Inicio Meditación Diaria Meditación del 7 de Julio

Meditación del 7 de Julio

por Pbro. Luis A. Zazano
Mateo 9, 32-38

Evangelio según San Mateo 9,32-38.

En cuanto se fueron los ciegos, le presentaron a un mudo que estaba endemoniado.
El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a hablar. La multitud, admirada, comentaba: «Jamás se vio nada igual en Israel».
Pero los fariseos decían: «El expulsa a los demonios por obra del Príncipe de los demonios».
Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias.
Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor.
Entonces dijo a sus discípulos: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos.
Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha.»

Cada vez que visitas nuestros anunciantes estas ayudando
a Misioneros

El mudo.

1) La mudez espiritual: es cuando el dolor o la bronca no te permiten expresar. No logras emitir en palabras lo que está pasando por tu corazón y por tu mente. Es allí cuando el mandinga (el diablo) nos toma a través de la imaginación y nos hace pensar lo peor o incluso nos lleva a cosas supuestas que nunca sucederán o no sucedieron. El tragarte las cosas y vivir en la mudez puede incluso llevarte a enfermedades o incluso a un estilo de vida aprisionado. Entonces gana el mandinga y logra que no seas feliz ni hagas feliz.

2) La multitud: Jesús busca salvar almas y llevar a la libertad. Él no era un populista que quería quedar bien con todos. Soporta las críticas porque sabe que la multitud hoy te tiene arriba y mañana abajo, que los mismos que hoy te critican mañana te alaban. Es por esto por lo que Jesús tiene en claro su misión y su función.

3) Anunciando: la misión tuya y mía es anunciar. No somos asistentes sociales. Somos otros cristos que llevamos a Cristo a todos los rincones. Claro que buscamos ayudar a que todos tengan una vida digna, llenando el estómago si podemos, pero, sobre todo, llenando el Espíritu. Dios nunca te abandona, pero habla.

Clic para descargar el audio

Un año con Jesus

Related Articles

4 comentarios

Avatar
Joaquin Isla julio 7, 2020 - 8:43 am

Dios los bendiga

Reply
Avatar
José Gerardo Trujillo Toro julio 7, 2020 - 10:06 am

Padre Luis, a nombre del grupo de oración Misión de María de Armenia (Quindío) Colombia, buenos días y muchas gracias por la reflexión de La Palabra del evangelio de hoy, Dios lo bendiga

Reply
Avatar
Ana Alvarellos julio 7, 2020 - 11:06 am

¿Quién el endemoniado? ¿El mudo que se libera del mal o los fariseos que falsifican las obras de Dios? ¿Quién está poseído en la mente? ¿El que se cura con la cercanía de Jesús, o los que ven su mal atribuyéndolo siempre a los otros? Jesús sufre por la dureza de corazón de aquellos que, llamados a trabajar y a anunciar la presencia del Reino de los Cielos, se niegan a aceptar el llamado para seguir sus propios planes. No es el número lo que más importa, sino  que cada persona bautizada escuche las palabras del Señor y las viva dándose cuenta de que nuestra vida vale si la vivo para Él, pero la desperdicio y arruino si la vivo pensando solo y siempre en mí mismo.

Reply
Avatar
Graciela julio 7, 2020 - 9:01 pm

BUENAS NOCHES,NO OLVIDEN ENVIAR EVANGELIO:8-07.GRACIAS.

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: