Inicio Meditación Diaria Meditación del día 9 de enero

Meditación del día 9 de enero

por Pbro. Luis A. Zazano
Lucas 3,15-16. 21-22-fb

Evangelio según san Lucas 3, 15-16.21-22

Como el pueblo estaba a la expectativa y todos se preguntaban si Juan no sería el Mesías,
él tomó la palabra y les dijo: «Yo los bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego.
Todo el pueblo se hacía bautizar, y también fue bautizado Jesús. Y mientras estaba orando, se abrió el cielo
y el Espíritu Santo descendió sobre él en forma corporal, como una paloma. Se oyó entonces una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección».

Clic para descargar el audio

Sos hijo de Dios por el Bautismo

1) Limpios de alma: Cuando estás por ser bautizado recibís primeramente el óleo santo, en donde está unido al exorcismo pues es tan grande este poder que cubre tu alma para toda tu vida. Tu alma es de Dios en y desde ese momento. Pero además te ungen el pecho para marcar tu alma con ese aceite que es bendecido por el obispo junto a los sacerdotes el Jueves Santo. Esto tiene mucho significado, porque es la Iglesia y a través de ella que la fuerza del Espíritu Santo atraviesa sobre ti, para que seas propiedad de Dios.

2) Agua: Es el símbolo de la purificación, del bañado, de la pureza y de la vida. Cuando te bautizaron estaban los que representaban tu familia carnal para presentarte ante tu nueva familia espiritual, la Iglesia. Es por ello que al recibir el Bautismo el sacerdote dice «yo», porque lo dice él en nombre de la Iglesia que representa y luego menciona a la Trinidad porque vos pasas a ser algo divino en ese momento, sos sede de Dios ¿te das cuenta de cuán importante sos para Dios?

3) Crismación: Por último, recibís en la frente el crisma, ese aceite que usaban los gladiadores en todo el cuerpo para que los golpes resbalen y no impacten. Porque viniste a esta vida en donde tendrás muchos golpes y es por ello que la fuerza de Dios estará con vos para que puedas levantarte ante cada golpe y no impacte en ti. Pero también te hace sacerdote, profeta y rey, porque en esta vida debes hablarle a Dios de los hombres y a los hombres de Dios. Recordá que sos luz y es por ello que la vela que se enciende es prefijo de lo que será tu vida.

¡Vamos! sos cristiano y tenés la grandeza de ser hijo de Dios, viví tu fe y enamora a muchos de Dios a través de tu vida y con tu vida.
Hoy termina el tiempo de Navidad y mañana iniciamos el tiempo durante el año.

#5años5continentes
Hasta el cielo no paramos.

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: