Inicio Entrevistas «Estamos en un momento que debemos verlo como una oportunidad»

«Estamos en un momento que debemos verlo como una oportunidad»

por Carlos L. Rodriguez Zía
Sacerdote

¿Los jóvenes son el futuro o el presente de la Iglesia? Este y otros interrogantes respondió el Padre Carlos Olmedo, el servidor de Dios que capitanea la Pastoral Juvenil de la diócesis de Buga, Colombia.

Su partida de nacimiento dice que se llama Carlos Olmedo Arias Zapata y que nació en Tuluá, Valle del Cauca, Colombia, el 30 de septiempre de 1977. Lo que no cuenta es que durante mucho tiempo vivió alejado de la Iglesia y que un día el Señor lo acercó a un grupo juvenil. «Allí poco a poco fui conociendo de Dios, hasta que un día en un congreso de la Renovación Católica sentí la presencia de Dios en mi vida. Eso me llevo buscar más de Dios y en una misión sentí el llamado» cuenta Don Carlos, quien al principio tuvo muchas dudas, pero el Señor poco a poco fue confirmando este llamado. Saldadas las dudas, ingresó al seminario de la Ceja y terminó sus estudios en el Seminario Mayor Los Doce Apóstoles de Buga. El gran día, el de su ordenación, llegó el 30 de noviembre 2007. A partir de ahí ha prestado sus servicios en varias parroquias, y en varias instancias pastorales (Pastoral Infantil, medios de comunicación, pastoral juvenil). Tiempo después fue formador del seminario mayor. Y desde enero del año pasado regresó a trabajar en la pastoral juvenil, en la diócesis de Buga. Allí, este cura está siguiendo al pie de la letra la consigna lanzada hace tiempo por el Papa Francisco. Esa de que los jóvenes hicieran lío en las diócesis. Y en tiempos de pandemia, armó una misión con más de 200 jóvenes.

-¿Cómo se te ocurrió organizar una misión virtual con los jóvenes para la Semana Santa y a quién estuvo dirigida?

-Surgió de un deseo de ayudar a los jóvenes en esta cuarentena. El estar encerrados despertó en muchos jóvenes mucha tristeza  y hasta depresión. Varios jóvenes me contaban que dormían poco, los videos juegos y juegos en línea era su sitio de estar “entretenidos”.

Jóvenes - Colombia
Los jóvenes de la diocesis de Buga,planeando hacer lio en tiempos virtuales y de pandemia.

-¿Cómo se organiza una misión virtual con doscicentos jóvenes y después otra con quinientos jóvenes?

-La verdad se fue organizando poco a poco con mi equipo de trabajo. Les conté a ellos la idea y aceptaron pero no entendían muy bien como era, pero vimos como el Señor respaldo este trabajo. Se invitó a todos los jóvenes a participar, especialmente de la diócesis de Buga, pero se unieron jóvenes de diferentes partes. La invitación se hizo por Facebook y por WhatsApp. El número fue creciendo cada día. Al tener un número grande de 200 jóvenes, los dividimos en cuatro grupos dando los nombres de los cuatro Evangelios. Tenían una tarea diaria, que se enviaba por los grupos, hacer la misión, básicamente AMANDO POR MEDIO DEL SERVICIO. Era algo como ayudar con el aseo, el arreglo del cuarto, orar por un amigo, hablarle de Dios, etc. Y cada día se hacía un en vivo por Facebook con un invitado, internacional en su mayoría, y el cierre del día, una reunión por zoom para compartir lo vivido. Cada día tenía un énfasis una cita biblia e imágenes de apoyo.  

-¿Qué balance haces de estas misiones y de la Pascua juvenil?

-Pienso que lograr anunciar al Señor es una bendición. El nos pidió anunciar la Buena Nueva y nos prometió estar con nosotros. Eso lo he visto en estas actividades. Donde poco a poco estamos entrando con mi equipo y hemos visto como el Señor ayuda  a personas dándole la gracia de regresar a ÉL; personas que se han logrado vivir esta situación con paz, con esperanza. No dejar que se apague la fe que el Señor ha puesto en el corazón de los jóvenes. También ver como el Señor nos va mostrando talentos escondidos con todas redes. 

-¿Qué objetivos tienes como director de la pastoral juvenil?

– Estamos en un momento que debemos verlo como una oportunidad para sacar muchas cosas de nosotros (ojalá buenas). Ttambién veo a Dios que nos ayuda con muchos medios. Mi deseo es seguir anunciando al Señor por estos medios, tratar de hacer cada día un

acompañamiento más personalizado a los jóvenes y allí es clave el trabajo de los mismos jóvenes, el mejor apóstol del joven es el mismo joven. Por eso es importante formar cada día más jóvenes para esta misión. Pero no podemos olvidar a los jóvenes que no se conectan por diferentes razones.

-¿De qué manera desde la Iglesia se puede mantener entusiasmado a un joven que muchas veces tiende a entusiasmarse rápidamente pero luego ese impulso inicial decae con el paso del tiempo?

-Los primeros que no podemos perder el entusiasmo somos nosotros. Como vamos a contagiar de alegría con cara de limón, o desanimados. Debemos vivir la alegría del Evangelio, no desanimarnos, no importa los resultados. Es cierto que los jóvenes se mueven por chispazos. Cosas del momento. Entonces ayudemos con chispazos de fe, para que se animen a seguir al Señor. Otra cosa que es importante, detrás de todo este trabajo hay un grupo de 200 personas que oran por nosotros, por las diferentes actividades y se creó un ministerio de intercesión llamado San Rafael.

-¿Cómo se le transmite la fe a un joven?

-No es fácil dar una norma general, pienso que lo primero que se debe tratar es lograr acercarnos a ellos, algo que sirve mucho para este acercamiento es compartir alrededor de la comida, esto ayuda mucho. Además, que se sientan amados, que descubran que pueden ser ellos y desde esa realidad mostrarles a la persona de Jesús, sin juzgar, sin que se sientan condenados. Ees más un anuncio kerigmatico.

-¿Cuáles son tus próximos planes, pastoralmente hablando, durante el tiempo que dure la pandamia y cómo te imaginas el día después?

-No se ha parado en esta misión. Quiero seguir con varias actividades donde podamos vivir la alegría del Señor, con lo que tenemos a mano. Estamos organizando retiros, cursos de formación y no hemos parado de seguir en las redes sociales. También mencionaba antes, buscando la forma de acompañar a los jóvenes en su proceso de fe. Me imagino un evento muuuuyy grande donde podamos mostrar la alegría de Jesús vivo y resucitado.

Buga - jóvenes
Jóvenes rezando en las redes sociales.

-¿Qué estás aprendiendo durante esta cuarentena cómo sacerdote?

-Que la gente necesita de nosotros para darles una palabra de esperanza y que nosotros necesitamos de la gente. Que cada dia debemos donarnos, no quedarnos quietos, no podemos vivir para nosotros, estamos llamados a gastarnos por los hermanos.

-¿Cuéntanos cómo es el funcionamiento de la pastoral que diriges y las actividades que normalmente realizan?

-Tenemos varios proyectos, y toda la diócesis esta dividida en 5 zonas. Tenemos el Proyecto camina que es el de misiones; elProyecto conecta que son los campamentos de verano. y el Proyecto aprende es el de formación.  Estábamos dando inicio al de la pastoral artística.  Y las zonas están conformadas cada una de dos municipios. Las actividades que realizamos sons: campos de verano, misiones, formación, retiros. Dos eventos grandes diocesanos con los jóvenes donde se reúnen mas de 1000 en cada uno, el Rosaryrun y la Pascua Juvenil.

-¿Cuál es tu valoración de la exhortación apostólica Cristo Vive, el documento fruto del sínodo sobre los jóvenes?

-Este documento contó con una bendición y es la participación de jóvenes desde el sínodo y antes de él. El lenguaje es muy para los jóvenes y veo como los jóvenes se sienten parte de la Iglesia, no se sienten como se decía antes “el futuro de la Iglesia”. Ellos no son el futuro, son el presente joven de la Iglesia.

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: