Inicio Meditación Diaria Marcos 8,1-10

Marcos 8,1-10

por Pbro. Luis A. Zazano
Marcos 8,1-10

Evangelio según San Marcos 8,1-10.

En esos días, volvió a reunirse una gran multitud, y como no tenían qué comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo:
«Me da pena esta multitud, porque hace tres días que están conmigo y no tienen qué comer.
Si los mando en ayunas a sus casas, van a desfallecer en el camino, y algunos han venido de lejos».
Los discípulos le preguntaron: «¿Cómo se podría conseguir pan en este lugar desierto para darles de comer?».
El les dijo: «¿Cuántos panes tienen ustedes?». Ellos respondieron: «Siete».
Entonces él ordenó a la multitud que se sentara en el suelo, después tomó los siete panes, dio gracias, los partió y los fue entregando a sus discípulos para que los distribuyeran. Ellos los repartieron entre la multitud.
Tenían, además, unos cuantos pescados pequeños, y después de pronunciar la bendición sobre ellos, mandó que también los repartieran.
Comieron hasta saciarse y todavía se recogieron siete canastas con lo que había sobrado.
Eran unas cuatro mil personas. Luego Jesús los despidió.
En seguida subió a la barca con sus discípulos y fue a la región de Dalmanuta.


Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

Me da pena

1) Pena: A Jesús le da pena el dejar a la gente así. El piensa en sí y piensa en el otro. Esta es una de las características de Jesús que nosotros los pastores debemos siempre de cuidar: pensar en la gente, en el que busca la palabra de Dios. Estar atentos a las necesidades del hermano y pensar que también el otro renuncia, sufre y lucha; ésta es una de las claves del pastorear: hacerle la vida más fácil al otro.

2) Con lo que cuentan: Jesús no es que les hace fácil y como el solucionador de todo. El hace que también haya un aporte. No le dejes todo el royo a Jesús, vos también pone de lo tuyo y da tu aporte, lo poco puede ser mucho. No seas como ese estudiante que pide el milagro de aprobar pero ni siquiera se esfuerza por estudiar. O como ese hombre que le pide a Dios un buen trabajo pero ni siquiera se pone a buscar.

3) Sacia: Jesús sacia, llena, logra que la gente consuma y quede tranquila, pero es el esfuerzo de todos que lleva a que todos se llenen. Jesús sí que sabe de trabajar en equipo. Hoy no te hagas el salvador de todo, no todo corre por vos, busca a Dios y trabaja siempre en equipo.

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

1 comentario

Avatar
Felix María 13 febrero 15, 2020 - 12:05 pm

Cada día la Palabra nos da una enseñanza y la invitación es a no quedarnos con ella sino darla a conoce a otros hermanos. He ahí, la evangelización. Hacerlo así, contribuimos a romper la indiferencia; la insensibilidad; el individualismo, en otros.

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: