Inicio Meditación Diaria Lucas 18,9-14

Lucas 18,9-14

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas 18, 9-14

Evangelio según San Lucas 18,9-14.

Refiriéndose a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás, dijo también esta parábola:
«Dos hombres subieron al Templo para orar: uno era fariseo y el otro, publicano.
El fariseo, de pie, oraba así: ‘Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, que son ladrones, injustos y adúlteros; ni tampoco como ese publicano.
Ayuno dos veces por semana y pago la décima parte de todas mis entradas’.
En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se animaba siquiera a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ‘¡Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador!’.
Les aseguro que este último volvió a su casa justificado, pero no el primero. Porque todo el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado».


Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando a Misioneros Digitales

La humildad es clave

1) Por justos y despreciaban a los demás: Es la actitud soberbia y la cual nos hizo pagar mucho dentro de la Iglesia. Sí, lo estamos pagando todavía. Porque mucha gente se alejó de la Iglesia por ver estas actitudes de parte nuestra, de parte tuya y también de parte mía: de creernos los superados, de creer que tenemos todo controlado en la vida… hasta incluso de creernos que no tenemos pecados o tenemos los pecaditos leves y nada más. Hoy te pido perdón a vos, amigo o amiga, que te alejaste del grupo parroquial o del movimiento o de la Iglesia por haber visto nuestra soberbia y orgullo que te escandalizó y te alejó. Hoy te pido también que nos ayudes a ser una Iglesia más humilde… Yo también agradezco a los que me corrigen, porque en algún momento yo también empecé a volar, a creerme que era más o menos «el profesor» (de la casa de papel) que me creía que me las sabía todas y que todo lo podía controlar. Gracias a aquellos que me recordaron que soy un pecador y que no fui ni soy justo.

2) Subieron a orar: En esta Cuaresma tendremos que ver y analizar si vamos a orar. Tener ese momentito con Dios. Hoy se te invita a tener un encuentro con Jesús de una manera distinta: descubrir tu parte orante. Orar es hablar con Dios de todo. Encerrarte en tu habitación y hablar con Él (despacio para que no crean que estás loco…). Hoy contale a Jesús de tu vida, incluso capaz que podés usar el recuerdo y recordar esos momentos en que viste la mano de Dios en tu vida. Uno siempre tiene más presente los momentos tristes que los lindos. Hoy proponete en la oración volver a esos momentos lindos. Y después lo llevas a la misa.

3) Golpear el pecho: Es volver a mí. Reconocer mi pecado y mis errores, pero también mirar la oportunidad que Dios me da en la vida. Porque Dios constantemente te da oportunidades. Hay gente que te quiere con el alma y también por ellos debes lucharla a la vida. Pero, un poco más… luchar la vida no por la gente que te quiere y te ama. Lucharla por vos mismo, porque vales muchísimo. Y aquí todos somos pecadores, quien te habla uno de los primeros… Pero, ¿sabes?, Jesús nos enseña que viene a nuestro encuentro para que sigamos adelante, para salir y confiar más en Él. Hoy venimos los pecadores perdonados a pedir paz, que eso es impagable y un corazón soberbio no lo tiene. ¡Vamos y a seguir!, que hasta el cielo no paramos…

Clic para descargar el audio


Un año con Jesús

Related Articles

3 comentarios

Avatar
Joaquin Isla marzo 21, 2020 - 10:21 am

Dios los bendiga

Reply
Avatar
PabloFelipe Cabal Quijano marzo 21, 2020 - 10:56 am

Espectacular gracias padre Luis un abrazo desde Colombia lo sigo todos los días

Reply
Avatar
Ana Itati Guidura marzo 21, 2020 - 3:06 pm

Gracias padre Luis por sus reflexiones me llenan el alma!!

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: