Inicio Opinión La Universidad, «un hogar lejos del hogar»

La Universidad, «un hogar lejos del hogar»

por Pbro. Juan Rodrigo Vélez
Oriel College Oxford, Andrew Shiva / Wikipedia

A pesar del deseo de  importantes profesores y brillantes estudiantes es estableceruna universidad, Newman entendió los peligros morales que surgen en la vida universitaria. En Historical Sketches expusólo que él consideraba necesario para la integridad de una universidad. Comenzó afirmando que la esencia de una universidad es enseñar conocimiento universal, pero que para su integridad necesita proporcionar a los estudiantes, “un hogar lejos del hogar” algo que la Iglesia había hecho tan bien durante mucho tiempo.
      
 Al hacerlo, abordó una disputa sobre “si una Universidad debería ser dirigida mediante un sistema de Profesorado, o uno de Colleges y tutores universitarios”. Por un College “Se entendía un lugar de residencia para el estudiante universitario, quién se encontraría allí bajo la guía e instrucción de los superiores y tutores, obligados a atender sus intereses personales, morales e intelectuales “. La Universidad de Edimburgo abogó por un sistema de Profesorado, mientras que Oxford y Cambridge abogaron por un Tutorial o sistema tipo College al Colegio. El sistema de Profesorado cumple con la estricta idea de una Universidad, y es suficiente para su ser, pero no es suficiente para su bienestar. Colleges constituyen la integridad de una universidad “.
 
Los profesores que establecen una escuela y los estudiantes que van primero a sus clases viven de la manera que pueden y en cualquier alojamiento que puedan encontrar y en compañía de todo tipo de hombres. “Un hombre debe ser un santo o un entusiasta para no verse afectado en algún grado por las desventajas de ese modo de vida. Hay pocas personas cuyas mentes no estén inquietas por ser removidos de sus hábitos de regularidad; pocos que no sufren, cuando se retiran del ojo de quienes los conocen, o del escrutinio de la opinión pública “. Newman argumentó que si los miembros de una comunidad religiosa necesitan orden y tranquilidad para su vida espiritual, los hombres que no están bien formados en la fe religiosa tienen una necesidad aún mayor. “La emoción de la novedad o la emulación no dura mucho; y luego la mente cae en las manos de sus enemigos, incluso cuando no hay un desarreglo de la vida cotidiana como el que he estado describiendo “. Newman comentó que, por sí solo, el profesor no podría hacer más por los estudiantes que dar conferencias, y que las cosas no serían muy diferentes, incluso si los profesores y los estudiantes tuvieran las condiciones de vida adecuadas.
 
Otro desorden mencionado por Newman es el del profesor docto y popular que, llevado por sus ideas, enseña herejía. Un orador dotado ejerce un gran poder de influencia por medio de sus conferencias: “El profesor es la ciencia o el sujeto, vitalizado y humanizado en la presencia del alumno. Lo ve encender su tema; ve reflejado y exhibido en él, sus modales y su seriedad, el poder general de la ciencia para atraer, deleitar y absorber una inteligencia humana. Su simpatía y admiración naturales atraen o impulsan sus gustos, sentimientos y deseos por el momento a las mismas corrientes de sentimiento, y su mente se ve naturalmente, rápida e insensiblemente atada y sintonizada con la tensión de la verdad que se le ofrece.

Newman enumeró un tercer conjunto de peligros en las universidades, a saber, alteraciones, disputas y peleas entre estudiantes de diferentes nacionalidades. La gente del pueblo y la policía responderían naturalmente a estos desórdenes, dando lugar a los disturbios ente los pobladores y los estudiantes de las universidades medievales.
  
Con esta lista de peligros, Newman deseaba señalar que dada la naturaleza humana caída, el deseo de conocimiento no es suficiente para la integridad de una universidad. La integridad de una universidad requiere que sus miembros ejerzan fe, castidad y amor para combatir el mal contrario a estas virtudes: incredulidad o herejía, impureza y enemistad. A riesgo de simplificación, Newman puso el dedo en los principales trastornos morales de la vida universitaria.
  
La Iglesia provee Colleges donde “la regularidad, el gobierno, el respeto a los demás, el ojo de amigos y conocidos, la ausencia de tentaciones, las restricciones externas en general” ayudan al niño que ha dejado su hogar o al campesino en el país y se encuentra expuesto al peligro del mundo y extraños. Necesitan un hogar dentro de la universidad. “Se deben establecer pequeñas comunidades dentro de sus recintos, donde sus mejores pensamientos encontrarán buena acogida, y sus buenas propósitos apoyo; donde se controlará su descarrío, su rebeldía será amonestada y se anticiparán sus posibles desviaciones. “Allí se mantendrá su entusiasmo y se medirá su progreso. Además, los sentimientos y rivalidades nacionales o provinciales reciben un canal seguro a través de grupos organizados o sociedades más pequeñas.

Esta no era solo una teoría para Newman, quien a partir de su experiencia como Tutor en Oriel College (Oxford), estaba convencido de las consecuencias prácticas para los estudiantes de la tutoría y supervisión individual proporcionada por un tutor. También entendió la importancia de aprender de los compañeros dentro de un ambiente saludable de respeto y amistad. A partir de su experiencia y de la tradición de la Iglesia Católica en la formación de la vida moral e intelectual de los jóvenes, abrió algunos Colleges en la Universidad Católica de Irlanda. Estos Colleges constituyeron para ellos “un hogar lejos del hogar”.

Traducción: Marielos González

 

Tu ayuda nos permite mantener esta página y 
 el proyecto de Misioneros Digitales

¡Gracias por tu generosidad!
¡Dios te bendiga!

 

Misioneros Digitales Donaciones

 

 

 

Related Articles

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: