Inicio La Voz del Pastor El amor de Dios es infinitamente misericordioso y universal

El amor de Dios es infinitamente misericordioso y universal

por Card. Rubén Salazar Gómez
jesus-la-samaritana

Si nosotros verdaderamente descubrimos en Cristo al salvador, y estamos en un diálogo permanente con el necesariamente lo tenemos que anunciar a los demás

El tiempo avanza rápidamente ya estamos en el tercer domingo de Cuaresma, si todos los días, todos los años, la Palabra de Dios es importante, con mayor razón en este tiempo de Cuaresma, en que la Palabra de Dios nos ofrece el alimento que necesitamos, para prepararnos de una manera especial a la celebración de la Pascua.

 

En el texto de hoy nos encontramos con uno de los pasajes más famosos del ministerio de nuestro Señor Jesucristo, el encuentro del Señor con la Samaritana.

Yo quisiera subrayar tres aspectos, el primero, es como el Señor rompe lasbarreras que pueden dividir a los seres humanos.

Nosotros sabemos que los Samaritanos eran enemigos de los Judíos y los Judíos consideraban a los Samaritanos como unos paganos con los cuales no podían tratar, y los Samaritanos se sentían verdaderamente enojados y eran enemigos permanentes de los Judíos.

El Señor rompe esa barrera para él no hay barreras entre pueblos pero también rompe otra barrera, que en aquella época era sumamente importante que era la separación de mujeres y hombres el señor se expone a que piensen mal de él, y habla con la mujer Samaritana.

Aquí hay algo muy importante para nosotros todos, hoy en día que levantamos tantas barreras tantos muros tantas cosas que nos enfrenta todos los seres humanos están llamados a la salvación, el amor de Dios es infinitamente misericordioso y universal, se dirige a todos los seres humanos, sin ninguna distinción, sin ninguna barrera y por lo tanto nosotros los cristianos tenemos que estar listos a romper barreras, a levantar puentes como nos dice el Papá Francisco.

En segundo lugar, el diálogo de la Samaritana, con el señor Jesús, es un Diálogo, amistoso, cercano en el cual van apareciendo temas muy importantes fundamentales, pero lo más importante es que a medida que se va hablando, la mujer va descubriendo algo profundo en sus bien su vida en su corazón, ella intuye, que la persona con la cual habla es una persona que es superior en el buen sentido del término es decir que encarna algo más allá de lo ordinario, es el mesías, el salvador prometido, es aquel que trae verdaderamente la salvación y con la salvación trae toda la luz que necesitamos para comprender nuestra relación con Dios ,y es un diálogo en el cual ella también poco a poco va descubriendo su interioridad, va descubriendo cómo ella frente a Dios tiene una situación no tan sana, no tan buena y que por lo tanto ella siente la necesidad de transformar su vida.

Qué bueno que nosotros todos los días nos acercáramos al señor Jesús para permitirle a el entablar con nosotros un verdadero diálogo de salvación, un diálogo cercano,  cariñoso en el cual les pongamos al Señor todo lo que nos pasa por nuestra vida, todo lo que nos pasa por nuestra mente, por nuestro corazón, y seamos capaces de descubrir en él al salvador, aquel que viene a llenarnos de paz y de alegría.

Y el tercer aspecto la mujer sale corriendo a anunciar a sus contemporáneos a sus coterráneos que el Señor es el mesías, y por eso los invita a todos a que vengan a encontrarse a Jesús.

Este es el movimiento que necesariamente nace del encuentro con el Señor, si nosotros verdaderamente descubrimos en Cristo al salvador, y estamos en un diálogo permanente con el necesariamente lo tenemos que anunciar a los demás, tenemos que llevarlo a los demás, y es llevarlo es fundamentalmente con nuestra vida, con el testimonio de vida, de vida una vida coherente, una vida en la que se manifieste que tenemos el sentido que nos da todos los días la fuerza y la luz que necesitamos para poder caminar bien en paz con alegría.

Pidamos al Señor que nos conceda la gracia de romper todas las barreras de acercarnos verdaderamente a él y de ser sus testigos frente a los demás.

La bendición de Dios todo poderoso Padre
Hijo y Espíritu Santo descienda sobre
ustedes y permanezca para siempre
Amén

 

Sin tu ayuda esta página tendrá que cerrar muy pronto
Patrocina a  Misioneros Digitales
y Ayudanos a mantener este Proyecto Vivo. 
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: