Inicio Meditación Diaria Juan 1,43-51

Juan 1,43-51

por Pbro. Luis A. Zazano
Juan-1,43-51

Evangelio según San Juan 1,43-51.

Jesús resolvió partir hacia Galilea. Encontró a Felipe y le dijo: «Sígueme».
Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro.
Felipe encontró a Natanael y le dijo: «Hemos hallado a aquel de quien se habla en la Ley de Moisés y en los Profetas. Es Jesús, el hijo de José de Nazaret».
Natanael le preguntó: «¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?». «Ven y verás», le dijo Felipe.
Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: «Este es un verdadero israelita, un hombre sin doblez».
«¿De dónde me conoces?», le preguntó Natanael. Jesús le respondió: «Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera».
Natanael le respondió: «Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel».
Jesús continuó: «Porque te dije: ‘Te vi debajo de la higuera’, crees . Verás cosas más grandes todavía».
Y agregó: «Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.»


Cada vez que visitas a nuestros anunciantes estás ayudando a Misioneros Digitales


Ser sin doblez.

1) Sígueme: la vida cristiana implica un ir detrás… Es caminar por donde caminó Jesús y es andar por esta vida con los valores y claves que nos dejó Jesús. Es por eso que el cristianismo no es una ideología ni tampoco una institución; ser cristiano es un estilo de vida que toma toda tu persona e implica un modo de asumir tu vida y el de pensar en relación con los demás. Es tener a Cristo en tu pensar y en tu actuar.

2) Hemos encontrado: es esa actitud de ser misioneros hoy; no es necesario mostrarlo con tantas palabras de que hemos encontrado a Dios en nuestras vidas, más bien implica un mostrar con actitudes esa capacidad de llevar la frescura de Dios en el trato a los demás, en la manera de decir las cosas, incluso en pequeños gestos de cortesía como el de poner la mesa o limpiar los platos sin que me lo estén pidiendo. Uno hoy anuncia que encontró a Dios con una simple sonrisa o un abrazo honesto. Vos ¿de qué manera estás mostrando que encontraste a Jesús en tu vida?

3) Te ví: qué hermoso saber que sos parte del pensamiento de Dios, Dios piensa y pensó en ti, sos muy importante para Dios y sos valioso. No dejes que nadie te use o te haga sentir una cosa; sos una persona valiosa, vos tenés historia y también tenés identidad, tenés la capacidad de pensar y decidir, no sos títere de nadie. Tenés la grandeza de la libertad y el regalo hermoso de ser hijo de Dios. Dios pensó en ti para que lo ayudes a que lleguen muchos a él. ¡Vamos que se puede, que hasta el cielo no paramos!


Un pequeño económico tuyo, puede ayudarnos a continuar con nuestra misión y mantener esta página abierta.
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!



Clic para descargar el audio
Un año con Jesús



Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: