Inicio Meditación Diaria Lucas 10,38-42

Lucas 10,38-42

por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según San Lucas 10,38-42.

Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa.
Tenía una hermana llamada María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.
Marta, que estaba muy ocupada con los quehaceres de la casa, dijo a Jesús: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude».
Pero el Señor le respondió: «Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas,
y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria. María eligió la mejor parte, que no le será quitada».

 

 

Elegí la mejor parte.

1) Marta: es la figura del que está todo el tiempo ocupado, ese martalismo que tanto hacer hace mal. La psicología habla de ese operante que todo el tiempo hace cosas para los demás pero no se da tiempo para si, no tiene ese momentito para si y eso lleva a convertirse en una persona sin raíces, insegura, que escapa a su interior por abocarse a su exterior. Esta mujer no para ni por Jesús… hay personas que no bajan ni un cambio por sus hijos. En los católicos comprometidos se puede presentar esa herejía activista también, Ya que parece que se presenta a Dios con actividades pero en el fondo es una deformación de Dios. Se habla de Dios pero no con Dios. Se puede ser hasta licenciado en teología pero sin un encuentro con Cristo y sin un momento con Cristo lo que se enseña es pura teoría en Word.

2) Maria: es en esta figura en quien vemos al que contempla, es quien vive la vida desde su decisión, sabe lo que es y lo que necesita, Pero algo más, sabe de quien necesita. La clave es saber tomarse ese tiempo para estar con Jesús y escucharlo. Es tomarse el tiempo y sentarse, incluso sentarse en este mundo que hasta comemos parados. En María vemos a una mujer que se encuentra con Jesús y se mete en Jesús, lo mira, lo escucha, presta atención a Él. Hoy vos tenes que volver a la contemplación, En este mundo que vivimos nos lleva a alejarnos de un momento a solas con Jesús. Busca y defende ese momento con Dios.

3) Contemplativos en acción: que tu evangelización sea un resultado de tu contemplación. El diablo tienta mucho por tantas actividades que hacemos, hoy tu vida tiene que marcarse en la contemplación y el silencio. Tenemos que aprender mucho de nuestros hermanos ortodoxos y orientales, ellos buscan mucho ese momento de silencio y contemplación.

Hoy trata de buscar ese momentito de estar a solas con Dios y de allí verás que evangelizar es más fácil, Porque es anunciar lo visto y oido y no es llevar folletos estsblecidos.

 

 

 

Clic para descargar el audio

 

Tu Colaboración es importante para ayudarnos a mantener esta página

¡Que Dios te bendiga!  

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: