Inicio Familia ¿Qué podemos hacer para fortalecer nuestras familias?

¿Qué podemos hacer para fortalecer nuestras familias?

por Editor mdc
Familia cristiana base de la sociedad

La familia está en crisis siendo víctima de ataques que tienen como objetivo dividirla y destruirla. Tras el ataque durante décadas al matrimonio ahora son los hijos el blanco. Los católicos tenemos que hacer un esfuerzo para salvar a los niños y a los jóvenes para así salvar la familia.

Todos queremos tener una vida familiar armónica, sin embargo, la irritación diaria, las contrariedades y la rutina son algunos de los obstáculos que encontramos y que nos impiden tener un espacio familiar alegre y acogedor. El mundo moderno nos empuja a ir muy rápido, a resolver lo urgente antes que lo importante, y a tratar de cumplir objetivos solo para tacharlos de nuestra lista de cosas por hacer.

La vida familiar, en cambio, necesita dedicación, tiempo, creatividad y un poco de esfuerzo para lograr que nuestro hogar sea un sitio al que todos quieren llegar.

Existen una serie de “ricas tradiciones” muchas veces olvidadas por los católicos, y que son poderosamente providenciales para mantener a las familias unidas, fuertes, saludables y santas.

RECUPERAR TRADICIONES CATÓLICAS EN LA FAMILIA

En la Iglesia tenemos un tesoro de actos de oración y devoción, simples, caseros, probados que mantienen fuertes a los matrimonios y las familias, enamorados y cerca de Dios.

  1. Celebraciones alegres pero sencillas de bautismos, primeras comuniones, confirmaciones, matrimonios y aniversarios de matrimonio.
  2. Adorar a Dios fielmente juntos como una familia en la Misa dominical, y preservar los regalos de tiempo de calidad y una comida juntos, al menos en el Día del Señor, si no se puede más a menudo durante la semana.
  3. Tener agua bendita, crucifijo, Biblia e imágenes de Jesús, María y los santos en nuestras casas.
  4. Una verdadera celebración del Adviento, mientras nos preparamos a celebrar el nacimiento de Jesús.
  5. Una atención especial a la preparación del pesebre de Navidad en la casa.
  6. El cumplimiento en familia de la Cuaresma, especialmente a través de prácticas penitenciales comunes, mayor compasión por los pobres, enfermos y necesitados, y acercamiento como familia al sacramento de la reconciliación.
  7. Dar a los niños nombres bíblicos y cristianos.
  8. Tomar con mucha seriedad los deberes de los padrinos en el bautismo y la confirmación.
  9. Pedir a un sacerdote que bendiga un nuevo hogar.
  10. Peregrinaciones familiares.
  11. Reunirse en torno a familiares que están enfermos y moribundos, y unirse en la fe en el momento de la muerte y el entierro.
  12. Recordar a los padres y a los miembros de la familia en la Misa, en el aniversario de su muerte.
  13. Pedir la bendición de los padres expectantes y la intercesión especial para parejas que luchan por concebir un bebé.

familia-extendida

MANERAS DE REVITALIZAR LA FAMILIA

Podríamos hacer una lista de 15 cambios que podemos implementar en nuestra vida familiar que nos permitirán inyectar una dosis de vitalidad y alegría a nuestro hogar.

1. Oración en familia

Una de las principales causas de peleas, lucha, amargura, frialdad y, finalmente de las separaciones es la falta de oración en la familia. Lo que el oxígeno es para los pulmones, la oración es para el alma. “La familia que reza unida permanece unida”.

2. El padre como cabeza de familia

Cuando sea posible el padre debe ser la cabeza de la familia y la madre el corazón mismo. Una familia sin cabeza es un Frankestein; una familia sin corazón está muerta. El mejor ejemplo es San José.

3. Perdón y misericordia

En muchas familias, la frialdad, la indiferencia y hasta la amargura impregnan todo el tejido familiar. Una de las razones de esto es la falta de perdón. Los miembros de la familia deben ser misericordiosos y perdonar, no sólo siete veces, sino setenta veces siete, es decir, siempre. Por ello, si uno quiere ser perdonado tiene que perdonar desde su corazón.

4. Palabras ganadoras y victoriosas

Los miembros de la familia, cultivando una verdadera humildad de corazón, tienen que aprender a decir estas palabras: “Lo siento”. Y otra igualmente importante: “Te perdono”. Estas palabras dichas a menudo y desde la humildad pueden salvar familias.

5. Actitud de servicio

Todos y cada uno de los miembros de la familia no tienen que esperar ser servidos sino estar siempre listos para servir al resto de sus familiares. Amor y servicio son realmente sinónimos.

6. Dar las gracias

Es una sola palabra, a veces considerada insignificante, pero es una receta para la familia. Se trata de la palabra “gracias”. San Ignacio de Loyola afirmaba que “la esencia del pecado es la ingratitud”. Cultiva en tu familia una “actitud de gratitud”.

7. Descansar de los dispositivos móviles

Uno de los momentos claves en la vida familiar tiene que ser el tiempo de la comida o la cena. Normalmente es cuando la familia está junta, comparte experiencias, pasa tiempo junta para así crecer en amor unos con otros.

Por ello, a la hora de las comidas y las cenas, no es más que un pequeño rato, no debería haber teléfonos, ni tabletas, ni radio ni televisión.

8. Aprender a escuchar

Qué difícil es realmente el arte de escuchar, especialmente a los miembros de la familia. El ritmo frenético y las prisas de ir de una actividad a otra marcan a muchas familias.

9. Celebración

Hay que celebrar al otro en la familia, especialmente en su cumpleaños, su santo o su bautismo. Para inyectar una buena dosis de alegría en la familia no hay nada mejor que tener el hábito de celebrar.

10. Consagración a María

La preparación y la consagración a la Virgen de toda la familia puede producir abundantes frutos, tales como paz, alegría, amor, felicidad, comprensión, paciencia, pureza, mansedumbre, amabilidad.

11. Revisar y corregir tu manera de comunicarte

Cuida el tono de voz, el lenguaje corporal y sobre todo el mensaje, no culpes a los demás de tus problemas y sobre todo trata de dirigirte a los demás como te gustaría que te hablaran a ti.

12. Poner en marcha algunas “tradiciones familiares”

Puede ser la noche de pizza, los sábados de juegos de mesa, los desayunos preparados en familia, o el juego de tennis padre e hijo. Todo depende de los gustos de la familia y lo que disfruten hacer juntos. La identidad familiar es vital para desarrollar el sentido de pertenencia y eleva nuestros sentimientos de aceptación y de acogida, lo que influirá en el estado de ánimo de todos los miembros de la familia.

13. Respetar y proteger el tiempo de cada uno

Aunque en una familia debemos proteger los tiempos de estar juntos, también tenemos que cuidar el tiempo que necesitan los demás para descansar o hacer alguna actividad especial. Es vital que también los hijos aprendan a respetar el tiempo de los papás. Tenemos que enseñarles que para que la familia marche bien, es importante que papá y mamá pasen tiempo juntos a solas, y que ellos también son responsables de cuidar este tiempo.

14. Recuperar el juego

Una manera de aligerar el ambiente es recuperar el sentido lúdico: contar el tiempo mientras ordenan sus cosas, ver quien llega primero a bañarse, o inventar una canción cuando estamos preparando la cena, son actividades que pueden mejorar el ambiente y que ayudan también a que nuestros hijos la pasen bien en el trajín diario de la rutina familiar.

15. Salir de la zona de confort

Organicen una actividad que nunca hayan hecho antes en familia y que los saque de la zona de confort. Puede ser una acampada al aire libre, o una noche de karaoke; cualquier cosa que nos ponga un poco incómodos, pero que hagamos con el fin de disfrutar con los demás. Una de las cosas que más une a los miembros de una familia es saber que ellos están ahí para ti en los buenos y en los malos momentos, y que son tu red de apoyo incluso cuando estás un poco incómodo o cuando haces el ridículo. Aprendiendo a soltar un poco esas inseguridades, y hacerlo con los que más te quieren alrededor, es algo que los unirá mucho y que les hará entender que la familia es el mejor lugar para estar y para crecer.

Lograr que nuestro hogar sea un sitio al que todos quieran llegar requiere dedicación, tiempo, creatividad y un poco de esfuerzo.

 

Ayudanos a mantener el proyecto de Misioneros Digitales ¡Vivo!
¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: