un círculo virtuoso. La gratitud es una virtud que tenemos adentro.  Me gusta compararla con un músculo del cuerpo, en algún momento debemos despertar, hacer crecer, desarrollar la gratitud. Esto no va a pasar de la noche a la mañana, debemos trabajar algunos ejercicios:  practicar actitudes o tratar de cambiar nuestra actitud ante la vida, hasta que poco a poco volvamos la gratitud un hábito.  Una de las formas de practicar este hábito, es llevando un diario de gratitud durante tus oraciones, escribiendo agradecimientos en papelitos, lo importante es practicarlo frecuentemente, porque cuando se vuelve un hábito es cuando despertamos  espiritualmente”. (…)
  • “Luis Pedro, has sufrido en tu vida duros golpes, las reflexiones más profundas acerca de este tema de la gratuidad, las hiciste en el marco de una pérdida muy dolorosa”.
  • ¿En tu vida cuál es el legado que dejó Thiago?
  • “Es un legado de: gratitud, valores, felicidad;  fue un año, que probablemente ha sido el más triste e intenso de mi vida y de nuestro matrimonio, pero a su vez fue un año  gratificante, de crecimiento personal y espiritual, que fortaleció nuestro matrimonio, un periodo de reflexión. El Legado de Thiago es un legado  de valores, felicidad y gratitud  tomando como misión poderlo compartir con otros. Escribí el libro, entendiendo que podríamos apoyar a personas que también pasarán por el nacimiento y pérdida de un bebe”. (…)
  • ¿Cuáles son esos valores, que habías olvidado y que a partir de esta dura  experiencia lograste retomar?
  • “Son: Propósito, espiritualidad y gratitud; Un primero de enero, tomé la decisión de emprender un proyecto personal.  Llevar un diario de gratitud por 365 días consecutivos, documentando una pequeña frase de gratitud al finalizar mi día, por un evento o sentimiento.  Cuando llevaba apenas 14 días y  estaba agarrando el gusto a ese ejercicio de gratitud, es cuando nace prematuro mi hijo Thiago, con 24 semanas de gestación, lamentablemente al siguiente día, un pulmoncito le colapsó. Fue ahí  donde pasé momentos de reflexión y donde eventualmente, sí, encontré una razón por la cual agradecer, incluso el día que mi bebé falleció en mis brazos. Luego, inesperadamente hacia finales de ese año nace nuestro siguiente bebé, Fabián, en un estado extremadamente prematuro. Todo lo que sucedió en ese año fue un período muy profundo donde el hilo conductor era el diario de agradecimientos, que se resume en una serie de valores que nos lleva al tema del propósito. El otro valor, la espiritualidad es estar en contacto profundo con uno mismo, como persona, como fiel católico“. (…)
  • “En ese camino por descubrirse, por dar gracias de la propia vida, independientemente de las  circunstancias y dificultades requiere un esfuerzo; tenés que tener un propósito de ser agradecido”.  
  • ¿Realmente sientes gratuidad?

“En la medida que tú vas practicando la gratuidad, vas alcanzando diferentes niveles que te abren los ojos, para poder ser agradecido con muchísimas más cosas.

Siendo nosotros agradecidos, empezamos a volvernos más sensibles a la vida.  Nuestro día a día, aunque puede ser rutinario, se vuelve más abierto y más consciente, versus un día que vas en piloto automático; tal vez escuchas, pero no lo sientes, ni lo disfrutas. Siendo agradecido, vas abriendo tus antenitas para poder detectar todo lo que sucede a tu alrededor y poderlo saborear, lo que hace la diferencia en una vida feliz, llena de gozo. Son las pequeñas y sencillas cosas que pasan frecuente y constantemente a lo largo de nuestro día. Ser feliz con lo que tenemos y no estar pensando en lo que nos hace falta”. (…)             

  • “Es difícil reconciliar  estos  dos términos, es decir ponerlos en una especie de binomio: día duro y malo igual a felicidad”. 
  • ¿Cómo se logra reconciliar esas ideas, para ir creciendo espiritualmente?
  • “Los días duros y malos son parte de nuestra felicidad, se trata simplemente de abordarlos con una perspectiva positiva, para aprender, crecer y madurar. Hay una frase a la que me gusta hacer referencia: “La vida es un 10%  lo que sucede, y un 90% cómo reaccionas ante ello”. Esto a lo que viene es que todos en algún momento pasamos por desafíos, problemas, pérdidas de seres queridos. Esos momentos de duelo, de dolor, de retos, no quiere decir que tenemos que ignorarlos, sino encontrar en ellos una oportunidad de crecimiento”.
  • “El duelo con el tiempo, eventualmente mediante el amor se va convirtiendo en nostalgia”.
  • Lo que hacen los legados son:  los mensajes, la inspiración que trasciende a pesar que la persona o nosotros ya no estemos.  “De ahí viene El Gran Legado de Thiago”.
  • “El Consejo sería: Dar ese paso para descubrir el poder transformador de la gratitud. Algo que puede ser muy fácil es llevar un diario de agradecimiento de una forma sencilla, simplemente anotando el agradecimiento corto, versión tipo Twitter, hasta crear el hábito (15 a 20 días).  Empiezas a descubrir los frutos y es en donde entras en este Círculo Virtuoso de la Gratitud”. (…)

Escuchar el episodio aquí:

Puedes escucharlo en tu plataforma favorita te dejamos los vínculos:

un-alto-en-el-camino-redes

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: