Inicio Meditación Diaria Meditación del día 24 de agosto

Meditación del día 24 de agosto

por Pbro. Luis A. Zazano

Evangelio según san Juan 1, 45-51

Felipe encontró a Natanael y le dijo: «Hemos hallado a aquel de quien se habla en la Ley de Moisés y en los Profetas. Es Jesús, el hijo de José de Nazaret».
Natanael le preguntó: «¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?». «Ven y verás», le dijo Felipe.
Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: «Este es un verdadero israelita, un hombre sin doblez».
«¿De dónde me conoces?», le preguntó Natanael. Jesús le respondió: «Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera».
Natanael le respondió: «Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel».
Jesús continuó: «Porque te dije: ‘Te vi debajo de la higuera’, crees . Verás cosas más grandes todavía».
Y agregó: «Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.»

Clic para descargar el audio

Dios puede encontrarte en cualquier lugar

1) Felipe: Es la figura del misionero, hasta me animo a hablarte del misionero digital. Porque sale a anunciar a Jesús a sus cercanos. Le anuncia a su amigo lo que tanto se nos insiste: llevar a Jesús desde la confidencia, desde la amistad, desde la cercanía y desde la sencillez. Es ser Felipe cuando le mandas el audio del evangelio a ese amigo que capaz que no la está pasando bien y lo alivias con este detalle. Sos Felipe cuando lo invitas a comer un asadito a tu amigo para agasajarlo y le preparas algo rico, en donde en medio de la comida sale el tema de la vida y cómo vivirla. Es ser Felipe al salir a tomar un café y entre charla y charla, salen temas que capaz que ni se imagina uno y en donde se hablan de las luchas de uno y del otro. En fin, ser misionero es a través de la confidencia, de la cercanía, de la sencillez y desde la cotidianeidad, dejando de lado la burocracia, el fanatismo y el estructuralismo. Mostrá a Jesús desde la amistad y desde la confidencia.

2) ¿Puede salir algo bueno?: A Dios lo podés encontrar en cualquier lugar. No dejes que el prejuicio te tome. Hay veces que el prejuicio no nos deja encontrar con Jesús. Pero en el lugar que menos pensés y de la persona que menos te imagines, te podés sorprender, porque Dios sorprende en donde y con quien menos te imaginas. Hoy rompé tu prejuicio y déjate encontrar con Dios.

3) Verás: Te aseguro que al que vive en Cristo, le cambia la visión de la vida y llega a ver cosas en la vida que antes no veía. Vos tenés una manera de ver la vida desde un lugar distinto, vos sos cristiano ¡ánimo! Porque vos y yo tenemos que degustarla a la vida como al buen vino. La disfrutemos, la gocemos, la vivamos y nos llenemos de eso que solo Dios te da: «paz interior». Vive con esa mirada entusiasta, lucha con esa fe que te anima y ama con ese corazón que te dio.

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: