Inicio Juan Pablo II San Juan Pablo II: El Papa de la familia y los jóvenes

San Juan Pablo II: El Papa de la familia y los jóvenes

por Editor mdc
Juan Pablo II

San Juan Pablo II el Papa viajero

Karol Jósef Wojtyla, más conocido como San Juan Pablo II, nació en Wadowice (Polonia) en 1920. El día que recibió la primera comunión le fue impuesto el escapulario y desde entonces lo llevó consigo como muestra de amor a la Virgen.

Tuvo una juventud muy dura por el ambiente de odio y destrucción de la Segunda Guerra Mundial con la invasión nazi, pero su fe lo llevó a ingresar al seminario de manera clandestina. Es ordenado sacerdote en 1946 y Obispo polaco en 1958, en el que escoge su lema oficial “Totus Tuus” (todo tuyo), en honor a María Santísima.

Elegido Papa a los 58 años, San Juan Pablo II, el «atleta de Dios» se lanzó a recorrer el planeta con la misma energía que había desplegado en el futbol, el esquí y el montañismo. En un pontificado de superlativos recorrió, en viajes internacionales, kilómetros suficientes para dar 30 veces la vuelta al mundo.

Elevó a los altares a más hombres y mujeres que todos sus predecesores juntos. Consiguió evitar una guerra entre Argentina y Chile pero no la guerra de las Malvinas. Viajó a Sarajevo para intentar frenar la locura asesina en los Balcanes. Se opuso con fuerza a las dos Guerras del Golfo, sobre todo a la segunda.

Se volcó en llevar a la práctica el Concilio Vaticano II, que fue siempre su faro. Instituyó el Domingo de la Divina Misericordia. Reformó la Curia vaticana, promulgó un Catecismo de la Iglesia Católica y un nuevo Código de Derecho Canónico. El Papa filósofo escribió 14 encíclicas, entre las que destacan piedras miliares como «Redemptor Hominis», «Laborem Excercens», «Evangelium Vitae» o «Fides et Ratio». Escribió la famosa «Carta a las mujeres» lo mismo que la «Carta a los enfermos» y otros documentos excepcionales.

Pero en privado confesaba que le gustaría ser recordado como el «Papa de la familia», un tema que le apasionaba desde que escribió «Amor y Responsabilidad» con la ayuda de la doctora Wanda Poltawska, superviviente a los experimentos de los médicos nazis en el «lager» de Ravensbruck.

Aparte de escribir la exhortación apostólica «Familiaris Consortio» creó un evento nuevo, el «Encuentro Mundial de las Familias», que se ha celebrado en muchas naciones, incluida España. Pero su gran «invención» fue la «Jornada Mundial de la Juventud», convirtiéndose, por antonomasia en el «Papa de los jóvenes».

Reconoció errores pasados de la Iglesia

Pidió perdón por muchas culpas pasadas en la historia de la Iglesia, desde el proceso a Galileo o la tolerancia del tráfico de esclavos hasta las cruzadas, el saqueo de Constantinopla y la persecución de los judíos. Rezó ante el Muro Occidental de Jerusalén, estableció relaciones de amistad con los judíos, que hoy se alegran de su canonización.

Los no creyentes admiraban su extraordinario respeto por la dignidad de toda persona humana. Y todos apreciaban su alegría y su sentido del humor.

Además del atentado de Alí Agca y otro de un sacerdote extremista, sufrió numerosas fracturas y enfermedades, incluido un parkinson desde 1991 hasta su fallecimiento en 2005.

Los últimos cinco o seis años de su vida fueron un ejemplo heroico de fortaleza ante la enfermedad. Siguió viajando a pesar del parkinson y de una severa artrosis. Siguió asomándose al balcón para rezar el Ángelus hasta la última semana de su vida, cuando ya no podía hablar. Su herencia, en tantos terrenos, es tan gigantesca como su persona.

 Fue beatificado por el Papa Benedicto XVI y canonizado en abril de 2014 por el Papa Francisco, quien en la ceremonia de canonización dijo: “San Juan Pablo II fue el Papa de la familia».  Su fiesta se celebra el 22 de Octubre en honor al inicio de su pontificado en 1978.

FUENTE: www.abc.es –  www.aciprensa.com

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: