Inicio Personajes Los Santos de la puerta de al lado

Los Santos de la puerta de al lado

por Carlos L. Rodriguez Zía

En estos tiempos de pandemia, una entrega diferente de esta sección.

Puede ser que se llama Martín y, de lunes a sábado, en la ciudad de Córdoba, ingrese en un supermercado de origen francés a realizar su trabajo como repositor. A lo largo de sus horas de trabajo, mientras repone los diferentes productos en las góndolas, se cruce con Mabel, que trabaja allí como personal de seguridad y, entre otras cosas, se ocupa de limpiar con alcohol en gel la barra con la que los clientes empujan el carro para la compra. A lo largo de la jornada de trabajo, Martín y Mabel intercambiarán algunas palabras con Raquel, la cajera, que entre cliente y cliente, limpia a conciencia la cinta por la cual se deslizan los productos a facturar.

Quizás se llame Jennifer y, también, de lunes a sábado, a las seis de la tarde, ingrese en un hospital de la ciudad de Nueva York y hasta las once de la noche, recorre con su equipo de limpieza las distintas plantas del edificio que por estos días necesita estar más limpio de lo que siempre ha estado. Con seguridad, en el transcurso de esas horas, se cruzará con George, un enfermero que hace seis días no sabe lo que es volver a casa, duerme donde y cuando puede y, teléfono celular mediante, le dice a su esposa e hijos que está bien, transmitiéndoles toda la tranquilidad de que es capaz.

O es posible que su nombre sea Marcello, sea policia y todos los días recorra las calles de Roma, controlando que los romanos cumplan la cuarentena y a él -como a todos- lo haya conmovido escuchar a ese hombre decirle que no tiene casa a donde ir a cumplir con la cuarentena. Seguramente, nuestro imaginario Marcello no conozca a la hermana Cecilia, que todos los días visita a los enfermos del hospital parisino a quienes el coronavirus se les ha metido en el cuerpo. Tampoco, sabrá de las existencia de los sacerdotes Luis o Juan, que día tras días piensan cómo llevarles la Palabra de Dios a ese rebaño que el Señor les ha confiado y con el que por ahora no pueden concelebrar la misa.

Todos estos personajes a los que aquí les hemos puesto un nombre imaginario, son los Santos de la puerta de al lado de los que nos habla el Papa Francisco. Algunos, personas de una profunda fe, otros que no creen, y varios que la vivirán a su manera. Independientemente de eso, hoy son los que están dando un verdadero testimonio de Hijos de Dios: el pensar primero en el prójimo. Son los buenos samaritanos de estos días, que vieron a su hermano necesitado, se conmovieron y actuaron. No siguieron de largo.

Con toda seguridad, en el día a día nos crucemos con ellos. Así que cuando lo hagamos, démosles las gracias por su trabajo, que hoy descubrimos que son muy importantes. Desde esta página vaya nuestro agradecimiento y nuestro homenaje.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

2 comentarios

Avatar
Lilia abril 10, 2020 - 2:44 pm

Gracias a todos ellos !!!!

Reply
Egberto Bermúdez
Egberto Bermúdez abril 10, 2020 - 6:51 pm

¡Excelente! Muy cierto, gracias por rendirles tributo a lo santos de la puerta de la puerta de al lado, nuestras oraciones y nuestro apoyo.

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: