Inicio Meditación Diaria Marcos 1,40-45

Marcos 1,40-45

por Pbro. Luis A. Zazano
Marcos-1,40-45

Evangelio según San Marcos 1,40-45.

Se acercó a Jesús un leproso para pedirle ayuda y, cayendo de rodillas, le dijo: «Si quieres, puedes purificarme».
Jesús, conmovido, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Lo quiero, queda purificado».
En seguida la lepra desapareció y quedó purificado.
Jesús lo despidió, advirtiéndole severamente:
«No le digas nada a nadie, pero ve a presentarte al sacerdote y entrega por tu purificación la ofrenda que ordenó Moisés, para que les sirva de testimonio».
Sin embargo, apenas se fue, empezó a proclamarlo a todo el mundo, divulgando lo sucedido, de tal manera que Jesús ya no podía entrar públicamente en ninguna ciudad, sino que debía quedarse afuera, en lugares desiertos. Y acudían a él de todas partes.


Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

El leproso imprudente

1)La lepra: Hoy existen leprosos espirituales. Personas que tienen heridas a flor de piel y que al estar lastimadas y no curarse terminan lastimando a los que se acercan. Por eso se terminan o se las termina aislando a este tipo de personas. Otra de las cosas es que tienen olor, son tóxicas, porque lo único que hacen es hacer pasar malos momentos o momentos de tensión. No disfrutan de la vida y no dejan disfrutar a otros de la vida, hasta te hacen sentir mal a vos de cosas que vos no tenés nada que ver. Cuánto debo pedirle a Jesús que me cure también a mí de esto, porque hay veces que pongo palos en la rueda a los que me rodean o le busco la quinta pata al gato o busco que el que me cuenta algo lindo tenga algún defecto como para dejarle algo de preocupación y que no se alegre tanto. Curame Jesús.

2) No digas: La prudencia hoy es una de las virtudes que debemos trabajar mucho. Saber que hay momentos en los que decir las cosas y momentos en los que no. En este sentido fijate lo que escribís y publicas en las redes sociales. Fijate lo que hablas y con quién. Hay veces que la lengua se nos estira de más… hasta el aprender a cambiar de tema cuando la charla se pone un poco pesada o saber darte cuenta cuándo quieren sacarte información de alguien. La prudencia… cuánto hoy se necesita.

3)Desierto: Ese momento de soledad que vive Jesús es su potencial para su relación con la multitud. Cuán importante es tener tiempos para estar solo. No dejes que ese hiper-activismo que tienes te lleve a olvidarte de vos. Busca tu espacio y tu tiempo, tu momento de estar sólo te llevará a un buen relacionamiento posterior con los demás. Y cierto….les debía: los tres pilares de la Iglesia son: SAGRADA ESCRITURA, TRADICIÓN y MAGISTERIO.

Un pequeño aporte económico tuyo, puede ayudarnos
a continuar con nuestra misión
¡Dios te bendiga!. ¡Gracias!

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

1 comentario

Avatar
Rita Ramona Valdez enero 16, 2020 - 5:52 pm

Cuantas veces somos tóxicos y ponemos palos en la rueda. Por eso pido este día que Jesús me cure. Que Jesús me sabe. Amén. Muy linda homilía. Gracias Padre Luis.

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: