Inicio Espiritualidad ¿Si soy joven también tengo que orar?

¿Si soy joven también tengo que orar?

por Pbro. Carlos Olmedo
oración

Una pregunta más que acertada que el autor de este artículo busca responder en las siguientes líneas.

Escuchamos muchas veces la recomendación de hacer oración para fortalecer nuestra vida de fe, pero nos encontramos con una serie de dificultades en este campo. Nos damos cuenta que no sabemos cómo hacerlo, pensamos que no somos dignos, las mismas ocupaciones de cada día y hasta  la pereza, entre otras muchas cosas más,  no nos permiten avanzar o incluso iniciar nuestra vida de oración.

Hoy quiero invitarte a dar este paso, como joven también tienes la capacidad de este encuentro con el Señor, pero debes iniciar este camino, que es difícil, pero de mucha bendición.

Primero debes reconocer la necesidad de Dios en tu vida, y la oración es un medio para reconocerlo y también una gran oportunidad para llenarnos de su presencia.

Jesús nos dice en su palabra: “Venid a mí todos los fatigados y agobiados, y yo os aliviaré” Mt 11,28

Quiero hacerte estas tres recomendaciones que te pueden ayudar en este camino:

Primero, tener un espacio para este encuentro, que sea cómodo para ti, donde no te interrumpan, debes ser cuidadoso con todas las distracciones que pueden llegar, tu teléfono, tu pc, el televisor,etc., recuerda  sacar un tiempo solo para ÉL.

Segundo, en lo posible saca un horario fijo, esto nos ayuda. Tenemos disciplina para nuestro deporte, estudio, hasta para nuestra diversión. Tener un tiempo de oración nos ayuda para que no se pase el día sin tener este encuentro maravilloso.

Tercero, buscar un medio que nos ayude a entrar en tónica de oración; un libro espiritual, la música católica, y recuerda no te puede faltar el libro sagrado donde el mismo Dios nos habla, la Sagrada Escritura.

Poco a poco vamos entrando en esta experiencia maravillosa de amor, allí el mismo Dios nos ama y nos llena de su amor, para poder amarlo a Él y a nuestro prójimo.

Joven, ánimo, vale la pena este encuentro maravilloso con Dios por medio de la oración.   

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: