Inicio Entrevistas “La fe en Dios no es algo que uno se saca y se pone; no es un adorno del fin de semana”

“La fe en Dios no es algo que uno se saca y se pone; no es un adorno del fin de semana”

por Carlos L. Rodriguez Zía
Pablo Martínez

Un día, Pablo Martínez creyó que Dios lo llamaba para difundir su mensaje abrazando el sacerdocio; pero el Padre vio que cantando, componiendo música y escribiendo libros llevaría más lejos el mensaje de Jesús. Conozcan al hombre que canta para Dios. 

 

En su juventud, Pablo Martínez, nacido en la ciudad de Rosario (Santa Fe) hace 40 años, se preguntó si quería ser sacerdote. Quizás, su participación en el año 2000 en la Jornada Mundial de la Juventud en la ciudad de Roma haya disparado dicha inquietud. Pero su deseo  de difundir la palabra de Dios tomó otro camino, donde la música y la palabra juegan un rol fundamental. Con seis discos a cuestas (Tu arte de amar; Lo sabes; Abbandonado; En sus manos; Estás y Convite de luz); un libro publicado (Cinco sentidos para conocer el amor de Dios) y una canal de Instagram (@PABLOMARTINEZOFICIAL) que vale la pena visitar, Pablo sigue pensando que canta no porque sepa cantar sino que canta porque quiere contar lo bello, bueno y eterno del amor de Dios. De eso y de algo más, conversamos con él.

 -En tu página oficial se te presenta como catequista, conferencista, escritor, compositor y músico. ¿Pero quién es Pablo Martínez?

-Soy  un hijo de Dios, esposo, papá de una hija hermosa que amo mucho. Y como dice el texto de mi página oficial en Internet, catequista, conferencista, escritor, compositor y músico. Todo eso es lo que hago en función a lo que soy.

-Al ver tu perfil, uno descontaría que naciste en una familia practicante. ¿Fue así?

-Sí, nací en una familia católica aunque la participación era de manera tradicional hasta la adolescencia, donde empezamos a participar de una manera más profunda, en un sentido comunitario,  en una parroquia.

¿Por qué decidiste estudiar profesorado de teología? ¿Alguna vez te planteaste ser sacerdote?

-Decidí estudiar el profesorado porque me habían pedido hacer un reemplazo y ahí descubrí que la docencia era algo que me gustaba y apasionaba. Y sí, me planteé ser sacerdote. Creo que el joven que practica su fe y participa de la vida eclesial, en algún momento se lo plantea. Pero tras meditarlo, tras un proceso de discernimiento, vi que mi llamado pasaba por otro lado.

 -¿Qué buscas con tu música en la que hablas de Dios? ¿Aspiras a trascender el ámbito de la música cristiana?

-Lo que busco con mi música es que otras personas se encuentren  con Jesús. No persigo trascender el ámbito de la música cristiana pues no me dedico a eso, no me considero un músico. Sino que utilizo la música como un lenguaje para hablar de Dios.

 –las personas que utilizan la red social Instagram tienen, en su gran mayoría, entre 15 y 35 años. ¿Qué elementos o técnicas empleas a la hora de armar tus videos?

-Básicamente trato de usar un lenguaje juvenil y pienso en ellos. En un signo. En emplear palabras, simples, sencillas, cortas. Al respecto, es muy bueno que la duración esté limitada a un minuto para que no se vuelva algo tedioso; porque justamente ellos esperan que sea algo claro, corto y conciso. 

-Escribir, cantar, hacer videos, dar charlas. ¿En qué actividad te sentís más pleno o cómodo y crees que es la herramienta más acertada o útil para difundir la palabra de Dios?

-En todas las actividades que realizo me siento pleno y cómodo. Sobre todo en lo que tiene que ver con la catequesis. Ya sea a través de la canción, la música o los videos. Pero, de vuelta, no tengo una actividad puntual que me hago sentir más pleno.

-¿Qué balance haces del II Encuentro Nacional de Jóvenes que tuvo lugar en Rosario (Argentina)?

-El II Encuentro Nacional de Jóvenes ha sido un tiempo de gracia. Pero como todo tiempo de gracia, el ser humano está llamado a hacerlo resonar en su corazón, a profundizarlo y hacer que crezca. Porque de nada sirve que hagamos eventos cada tantos años y que después como Iglesia, como comunidad local, no estemos abiertos a las mociones que el Espíritu Santo suscita en un encuentro. El balance en positivo y más que ser algo hecho se presenta como un desafío a lo que hay que hacer.

Pablo Martinez

-En  una entrevista que se publicó en Misioneros Digitales Católicos, el cura Jorge Reinaudo dijo que “creía que  la Iglesia debe ayudar y acompañar a los jóvenes para que vivan su fe desde su ambiente. Que vivan su fe en una previa el viernes a la noche, en un boliche, en su facultad”. ¿Qué opinas al respecto? ¿Ves que hay jóvenes a los que les cuesta o da cierta, digamos entre comillas, vergüenza, reconocerse creyentes?

-La fe en Dios no es algo que uno se saca y se pone; un adorno del fin de semana. Sino que como dice el padre Reinaudo estamos llamados a vivir la fe ahí donde estemos, las veinticuatro horas del día. Quizás a alguno le resulte raro escuchar esto pues piensa que le fe es sólo repartir una estampita; pero la mayor forma de dar testimonio de la fe es amando, optando por el bien. No sé si hay jóvenes que tienen vergüenza. Quizás,  a veces vivimos en un mundo donde estamos contra la corriente y en ocasiones provoca miedo. Pero creo que en los jóvenes está toda la fuerza para ser testigos de Jesús y remar contra la corriente. Tampoco nos olvidemos que el sacramento de la confirmación nos ayuda y nos da esa gracia para ser testigos de la fe.

-La última pregunta: ¿los jóvenes están haciendo lío en las diócesis como les pidió Francisco?

-Creo que todavía no tenemos claro que es hacer lío. Creo que en algún momento se pensó que era hacer cosas que se venían haciendo hasta el momento. O a cuestiones que tenían que ver hacia dentro de la Iglesia. Y creo que ese lío es renovar las estructuras, dejar que el Espíritu Santo sople trayendo una nueva primavera. Pero no sólo en las cosas que hacemos sino también en cómo las vemos. Así que creo que el lío al que se refirió Francisco fue una palabra profética que todavía tiene que ser asumida y transformada en programas de pastoral.

 

Para conocer más sobre Pablo Martinez visita su página web 

 

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

2 comentarios

Avatar
Patricia Re septiembre 2, 2018 - 8:48 am

Hola Pablo.me llamo Patricia. CÓMO debo hacer para recibir tus videos sobre los evangelios diarios?Gracias
E n mi celular

Reply
Avatar
Silvia Graciela AguerA octubre 29, 2018 - 9:05 pm

Hola Pablo. Dios te bendiga siempre Hno. Es maravilloso lo que haces. Me llamo Silvia y aunque soy Santiagueña, vivo con mí Flia en Salta. ( AGUARAY) espero recibir tus Majes y reflexiones de la Palabra de Dios. Mucho tiempo te escuché sin saber quien eras. Es mas me pregunte a menudo que Sacerdote será.. hasta q una amiga me pasó algo de información. Y hoy pude saber sobre Ti. Bendiciones a Tu Familia. AlabALA sea El Señor!!!! Me gusta mimuc cantarle a Jesùs.m y con mí esposo llevamos la Sagrada Eucaristía a los enfermos. Paz y Bien a Uds. Un abrazo fraterno. Silvy.

Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: