Inicio Entrevistas «Estuve en la cárcel, y vinieron a verme»

«Estuve en la cárcel, y vinieron a verme»

por Editor mdc

«La misericordia supera cualquier muro o barrera y lleva a buscar siempre el rostro del ser humano. Y la misericordia es la que cambia el corazón y la vida, la que puede regenerar a una persona y permitir que se reintegre de forma nueva en la sociedad». Papa Francisco (septiembre 10, 2014). 

La Arquidiócesis de Miami ofrece un programa de evangelización que atiende a la población penitenciaria de los condados de Monroe, Miami-Dade y Broward.  Misioneros Digitales tuvo la oportunidad de reunirse con un grupo de voluntarios que participan en esta pastoral para conocer un poco más de cerca su labor y alcance.

¿Por qué atender a un grupo de personas que han cometido un delito y están pagando una condena en una cárcel? 

Todos somos hijos de Dios y Jesús con su ejemplo nos invitó amarnos los unos a los otros y a tener misericordia con nuestros hermanos.  «Sed misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso» (Lc, 6,36). Y esto incluye a las personas que han cometido alguna falta o delito y están pagando una pena en un centro penitenciario.  Estas personas si bien han herido a otra persona o cometido una falta grave, también están heridos y necesitan ayuda, necesitan encontrarse con Dios y recibir un mensaje de esperanza que los ayude en su sufrimiento y confinamiento y que puedan reinsertarse en la sociedad al término de su condena.

Además en el Evangelio Jesús nos invita a que llevemos la buena nueva todos los rincones y esto incluye nuevamente a las personas que están encarceladas. «Estuve en la cárcel, y vinieron a verme» (Mt 25:36). 

¿Que servicios le presta la pastoral penitenciaria a los presos de las cárceles en el Sur de la Florida? 

La pastoral penitenciaria adscrita a la Arquidiócesis de Miami, tiene la misión de llevar la buena nueva, el mensaje de Jesús, el Evangelio a todas las personas que están pagando una condena en el sistema penitenciario. Esto incluye la lectura y meditación de La Palabra hasta estudios bíbilicos, preparación para los sacramentos, clases de formación cristiana,  celebración de la Santa Misa y el Sacramento de la reconciliación para los participantes. Los servicios son prestados en Inglés y en Español.  

¿Tienen encuentros uno a uno con los encarcelados? 

Si, en algunos casos los reclusos solicitan conversar con alguno de los voluntarios, a ellos se le ofrece dirección espiritual, se le recomiendan libros e inclusive piden que se les explique cómo hacer oración, rezar el rosario o leer la Biblia. 

 

Pastoral Penitenciaria

 

¿Cómo cambian las vidas del voluntario y del hermano en prisión al recibirlos periódicamente? 

Los voluntarios somos trabajadores comunes o retirados (pecadores también y sujetos a las presiones del tiempo y sobrevivencia económica) que recibimos las gracias del Señor encabezadas por el amor, ánimo, celo y sensibilidad con las que nos dota para servirle. Llevamos el Anuncio de la Palabra pretendiendo que el Señor toque a los hermanos presos y experimenten su llamado al cambio y a la conversión. Pero en ese trayecto nosotros mismos vamos siendo transformados, convertidos, más sensibles al amor, al sufriente, y maravillosamente bendecidos en nuestras vidas y también vemos las bendiciones en nuestras parejas e hijos. Puedo asegurarte, que un voluntario de este Servicio Pastoral lleva o al menos hace grandes esfuerzos por vivir la coherencia que impone el compromiso que adquirimos. Este compromiso nos hace madurar y crecer como cristianos a la par de proyectarlo y contagiarlo a nuestros hermanos. Aprendemos o intentamos vivir en la entrega a Dios y  reproducir a Jesús. Pablo dice: Tengan los mismos sentimientos que Jesús.

Los católicos somos los ejes de la coherencia de la familia y la sociedad actual. La salvación de nuestros contemporáneos incluyendo nuestros familiares pasa por vivir una vida cristiana con coherencia. De lo que se trata es de ser agradecido por la sangre derramada y el terrible dolor que padeció Jesús.

Que hermoso será el dia en que estemos Cara a Cara con Él y le digamos: estas manos y brazos te abrazaron cada vez que nos reciba con las manos llenas de experiencias de Amor.

Cuando vamos a servir al anunciar la Palabra, siento que muchas veces los hermanos presos nos evangelizan para sorpresa nuestra,  pues ellos se animan a compartir la Palabra y ser sus testigos ante nosotros. Ellos crecen en el conocimiento y vida cristiana y nos ayudan, o mejor dicho, nos imponen a nosotros como voluntarios el crecimiento en el conocimiento y amor al prójimo.

Uno de nuestros grandes esfuerzos es pedir insitentemente que no disminuya nuestro ardor y compromiso en el servicio cristiano al prójimo más dólido y necesitado. De lo q se trata es servirle a Jesús enamorados de su llamado y la respuesta es el seguimiento discipular y el servicio a Él y nuestro prójimo. La importancia de aprender a vivir en todos nuestros ambientes con alegría y amor en el servicio. La necesidad de orar por nosotros y por el prójimo Vivir la comunion fraternal de este hermoso instrumento de Dios.

Jesús nunca pasa de largo ante una necesidad humana. Nuestro ánimo y entusiasmo en el amor al prójimo depende de nuestra Oración, Santísimo y Eucaristía.

Mt 4 18 ( Ven y Sigueme). Es vital para nosotros reforzar en nuestros hermanos que: La Fe, la Confianza y el abandono en Jesús y María, creer con total convicción de que el perdón de Dios es más grande que cualquier pecado.

Aparte, del mensaje de Espiritualidad, les fortalecemos su autoestima y la primacía de la dignidad humana. Somos portadores de Esperanza, y del llamado a cambiar, vivir en gracia, y seguir a Jesús.

 

carcel

 

¿Qué se necesita para ser voluntario, cómo se participa? 

Primero se debe sentir ese llamado de de Dios de querer participar y luego hay una serie de requisitos que son exigidos por las autoridades locales, como: toma de huellas dactilares, chequeo de antecedentes penales, etc. También las autoridades locales solicitan se realice un curso informativo breve en donde se informa al voluntario de que se debe y que no se debe hacer a la hora de visitar el centro penitenciario.  Luego se deben realizar unas charlas de entrenamiento  ofrecidas por la Arquidiócesis, al cumplir con todos estos requisitos, el coordinador de grupo  asigna al nuevo voluntario para que asista a las visitas con otro miembro de la pastoral que tenga más experiencia. Todo este proceso puede durar varios meses. Para más detalles sobre cómo convertirse en voluntario haga clic aquí.

¿Cada cuánto tiempo visitan un centro penitenciario? 

Este grupo visita tres  centros penitenciarios a la semana, las visitas duran aproximadamente dos horas y cada voluntario realiza al menos una  visita al mes, pueden ser más todo depende de la disponibilidad del voluntario . Usualmente las visitas se realizan en grupos de dos a tres personas. 

¿Cuál es el mayor reto de la pastoral penitenciaria? 

Hay muchos, pero el mayor de todos es conseguir personas que quiera participar en este ministerio, hay mucha demanda, solamente en el sur de la Florida hay 34 centros penitenciarios y una población penitenciaria de alrededor de 17,000 personas. Nuestro grupo solo atiende tres centros penitenciarios en el condado de Broward  y en los pasados seis meses hemos atendido a un aproximado de 675 reclusos.

Otro de los retos que tenemos es la falta de sacerdotes disponibles para ofrecer misas y ofrecer los sacramentos a los reclusos, en Broward contamos con el apoyo del Padre Steven O’Hala, quien nos apoya a la hora de  ofrecer los sacramentos de la Eucaristía y la Reconciliación a los centros penitenciarios que atiende nuestro grupo.  

¿Ustedes ofrecen algún programa que permita conectar a los reclusos con sus familiares? 

Si, participamos en un  programa que se llama «Angel Tree», este consiste en ofrecer regalos a los hijos de los reclusos durante el tiempo navideño.  Es para los niños de reclusos que viven en el Condado de Broward y cuyos padres han sido recluidos en centros penitenciarios ubicados en otros estados.  Luego los voluntarios entregan los regalos directamente a los niños.  Este Programa tiene la bendiciòn de incorporar a todo el grupo familiar del voluntario en hacer caridad al más necesitado.

Para Dios, el arrepentimiento y conversion valen una gran Fiesta del Amor y Misericordia de Dios. Los Voluntarios del Ministerio de Prisiones somos testigos privilegiados de esta Fiesta Celestial.

¿Les ha tocado conversar con reclusos que hayan sido condenados a muerte?, ¿Qué mensaje se le da a un condenado a muerte? 

Si,   La pena de muerte es una ofensa clara de la inviolabilidad de la vida humana y, para quienes creemos en el Dios de la vida y de la misericordia, representa un desprecio de la enseñanza evangélica del perdón (Cf. Evangelium vitae, 56). El mensaje que le damos es un mensaje de aliento, un mensaje de perdón y de esperanza ante esta injusticia. Dios nunca nos abandona en su infinita misericordia, si el permite las cosas es porque tiene algo mejor preparado para nosotros. Jesús murió en la Cruz por nosotros y nos redimió del pecado, en el Calvario junto a la Cruz uno de los ladrones le dijo a Jesús: «Acuérdate de mi cuando estes en tu Reino», Jesús le respondió «En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso»(Lc 23:43).

Para más información sobre la Pastoral Penitenciaria de la Arquidiócesis de Miami pueden visitar su página web en: www.detentionministry.org

Si vives en los Estados Unidos y en especial en los condados de Monroe, Miami-Dade o Broward y quieres ser voluntario en este ministerio, puedes escribir a:  Alfredobernalb@hotmail.com

 

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: