Inicio Espiritualidad Citas con La Biblia (XIV)

Citas con La Biblia (XIV)

por Carlos L. Rodriguez Zía
Biblia

El domingo comienza el Adviento, tiempo de preparación para la Navidad. Y, aquí, en Misioneros Digitales Católicos pensamos que es un buen motivo para tener una nueva cita con La Biblia.

En las celebraciones bautismales se coloca, a los pies del altar, además de la pila bautismal, al Cirio Pascual; y en un momento, el padrino y la madrina se acercan para encender la vela que llevan. Ambas velas representan a la luz de Cristo, a la Palabra de Dios que ilumina nuestro caminar, como le sucedió al pueblo judío mientras peregrinaba por el desierto camino a la tierra prometida por el Padre. Fue la luz de una estrella la que guió a los tres sabios de oriente -los popularmente conocidos como Los Reyes Magos- al lugar donde había nacido El Niño. Ojalá que la luz de la Palabra de Dios ilumine y guíe este tiempo de preparación hasta la llegada de la Nochebuena y la Navidad. Y que este puñado de versículos seleccionados ayude y acompañe en este renovado caminar al encuentro con el Hijo de Dios.

La Sabiduría es más ágil que cualquier movimiento; a causa de su pureza, lo atraviesa y penetra todo. Ella es exhalación del poder de Dios, una emanación pura de la gloria del Todopoderoso: por eso, nada manchado puede alcanzarla. Ella es el resplandor de la luz eterna, un espejo sin mancha de la actividad de Dios y una imagen de su bondad.

Sabiduría 7, 24-26.

En ti está la fuente de la vida, y por tu luz vemos la luz.

Salmo 36, 10.

 El pueblo que caminaba en las tinieblas ha visto una gran luz: sobre los que habitaban en el país de la oscuridad ha brillado una luz.

Isaías 9, 1.

Despoja a las profundidades de sus tinieblas y hace salir la oscuridad a la luz

Job 12, 22.

Porque el mismo Dios que dijo: «Brille la luz en medio de las tinieblas», es el que hizo brillar su luz en nuestros corazones para que resplandezca el conocimiento de la gloria de Dios, reflejada en el rostro de Cristo.

Segunda Carta a los Corintios 4, 6.

Así hemos visto confirmada la palabra de los profetas, y ustedes hacen bien en prestar atención a ella, como a una lámpara que brilla en un lugar oscuro hasta que despunte el día y aparezca el lucero de la mañana en sus corazones.

Segunda Carta de San Pedro 1, 19.

 Con el mismo poder que yo recibí del Padre; y también le daré la Estrella de la mañana.

Apocalipsis 2, 28.

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: